viernes, 30 de octubre de 2015

Bio Restaurante Tarta de Zanahoria - Valencia

¡Hola a todos!


Hoy quiero hablaros del que, hoy por hoy y sin ninguna duda cuando me preguntan, es mi restaurante favorito de Valencia. Es mi favorito por muchos motivos y, con este post, tengo el placer absoluto de redactarlos.

El restaurante se llama "Tarta de Zanahoria" y está en la calle Pintor Salvador Abril, nº3 en el barrio de Ruzafa de Valencia. Es un restaurante muy chiquitin, con pocas mesas, luz ténue (de ahí la calidad de la fotografía) y muy buena vibra. Lo lleva Fani, una gran cocinera y una maravilla de persona ¡menuda curranta!. Todos los días, de lunes a viernes, de 14 a 16h, ofrece un menú de medio día vegano, con base macrobiótica y apto para celíacos, por tan solo 10€.


En cuanto entras, a la derecha encontrarás su cocina acristalada donde puedes ver perfectamente cómo cocina y los ingredientes que usa. Nada más entrar el olor es embriagador y ya empiezas a salivar.
Unos pocos metros más adelante tiene el mostrador y ya ya zona de "self service", cubiertos, platos y el termo con el té.

Os explico. El menú en Tarta de Zanahoria es el siguiente:

1. Ensaladas Self Service. Siempre hay tres diferentes, a elegir una o las que quieras. Te coges tu platito, los cubiertos y servilletas y te pones las que quieras al gusto.

2. Crema caliente de temporada. Es ARTE lo que hace esta mujer con las cremas. Sabores totalmente definidos, naturales, con textura deliciosa... Espero algún día hacer las cremas tan bien como ella ¡son una maravilla total!. Esto te lo sirve ella en el momento que ve que has terminado con las ensaladas o se lo pides tú.

3. Dos platos principales a elegir uno. Son una maravilla. Hay platos de cocina tradicional y platos que yo considero de cocina fusión, ya que mezcla sabores y texturas de varias cocinas consiguiendo un resultado maravilloso. Este plato también te lo sirve ella o puedes pedírselo tú cuando consideres.

4. Postre y té kukicha: a veces son tartas, a veces bizcochitos... Sí. Después de todo el festín parece que no va a poder entrar, pero pedidlo ¡son buenísimos! El té kukicha es self service y lo puedes tomar cuando tú quieras. A mi personalmente me encanta cogerlo para tomarlo durante la comida ^^.

Durante el servicio, puedes esperar a que ella te retire el plato o colaborar tú a retirártelo y llevarlo a la zona de retirada: una pequeña estantería en la que se dejan los platos habiendo antes vaciado su contenido (si ha quedado algo) en la basura que hay a los pies.

Os dejo aquí un par de ejemplos, correspondientes a dos de las cinco veces que he ido a comer a este maravilloso restaurante.

Este día había:
De ensaladas: de quinoa, agridulce de col y de lechuga con olivada.
De crema: creo que era de acelgas o espinacas, aunque a mi me venía un sabor a ortiga delicioso.
De principales: makis veganos o wrap de seitán caramelizado con salsa de mandarina (increibles)
De postre: cheese cake vegano a base de tofu.



Y en este otro, había:
De ensaladas: de lechuga con tomate de la huerta, de judias verdes y de col agridulce.
De crema: de tomate con zanahoria y remolacha. ¡Aún salivo recordando el sabor de esta crema!
De principales: croquetón de trigo sarraceno con salsa de tomate y tacos mejicanos.
De postre: tarta de chocolate vegana.


¿Que os parece? Una maravilla, ¿verdad?

Fani todos los días cuelga el menú que va a ofrecer en su página de Facebook "Bio Restaurante Tarta de Zanahoria". Solo da comidas y os recomiendo reservar si vais a ir.

Siempre que describo "Tarta de Zanahoria" a quien me pregunta por mi restaurante favorito, lo hago catalogando su cocina como una cocina natural, respetuosa con los sabores de la tierra, respetuosa con sus propiedades nutricionales y sobretodo muy consciente. La armonía que se respira allí dentro entra en consonancia y resona perfectamente con el estilo de cocina. Es totalmente perfecto para mi que adoro estos pequeños sitios con encanto, donde el buen hacer y la buena vibra rebosan por todos los costados.

Os lo recomiendo 300%. ¡O un millón! :-)

Si lo has probado o lo pruebas a raíz de leer este post, me encantaría que en comentarios me relataras tu experiencia con "Tarta de Zanahoria" que, seguro, seguro que es muy muy positiva.

Un gran abrazo a todos los lectores, muchas gracias por pasaros.

