martes, 28 de abril de 2015

Hummus de Guisantes Especial

¡Hola a todos!

Hoy comparto con vosotros una receta de un "hummus" hecho solo con guisantes (sin garbanzos, pero ya sabéis que está establecido llamar "hummus" a los untables de este tipo). Lo vi hace unos días en el perfil de Conasi Cocina que lo había hecho basado en la receta de Elka, de Lala Kitchen ¡me quedé enamorada de ese color verde tan preciosísimo! Con guisantes frescos en la nevera... ¡tenía que ofrecer mi aportación con este maravilloso ingrediente!

Si os soy sincera, no soy nada fan de los guisantes. Siempre los había consumido cocidos en conserva o congelados, y no me gustaba demasiado el sabor. Hace unos días, en mi puesto de verduras favorito del mercado municipal de mi barrio vendían los guisantes frescos y decidí darles una oportunidad. No tiene naaaada que ver su sabor ¡muchísimo más deliciosos! Si es que donde esté el producto fresco de huerta, que se quite todo lo demás.

Esta receta que os traigo hoy tiene una mezcla de especias que ha resultado darle un toque maravilloso, diferente, de los que te hacen sacar un ¡mmmmm...! cuando lo comes.

¿Te apetece saber como lo he hecho?




2 - 3 PERSONAS

Ingredientes

200 gr de guisantes crudos
1 cucharada de tahín tostado
1 diente de ajo
1 cucharadita de curry
1 cucharadita de cebolla en polvo
1/2 cucharadita de anís en grano
Agua
Sal, pimienta, pimentón picante y aceite de oliva virgen extra.



Elaboración

- En una sartén antiadherente con un poquito de aceite y sal, saltear los guisantes crudos. Cuando estén algo salteaditos, añadir agua que los cubra, la cucharadita de curry y tapar. Dejar hervir hasta que el agua se consuma prácticamente toda. Apagar el fuego y dejar enfriar.

- Añadir el contenido de la sartén en un bol junto con el diente de ajo,el tahín, el anís, la cebolla en polvo, un poco de agua y sal. Triturar con la batidora de brazo hasta textura homogénea. Si hace falta corregir de agua se añade un poco más.

- Para emplatar, añadir el untable en un recipiente, crear textura en la superficie con la ayuda de una cuchara, rociar con aceite de oliva, espolvorear con pimentón picante y curry, y añadir unos granos de anís para decorar.

¡Y listo! ¿Habéis visto que fácil?



Lo podéis hacer también con guisantes en conserva o congelados, siguiendo el mismo sistema pero controlando la cantidad de agua para que no quede demasiado aguado. El sabor no va a ser el mismo, pero si a vosotros os gustan los guisantes así, seguro que os encantará.

Esta es una receta que sorprende por el juego de sabores con el anís y el curry ¡merece la pena probarlo!

Os mando un abrazo a todos! y recordad que podéis compartir vuestras fotos en mis redes sociales, etiquetándome y así las veo ¡me encanta cuando hacéis recetas mías! No hay más satisfacción que ver que os animáis a cocinar de esta forma tan saludable y llenita de nutrientes.

Vero.
@embellecethe.




martes, 21 de abril de 2015

Fideuà Vegana

¡Hola a todos!

De verdad. Esto no podía seguir así. ¿Una blogger de cocina de Gandía y no tener la receta de la Fideuà en su blog? ¡¡¡¿¿Como no se me había ocurrido veganizarla??!!! Cada vez que lo pienso, me viene a la mente la frase de la Reina de Corazones diciendo "que le cooooorrrtennn la cabezaaaaa" jajajaja.

En serio, ¡qué receta tan fácil! y qué receta tan deliciosa!. Cuando la hice tuve el temor, como buena gandiense amante del producto de su tierra, que no tuviera nada que ver con la receta de la fideuà original. Obviamente, no lleva pescado ni marisco, por lo que esa potencia de sabor no la tiene, pero es una fideuà muy muy muy parecida, con un sabor a mar delicioso gracias a el Alga Espagueti de Mar, que tiene un ligero sabor a pescado y marisco, perfecto para esta receta.

Fácil, ligera, deliciosa, nutritiva y muy sana. ¿Quién da más?

¡Vamos a por la receta!



3 PERSONAS

Ingredientes

1 vaso de fideos de fideuà (a mi me gustan estos curvaditos con el agujero en medio)
2 vasos de caldo de verduras (si no tienes, dos vasos de agua y media pastilla de caldo de verduras)
1/4 de cucharadita de miso
20 gr de alga espagueti de mar en seco
100 gr de tofu firme
3 tomates pequeños
1 cebolla
3 dientes de ajo
1/4 pimiento rojo
1/4 pimiento verde
Pimentón de la Vera
Sal y Aceite de Oliva Virgen Extra

Elaboración

- Rallar los tomates y la cebolla. Pelar y majar dos de los tres dientes de ajo. Juntar la cebolla, el ajo majado y el tomate rallado en un bol y remover hasta que se mezcle bien. Reservar.

- Hidratar las algas. Con un vaso de agua caliente añadir las algas durante el tiempo suficiente para que se hidraten (alrededor de 20 minutos).

- Cortar a taquitos el tofu. Cortar a daditos los dos tipos de pimiento y laminar el ajo sobrante que no hemos majado.

- En una sartén grande o una paella, añadir aceite de oliva y un poco de sal. Cuando el aceite esté caliente, echar el ajo y los pimientos. Sofreir.

- Cuando estén, añadir el tofu y el alga espagueti de mar que ya estará hidratada cortada en tiras de dos dedos de largo. Saltear.

- Cuando empiece a dorarse, añadir la mezcla de tomate, cebolla y ajo que tenemos preparado en el bol. Corregir de aceite de oliva si hace falta, y sofreir a fuego medio removiendo constantemente.

- Oler el vapor que sale de la comida. Cuando deje de tener notas ácidas, añadiremos los fideos y los sofreiremos junto a toda la mezcla durante unos minutos.

- Añadir el caldo y espolvorear un poco de pimentón de la Vera. Si es caldo de verduras, calentarlo un poco antes y disolver el miso en él. Si es agua con pastilla de verduras: usar el agua de las algas, disolver el miso y la pastilla de caldo de verduras.

- Subir el fuego hasta que empiece a hervir. En ese momento lo bajaremos de tal forma que el hervor sea controlado y nada violento. Con la cuchara de madera colocaremos bien los ingredientes y ya no se removerá más.

- En 20 minutos aproximadamente se habrá consumido casi todo el caldo, pero no está realmente hecha hasta que cambia el sonido que emite la cocción. Cuando empieza a sonar como si fueran pequeñas ramitas que se rompen, ese es el momento en el que ya está. Aquí podemos hacer dos cosas: apagar el fuego, o darle un toque fuerte de fuego para hacer el delicioso y tradicional socarrat.

- Apagar el fuego, dejar reposar unos minutos antes de servir y ¡listo!.



¡Facilísimo!

Espero que os animéis a hacer esta fideuà. Realmente yo cerraba los ojos y me recordaba al sabor de la fideuà tradicional. Y ya si lo servís con veganesa de ajo como se sirve tracicionalmente, sustituyendo al ajoaceite ya es morir de placer sensorial.

¿No os apetece este dominguito? ¡¿A que sí?! 

Un abrazo a todos los lectores y muchas gracias por pasaros.

Vero.
@embellecethe.

martes, 14 de abril de 2015

Salsa Boloñesa Vegana Especial

¡Hola a todos!

Hoy os traigo la receta de mi salsa boloñesa de toda la vida, por fin veganizada. Esta salsa boloñesa ha conquistado muchos corazones a lo largo de mis años de universidad y posteriores. No me atrevía a veganizarla por pensar que no iba a quedar igual que antes, que caería en la cuenta de que jamás volvería a saborearla... ¡pues para nada! Esta receta que os traigo con soja texturizada, está I-GUA-LI-TA. ¡Me he quedado realmente alucinada!

Es una salsa boloñesa muy especial ya que conquistó el corazón el que fue un gran amor en mi vida. ¡Era realmente adicto a los macarrones con esta salsa! Llegó a plantearme que ya no le gustaban los de su madre!! jajaja  Siempre que la he hecho me he acordado de él e inevitablemente al veganizarla pensé que ¡se la colaba seguro! jajaja (un besote, Nadador).

¡Os dejo con la receta!


4 RACIONES

Ingredientes

150 gr de soja texturizada mediana
1/2 cebolla grande
2 zanahorias grandes
3 dientes de ajo
1/4 de vaso de agua
1 cucharadita de azúcar de caña (opcional para corregir acidez)
300 gr de salsa de tomate frito ecológico
2 cucharaditas de concentrado de tomate
Sal, pimienta, pimentón de la Vera y ¡canela! 
Aceite de Oliva Virgen Extra

Elaboración

- En un bol añadir agua caliente y remojar la soja texturizada durante al menos 20 minutos.

- Preparar los ingredientes: pelar y cortar a daditos pequeños la zanahoria, laminar el ajo y trocear pequeña la cebolla.

- En una sartén, añadir sal, aceite de oliva y sofreír el ajo. Cuando esté doradito, añadir la zanahoria, remover y tapar.

- Cuando la zanahoria esté a media cocción, añadir la cebolla troceada, remover, corregir de aceite si hace falta y tapar. Ojo con el fuego, no queremos que se nos queme.

- Colar la soja texturizada y añadirla a la sartén. Remover bien, bajar un poco el fuego y tapar.

- Añadir el tomate concentrado y el agua. Remover bien para que se mezclen todos los ingredientes, añadir pimentón de la vera al gusto, pimienta y tapar de nuevo. El fuego debe ser medio para controlar que no se queme.

- En cuando hayan pasado un par de minutitos, añadir la salsa de tomate frito y remover bien. Probar. Si está muy ácido añadir un poquito de azúcar y corregir de sal hasta ajustar el sabor. Remover bien, añadir pimienta y un toque de canela.

- Remover bien y a fuego bajo, dejar que haga "chup-chup" durante un par de minutos. Apagar el fuego, tapar y dejar reposar.


¡ Y listo! 

Esta es la receta de mi salsa boloñesa vegana especial ¡muy especial! el toque de canela os va a sorprender. La podéis conservar en la nevera hasta 5 días y también acepta bien el congelado, no pierde textura ni sabor.

Casa bien con cualquier pasta. Esta vez yo la hice con unos espagueti de mijo, muy ricos, de la marca El Granero Integral. Si los veis en cualquier supermercado eco, os los recomiendo ¡están super buenos!


Espero que os haya gustado la receta y os animéis a conquistar corazones ¡cuidadito que engancha! jejejej

¡Un abrazo a todos los lectores!

Vero.
@embellecethe

viernes, 10 de abril de 2015

Pimientos Rellenos de Bulgur, Hinojo y Shitake

¡Hola a todos!

Hoy os traigo la receta de mis primeros pimientos rellenos ¡¡¡¡los primeros in my life!!!! Qué poca vergüenza, de verdad... Cuando los estaba haciendo me preguntaba ¿y porqué no los has hecho antes? A veces estoy tan centrada en sacar cosas nuevas que me olvido de los platos tradicionales de toda la vida.

Esta receta no es de las rápidas a las que os tengo acostumbrados, pero de veras, es muy fácil de hacer y el resultado vale muchísimo la pena ¡menuda forma de devorar pimiento hubo aquí en casa! jajajaj

¡Vamos con la receta!




2 - 4 PERSONAS

Ingredientes

4 pimientos de ración, de los pequeñitos.
1 diente de ajo
4 o 5 setas shitake
1/4 de cebolla grande
1/4 de hinojo (de venta en mercados y supermercados ecológicos)
70 gr de seitán de trigo
2 cucharadas de tomate concentrado
1/2 vaso de bulgur
1 vaso y medio de agua
1/4 de pastilla de caldo de verduras
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal, pimentón de la Vera y pimienta al gusto.

Elaboración

- Preparar los ingredientes: trocear el ajo, laminar las shitake, rallar la cebolla, cortar a juliana el hinojo y hacer a daditos el seitán. En el bol donde hayas puesto la cebolla rallada mézclalo con el concentrado de tomate. Los pimientos los lavaremos bien y con la punta de un cuchillo le quitaremos el pezón, vaciando el contenido de pepitas de su interior.

- Precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

- En una sartén antiadherente con aceite de oliva y sal (o un cazo pequeño), sofreír  el ajo y el hinojo. Cuando esté doradito añadir las shitake, y posteriormente el seitán. 

- Cuando esté todo marcado, añadir la mezcla de cebolla y tomate, corregir de aceite si hace falta y sofreír.

- Añadir el bulgur a la mezcla y sofreírlo con todo durante un par de minutos.

- Añadir el agua, el trozo de pastilla de caldo desmenuzada, salpimentar y espolvorear un poco de pimentón de la Vera.

- Remover poco a poco a fuego medio, y cuando veamos que que está todo integrado, probamos el caldo: tiene que pecar un poquito de salado, porque luego el pimiento y el bulgur lo corregirán al hacerse.

- Cuando empieza el "chup-chup" y se ha consumido un pelín del agua, apagamos el fuego y rellenamos los pimientos que habremos preparado en una fuente apta para horno, con la ayuda de una cuchara.

- Los pimientos se rellenan hasta más o menos que quede un dedito libre por arriba,  intentado repartir la misma cantidad en todos (de sólido y de caldo).



- Llevar al horno durante 30-40 minutos a 180-200ºC a media altura. Cuando se acerque ya el final del tiempo, comprobar con un palillo que el pimiento está ya hecho (el palillo entrará con facilidad).

¡Y listo!



¿Os animáis? ¡¡¡espero que sí!!! estan suuuuuper buenos con el toque del hinojo y la shitake, y nos damos el placer de comer "comida casera de madre" de vez en cuando ¿no creeis?

Es una receta perfecta para una comida de domingo, acompañados con una buena ensalada y un hummus de primero ¡aaayyy, qué bueno!

Un abrazo a todos los lectores ¡feliz fin de semana!

Vero.
@embellecethe


martes, 7 de abril de 2015

Tortelini de Espelta con Pesto VerdRosso

¡Hola a todos!

Me encanta la pasta fresca rellena. Considero que es todo un arte y aunque sea súper fácil de hacer, aún no me he lanzado a crear pastas. ¿Por qué? Si os soy sincera... ¡temo viciarme y comer pasta en modo monstruo de las galletas! 

Por eso, decido comprarla ya hecha. Esta semana estuve haciendo la compra ecológica en Supermercados Ecológicos SuperSano (que aquí en Valencia está en C/ Isabel la Católica, 8) y me compré unos tortelinis de espelta rellenos de verduras de la marca Natursoy. Nunca los había probado y... ¡están deliciosos! Aunque no me extraña, Natursoy es muy buena marca.

Me apetecía aprovechar que me había comprado esta pasta para enseñaros un pesto casero que me hago últimamente, al que he bautizado como "VerdRosso" jajajja por tener los dos colores y ser un festival de alegría para la vista.

¿Os apetece ver el plato que me hice?




2 PERSONAS

Ingredientes

1 paquete de Tortelinis de Espelta rellenos de verduras de la marca Natursoy
2 tomates secos en aceite
3 cucharadas del aceite del tomate seco
3 cucharaditas de semillas de girasol tostadas
1 puñado de brócoli (lo que te quepa en el dorso de la mano)
1/2 diente de ajo
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta al gusto.
Orégano y Pimentón picante

Elaboración

- Poner a hervir la pasta con la suficiente agua para que puedan moverse y crecer. Al ser pasta fresca yo soy partidaria de que el agua no hierva de forma violenta, porque si no, puede cocerse mucho por fuera (incluso romper la pasta) y que el relleno quede duro, sin hidratar. Mejor fuego medio, con cazuela tapada y hervor controlado. En el paquete pone 8-10 minutos, yo lo tuve 15, y luego apagué el fuego, tapé la cazuela y los dejé reposando con el agua caliente durante 5 minutos más. Así quedaron perfectos y no se rompieron.

- Mientras hierve la pasta, ponemos el brócoli a escaldar en la misma cazuela. Con 3 minutos es suficiente.

- Sacamos el brócoli, lo escurrimos bien y lo añadimos a un bol.

- Añadimos a ese bol el resto de ingredientes de la lista y trituramos hasta que quede todo bien picadito.

- Cuando esté bien picado, lo ponemos en un bote de cristal y añadimos aceite de oliva virgen extra al gusto.



- Para emplatar. escurrir bien la pasta, poner la mitad en cada plato, añadir la mitad de la cantidad del pesto en el centro, rociar con aceite de oliva y espolvorear con orégano y pimentón picante.

¡Y listo! Pasta rellena con un pesto delicious para comer ¡que antojo me quité! jajaja

Este pesto puedes hacerlo y reservarlo en la nevera. Cuanto más aceite le pongas, más se conservará. Yo suelo hacer cantidad para dos personas y no tener que guardarlo, aunque si hiciera más... ¡tampoco duraría! jejejej

Pruébalo en tostas, como base en montaditos, sandwiches, con pasta normal... ¡estoy segura que este pesto te va a encantar!

¡Un abrazo muy fuerte a todos!

Vero.
@embellecethe

viernes, 3 de abril de 2015

Paprika Natural Bistro - Opinión

¡Hola a todos!

Hoy os traigo mi opinión personal sobre el Restaurante "Paprika Natural Bistro" sito en c/Barón de Cárcer, 41, en pleno centro de Valencia.

Llevo mucho tiempo con la idea de crear en el blog una pequeña guía de restaurantes con opción vegana en Valencia, sin más interés que mostraros que Valencia está adaptándose a este cambio en la "cultura alimentaria" y cada vez más podemos encontrar sitios donde poder comer maravillosamente sea cual sea nuestra filosofía.

¡Vamos allá con la opinión!



"Paprika Natural Bistro" es un restaurante urbano y saludable "apto para todos los públicos", es decir, sea cual sea tu forma de comer (omnívoro, vegetariano, vegano, celíaco, intolerante a la lactosa), allí te puedes alimentar muy bien. Tienen la filosofía de trabajar con la mayoría de sus productos de origen ecológico y de producción autóctona, siguiendo los principios "slowfood". Una de las cosas que me llamó la atención es que en la carta no está especificado qué plato es sin gluten o totalmente vegano. Hay que preguntar al camarero para que te asesore.


Una cosa que me encantó, es que cualquier plato de la carta es apto al cambio. Es decir, pueden cambiarte la carne por tofu o seitán, adaptarte una salsa para que sea sin lactosa, etc... Eso, desde mi punto de vista es un valor añadido, porque seguro que todo el mundo sale comiendo lo que quiere comer.

Nosotros para comer tomamos:

Ensalada Vegana: Brotes tiernos, cebollita, zanahoria, maíz, tomate natural a taquitos, pepinillos agridulces con una salsa de yogur, hierbas y frutos secos. