martes, 18 de julio de 2017

Raw Pad Thai

¡Hola a todos!

Hoy vengo a dejaros aquí en el blog la receta que más éxito tuvo en el Reto Crudivegano #rawveganjuly.

El Pad Thai es uno de mis platos favoritos. Lo ha sido desde siempre, cuando era omnívora, ahora que soy vegana y en este reto, que saqué su versión crudivegana, se ha convertido en un #must en mi cocina.

Al no utilizar pasta se convierte en un plato muy ligero en comparación al tradicional y es perfecto para la cena... ¡¡¡cenar Pad Thai!!! ¿que puede haber más guay y molón que eso? No vale decir pizza, ¿vale? jejejeje



Bien. ¿Qué necesitaremos? O bien compras los espaguetis de calabacín en el supermercado (que te sale carísimo, y no están recién cortados), o te compras un pelador dentado para sacar tiras finas o directamente un espiralizador. Yo me compré el de la tienda "Casa", me costó 20€ y estoy super contenta.

  

¿Vamos con la receta?

Ingredientes para 1 persona

1/2 calabacín grande o un calabacín pequeño
1/2 aguacate
1/2 zanahoria
1/4 pimiento rojo, naranja o amarillo
1/4 cebolla morada
4 o 5 tomates cherry
1 puñadito de anacardos o cacahuetes crudos
1 lima (1/2 para decorar y el resto para la salsa)
Germinados (elige los que quieras: soja, fenogreco, alfalfa, brócoli...)
1 chta de crema de cacahuete crudo
1/2 chta de jengibre fresco rallado
1 chorrito de salsa tamari 
1 chorrito de agua
Sésamo negro para decorar

Elaboración

- Primero que nada, lavaremos y secaremos todas las verduras.
- Espiralizamos o rallamos el calabacín y lo ponemos en un plato hondo.
- Cortamos a trozos largos el pimiento y lo distribuimos por el plato.
- Con la zanahoria podemos cortarla a trocitos, a bastoncitos, espiralizarla, o rallarla (como queráis.
- Partimos los tomates cherry y los distribuimos.
- Cortamos la cebolla morada a juliana y lo mismo. Y así gual con los anacardos y los brotes.
- Para hacer la salsa: añadirmos en un vaso, la crema de cacahuete, el tamari, la media lima exprimida, el agua y el jengibre. Removemos bien y la salsa debe quedar más espesa que líquida y de gusto salado, porque así cuando se mezcle con el dulzor del plato quedará equilibrado.
- Servimos la salsa en un recipiente pequeño a parte, cortamos lima y espolvoreamos sésamo negro para decorar y  ya tenemos el pad thai.

¿A quién no le apetece? Yo desde que lo probé... ¡me lo haría todos los días!

Es súuuper sabroso, saciante, sin gluten y realmente llenito de nutrientes, vitaminas y minerales ¡es perfecto! y ahora que con este calor no apetece caliente, ¿a que esta receta es perfecta?

Como es un plato realmente ligero (aunque lleve cacahuete y anacardo), yo lo acompañé en su día con unos chips de kale (que os los podéis hacer en casa sin horno) o con unos crakers y queso crudivegano.



Espero que os haya gustado la receta y que la pongáis en práctica. Si lo hacéis, no dudéis en etiquetarme en las redes sociales ¡me encantará ver vuestros platos!

Muchas gracias por vuestra lectura.
Con cariño,
Vero.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!