viernes, 23 de octubre de 2015

Red Slow Juice - Extracción Lenta

¡Hola a todos!


Los que seguís mis redes sociales sabéis que soy una fan-fan-fan absoluta de los zumos naturales de frutas y verduras. ¡Me encantan! Aprovecho cualquier ocasión para hacérmelos y considero que es una forma perfecta y rápida de aportarle a nuestro organismo un buen chute de vitaminas.

En casa tenía una licuadora de corte y centrifugado que decidió dejar de funcionar después de 6 años de bendito servicio, y llevaba mucho tiempo informándome sobre el tema de la extracción lenta de zumos como alternativa a lo que ya conocía. 

La extracción lenta tiene muchas ventajas frente al sistema de corte:
1. No existe apenas contacto con el aire por lo que el zumo no se oxida ni pierde su color natural.
2. La velocidad es mucho más baja, por lo que no genera calor y mantiene así estables las vitaminas más sensibles.
3. Hace mucho menos ruido.

Finalmente me animé y le dije el "si quiero" al "Slow Juicer MJ-L500" de Panasonic, un sistema de prensado y velocidad lenta para la extracción de zumos.

Al principio no las tenía todas conmigo, porque lo que más utilizo en zumos es la zanahoria y la remolacha, ambas dos muy duras y con dificultad para extraer bien su jugo, pero... ¡esta máquina puede con todo!

Hoy os voy a enseñar las proporciones que tiene mi zumo favorito y de paso os enseño... ¡el nuevo amor de mi cocina!


He bautizado a mi zumo favorito como el "Red Slow Juice", hecho a base de zanahoria, manzana, remolacha y jengibre. Es un zumo con alto potencial nutricional, muy rico en vitaminas y minerales y con un porcentaje de alcalinidad muy alto. 

Ingredientes:
5 zanahorias
1/2 remolacha grande o una pequeña
2 manzanas golden
1 trocito pequeño de jengibre fresco

Elaboración:
Pelamos y cortamos a trozos pequeños todos los ingredientes. Lo trozos deben ser de aproximadamente 3 centímetros de lado para que el Slow Juicer los triture bien. Encendemos el extractor y poco a poco vamos introduciendo los ingredientes hasta que esté el zumo hecho.





Mi primera impresión ha sido muy buena. Aunque la velocidad de extracción es lenta, el Slow Juicer hace rápido el zumo. Pensaba que iba a ser más lento, pero en absoluto. Me sorprendió muy gratamente (los que me seguís por Snapchat lo visteis en directo) y en un minuto y poco tenía mi zumo hecho.

Gracias a tener que hacer la fotografía para este post pude comprobar que, lo de que el zumo no se oxida, es totalmente cierto. Tardé aproximadamente 20 minutos en hacer toda la fotografía y el zumo ni perdió color ni se separó en fases. Se mantuvo estable hasta incluso 10 minutos después de esos 20, que fue cuando finalmente me lo bebí. ¡Estaba delicioso y realmente como recién hecho!



Mi objetivo con este post, a parte de enseñaros a hacer mi zumo favorito, es plasmar mi opinión más sincera con el objetivo de que os pueda servir en el caso que estéis pensando en optar por la extracción lenta.

En próximos post os enseñaré como usar su accesorio para fruta congelada y la opinión definitiva ¿qué os parece?

Espero de corazón que este post os sirva y que... ¡probéis el zumo! :-)

Un abrazo a todos los lectores.

Vero
@embellecethe




2 comentarios:

  1. Creo que la pediré a los Reyes Magos!! jijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahora no le encuentro ningún pero!! Seguiré probándola y en diciembre, con la última entrada os daré una opinión definitiva.

      Eliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!