lunes, 11 de febrero de 2019

PASTA INTEGRAL DE ESPELTA CON NO-CHEDDAR Y KALE

¡Hola a todos!

¿Cuántas veces a la semana coméis vosotros pasta? 

Yo he de confesaros que no soy para nada una pasta-adicta. Quizás la como una vez al mes ¡dos como mucho! pero soy consciente de que en general soléis comerla bastante a menudo, por lo que, en este post quiero aportar el valor añadido de enseñaros a elegir bien la pasta.

¿Qué es la pasta?

Como bien sabemos tenemos dos tipos de pasta: la pasta seca y la pasta fresca. Aunque ambas sean "distintas" realmente partimos de la misma base: una masa de sémola o harina de cereal y agua. También tenemos ahora las pastas que están elaboradas a partir de legumbres, pero no nos vamos a centrar en estas ahora.

La sémola se obtiene por el proceso de triturado del cereal base y dependiendo del nivel de molienda de ese cereal obtendremos sémola o si se tritura mucho mucho, harina. Hasta aquí todo claro ¿verdad?

Bien, ¿porqué destaco la importancia de saber elegir la pasta? Porque aquí pasa lo mismo que os comenté en el post del "Arroz con Acelgas" donde os hablaba de la diferencia entre arroz integral, semi-integral y blanco, y la importancia de tener en cuenta ciertos aspectos.

Elegir pasta integral, a parte de que su hidrato nos aporta energía de liberación más lenta y continuada en el tiempo, nos aporta fibra, minerales y ácidos grasos, gracias a que se mantiene el salvado y el germen en el cereal base.

Por lo que, elegir integral y a poder ser de harinas o sémolas ecológicas molidas a la piedra es la mejor opción desde un punto de vista nutricional.



Hoy, con la excusa de hacer este post, os he preparado una receta de pasta integral de espelta comprada a granel en Biosofía, con una salsa de no-queso cheddar y kale.

Es una receta de aprovechamiento total, ya que lo que tenía en la nevera era medio boniato al horno y unas hojuelas de kale  al vapor que anoche me hice de más.



¿A que tiene una pinta buenísima? ¡Vamos con la receta!


Ingredientes 1 persona:

50 gr de Hélices de Espelta Integral Eco
Kale al vapor (si no tienes, puedes poner unas espinacas baby crudas o rúcula)

Para la salsa:
1/4 de boniato al horno
2 cucharadas de levadura nutricional
1/2 cucharadita de cebolla en polvo
1/2 cucharadita de ajo en polvo
1/4 cucharadita de pimentón de la vera
5 cucharadas de bebida de soja
Sal y pimienta al gusto


Elaboración:

- Hervir la pasta hasta que esté en su punto. Colar y reservar.
- En un bol añadir todos los ingredientes de la salsa y triturar con una batidora de brazo.


- En una sartén con un pelín de aceite de oliva, añadir la pasta, la salsa y remover hasta que esté toda bien impregnada.
- Añadir el verde que tengas (kale al vapor, espinacas baby crudas, rúcula...), darle unas vueltecitas y servir.
- Para emplatar, espolvorear con un poquito de chile en escamas y levadura nutricional si apetece más sabor a queeeeessssooooo ^^

¡Súper fácil!

No tiramos nada que nos queda colgando en la nevera y nos marcamos un plato sabrosísimo y muy muy muy saludable.

Recordad que para ayudar a que el hierro vegetal se absorba bien es ideal acompañar la comida con alimentos o bebidas ricas en vitamina C.

Espero que os haya gustado este post y que os animéis a integrar la pasta integral en vuestra vida ¡a tope de nutrientes! y además muchísimo más saciante.

¡Feliz Lunes Sin Carne a todos!

Con cariño,
Vero.