Vero.
@embellecethe.


martes, 27 de octubre de 2015

Curry de Seitán Especiado y Verduras - Reto "Directo al Súper"

¡Hola a todos!

Hoy por fin os comparto uno de los retos propuestos por Miguel de TvBio. Como sabéis, actualmente colaboro en un programa de televisión digital, llamado "Directo al Súper" llevando la sección de "Tupper Sano", y una de las propuestas que tenemos todos los colaboradores es hacer las recetas de nuestros compañeros con el objetivo principal de que veáis que son muy muy muy fáciles de hacer.

En esta ocasión, el primer reto era hacer el "Seitán Especiado con Curry de Verduras a la Horchata" de mi querida Mª Cristina, de "La Cocina Vegetariana de MªCristina", una mujer fántástica que lleva una alimentación vegetariana desde hace muuuuchos años y que demuestra que es perfectamente viable adaptar la cocina de toda la vida a las actuales filosofías alimentarias.

La receta original de MªCristina os la dejo directamente aquí, para que podáis ver el paso a paso:


En mi receta, hay algunos cambios dándole mi toque personal pero manteniendo la esencia de la receta original. Simplemente he cambiado la horchata por bebida de almendra, los piñones por semillas de girasol y el cilantro por perejil, siempre intentando equilibrar la balanza hacia la alcalinidad.

¡Vamos a ello!



2 PERSONAS

Ingredientes:

Para el macerar el seitán:
1 bola de Seitán de Espelta (menos ácido que el de trigo)
4 cucharadas de salsa de tomate (natural mejor que frito)
1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo
1 cucharadita de cúrcuma en polvo
1 cucharadita de pimentón dulce
1 cucharadita de cominos
1/2 cucharadita de semillas de coliandro
3-4 granos de cardamomo
Toque de pimienta

Para el verdeo:
6 judías verdes planas
1 cebolla tierna y su tallo
1/4 de pimiento rojo
3 zanahorias pequeñas
2 dientes de ajo
1 trozo de jengibre fresco
1 cucharada de semillas de girasol crudas
1 ramita de perejil

Para la salsa:
150 ml de bebida de almendra natural
50 ml de agua filtrada y embotellada

Guarnición de arroz:
1 vaso de arroz basmati integral
2'5 vasos de agua filtrada o embotellada
Opcional: aromatizar mientras se hierve con cardamomo y clavo (dos de cada).

Elaboración:

- Primero que nada vamos a adobar el seitán. Ha de estar adobado al menos una hora antes de empezar, pero yo lo hice en el mismo momento (adobó mientras hacía la receta) y salió muy bueno.

- Cortar el seitán en dados y ponerlos en un bol.

- Pondremos todas las especias (salvo el ajo) en una sartén a dorar, y simplemente, a fuego medio, haremos que se tuesten un poco. En el momento que empiecen a soltar su aroma, apagamos el fuego. Nota importante: si las especias las tenéis molidas, mejor. Yo las tenía en grano, las molí con mortero pero quedaron trocitos en la salsa. 

- Añadimos las especias al bol con el seitán, un chorrito de aceite de oliva y el diente de ajo machacado. Removeremos bien y dejaremos macerar.


- Ahora es momento de poner el arroz basmati a hervir, para que se haga mientras hacemos el curry de verduras. En un cazo, añadir en frío el agua, el arroz y las especias si queréis aromatizarlo, y llevarlo a hervir. Cuando empieza a hervir, bajar el fuego para que el hervor sea controlado.

- Preparamos las verduras: Cortamos en palitos cortos la zanahoria, en tiras las judías, a daditos el pimiento y la cebolla, el verdeo de la cebolla a trozos, laminamos los dos ajos y cortamos palitos chiquitines el jengibre.

- En una sartén con un poco de aceite y sal, iremos añadiendo por orden de dureza las verduras a saltear. Yo fui añadiendo los ingredientes de la lista en este orden: ajo, zanahoria, jengibre, semillas de girasol,  pimiento, judía y cebolla. Saltear e ir dejando tapadito en la sartén para que se vayan cociendo. La verdura no ha de terminar cocida blanducha, lo ideal es que quede al dente.

- Cuando vemos que ya empieza a estar la verdura, añadimos al bol del seitán la salsa de tomate, removemos bien y lo vertemos a la sartén.

- Añadimos un poco de aceite más si es necesario y removeremos para que se integren todos los ingredientes.

- Cocinaremos durante unos minutos y si vemos que el tomate se va consumiendo, vamos añadiendo los 50 ml de agua para que no se nos queme.

- Como el agua va a darle consistencia de salsita a la sartén, dejamos a fuego medio que burbujee hasta que la salsa se espese.

- En ese momento, añadimos la bebida de almendra, removemos bien y volvemos a dejar que burbujee hasta que la reducción de la salsa sea la ideal para mezclar con el arroz.


- ¡Ojo! No nos olvidemos del arroz. Tenemos que ir vigilando. Para un basmati en su punto, lo que yo hago es ver cuando queda muy poco para que se consuma el agua. En ese momento, apago el fuego, tapo el cazo y dejo que se termine de cocer con su propio vapor. ¡Así sale perfecto!

- En cuanto la consistencia de la salsa del seitán sea de nuestro agrado, añadiremos el perejil picadito y removeremos bien. Apagamos el fuego. No hace falta cocinarlo, con el propio calor de la receta el perejil soltará su aroma.

¡Y listo! Ahora a emplatar. Mi sugerencia de presentación es esta: un pequeño timbal de arroz junto a una buena ración del curry de seitán. ¿Que os parece? ¿Os gusta?


Espero que os haya motivado hacer esta receta y que si la hacéis, nos lo enseñéis por las redes sociales a través del hastag #retodirectoalsuper ¡¡Nos encantará ver vuestras recetas!! 

Un abrazo a todos los lectores y muchas gracias por pasaros.

Con cariño,
Vero.
@embellecethe.


viernes, 23 de octubre de 2015

Red Slow Juice - Extracción Lenta

¡Hola a todos!


Los que seguís mis redes sociales sabéis que soy una fan-fan-fan absoluta de los zumos naturales de frutas y verduras. ¡Me encantan! Aprovecho cualquier ocasión para hacérmelos y considero que es una forma perfecta y rápida de aportarle a nuestro organismo un buen chute de vitaminas.

En casa tenía una licuadora de corte y centrifugado que decidió dejar de funcionar después de 6 años de bendito servicio, y llevaba mucho tiempo informándome sobre el tema de la extracción lenta de zumos como alternativa a lo que ya conocía. 

La extracción lenta tiene muchas ventajas frente al sistema de corte:
1. No existe apenas contacto con el aire por lo que el zumo no se oxida ni pierde su color natural.
2. La velocidad es mucho más baja, por lo que no genera calor y mantiene así estables las vitaminas más sensibles.
3. Hace mucho menos ruido.

Finalmente me animé y le dije el "si quiero" al "Slow Juicer MJ-L500" de Panasonic, un sistema de prensado y velocidad lenta para la extracción de zumos.

Al principio no las tenía todas conmigo, porque lo que más utilizo en zumos es la zanahoria y la remolacha, ambas dos muy duras y con dificultad para extraer bien su jugo, pero... ¡esta máquina puede con todo!

Hoy os voy a enseñar las proporciones que tiene mi zumo favorito y de paso os enseño... ¡el nuevo amor de mi cocina!


He bautizado a mi zumo favorito como el "Red Slow Juice", hecho a base de zanahoria, manzana, remolacha y jengibre. Es un zumo con alto potencial nutricional, muy rico en vitaminas y minerales y con un porcentaje de alcalinidad muy alto. 

Ingredientes:
5 zanahorias
1/2 remolacha grande o una pequeña
2 manzanas golden
1 trocito pequeño de jengibre fresco

Elaboración:
Pelamos y cortamos a trozos pequeños todos los ingredientes. Lo trozos deben ser de aproximadamente 3 centímetros de lado para que el Slow Juicer los triture bien. Encendemos el extractor y poco a poco vamos introduciendo los ingredientes hasta que esté el zumo hecho.





Mi primera impresión ha sido muy buena. Aunque la velocidad de extracción es lenta, el Slow Juicer hace rápido el zumo. Pensaba que iba a ser más lento, pero en absoluto. Me sorprendió muy gratamente (los que me seguís por Snapchat lo visteis en directo) y en un minuto y poco tenía mi zumo hecho.

Gracias a tener que hacer la fotografía para este post pude comprobar que, lo de que el zumo no se oxida, es totalmente cierto. Tardé aproximadamente 20 minutos en hacer toda la fotografía y el zumo ni perdió color ni se separó en fases. Se mantuvo estable hasta incluso 10 minutos después de esos 20, que fue cuando finalmente me lo bebí. ¡Estaba delicioso y realmente como recién hecho!



Mi objetivo con este post, a parte de enseñaros a hacer mi zumo favorito, es plasmar mi opinión más sincera con el objetivo de que os pueda servir en el caso que estéis pensando en optar por la extracción lenta.

En próximos post os enseñaré como usar su accesorio para fruta congelada y la opinión definitiva ¿qué os parece?

Espero de corazón que este post os sirva y que... ¡probéis el zumo! :-)

Un abrazo a todos los lectores.

Vero
@embellecethe




martes, 20 de octubre de 2015

Recetas Sin Gluten - Paella de Trigo Sarraceno

¡Hola a todos!


Cada vez hay más intolerancia al gluten y la celiaquía está al orden del día. Hay muchas teorías sobre el "por qué" de esta "epidemia" pero lo que está claro es que es un hecho y que estas personas que tienen esta limitación en su alimentación necesitan alternativas.

Me apetecía mucho hacer una paella con el querido trigo sarraceno (también llamado alforfón), el gran desconocido y para algunos "odiado" por el fuerte sabor que tiene su harina. Pero dejadme decir que, el grano de trigo sarraceno cocido no tiene nada que ver: su sabor es suave y su textura es muy agradable, nada pesada y realmente deliciosa.

El trigo sarraceno es un pseudocereal rico en proteínas, con hidratos de carbono de absorción lenta, no contiene gluten y está plagadito de minerales y vitaminas: selenio, zinc, magnesio, manganeso, calcio, hierro, fosforo, potacio, y vitaminas del grupo B. 

Maravilloso, ¿verdad? Pues vamos a marcarnos una buena paella con él, y además os voy a enseñar como acortar los tiempos para hacer una paella invirtiendo solo 20 minutos.



2 PERSONAS

Ingredientes:

1 vaso de trigo sarraceno
3 vasos de agua (dos para la precocción del grano y uno para la paella)
2-3 tomates pera (en función de su tamaño)
1 cebolla tierna con su verdeo
1/2 pimiento verde
1/4 de pastilla de caldo de verduras con miso.
1/2 cucharadita de Pimentón de la Vera
1/2 cucharadita de Cúrcuma en polvo
Aceite de Oliva Virgen
Sal del Himalaya

Nota: todos los ingredientes son de cultivo ecológico.

Elaboración:

Antes de ir paso a paso os voy a explicar el porqué he hecho la paella así. Esta forma de elaborar la paella hace que ahorremos 10 minutos de nuestro tiempo por simultanear la precocción del trigo sarraceno con la elaboración del sofrito. Llevando estas dos tareas en paralelo, luego solo invertiremos 10 minutos en terminar la paella, y no 20 como se hace de normal. ¡Vamos a ello!

- Enjuagar bien el trigo sarraceno antes de usarlo. Ponerlo en un bol con agua clara, frotarlo y removerlo. Colarlo y hacer este proceso un par de veces hasta que el agua salga clara.

- En un cazo poner dos vasos de agua y llevarlos a ebullición. Cuando hierva, añadir el trigo sarraceno y regular el fuego para que el hervor sea controlado.

- Mientras precocemos el trigo sarraceno, haremos el sofrito. Preparamos los ingredientes, cortando a daditos la cebolla tierna y su verdeo, también cortamos así el pimiento verde y laminaremos las shiitake. Rallaremos el tomate y lo reservaremos en un pequeño bol para usarlo luego.

- En una sartén grande o una paella, añadiremos aceite de oliva, un poco de sal y sofreiremos la cebolla, el pimiento y la shiitake a la vez.

- Cuando empiece a estar doradito pero aún sin cocer, añadiremos un poco más de aceite, el tomate rallado, el trocito de pastilla de caldo y el pimentón de la Vera. Removeremos bien y dejaremos sofreír durante 5 minutos.

- En este momento vemos que el trigo sarraceno que está cociéndose ya empieza a tomar forma. Como en cuanto está el sofrito ya hay que añadir el grano a la sartén, lo que haremos es apagar el fuego del cazo, colar el trigo sarraceno y añadirlo junto al sofrito.

- Removeremos bien para que se impregne bien y añadiremos un vaso de agua. Solo uno, ya que la precocción ha hecho que nos ahorremos el segundo.

- Remover bien, añadir la cúrcuma y dejar cocer hasta que se consuma el caldo ya sin remover. 

En el momento que oigamos el sonido de "ramitas rompiéndose" es que el caldo ya se ha consumido y comienza a "secarse" el fondo. Este es el momento en el que sale el "socarraet" pero, como en nuestro caso no nos hemos pasado de aceite, no saldrá. Ojo! que en este caso se quemaría si nos pasamos.

¡Y listo! ¡¡Paella hecha!! 

¿Qué os parece? ¿Os apetece probar a hacerla con esta técnica? El resultado gustó mucho a todos los que la probaron y gracias al refuerzo positivo de ellos, estoy aquí, compartiéndola para todos vosotros (Gracias, Josete! te nombro mi catador profesional XD)

¡Feliz martes a todos!

Vero.
@embellecethe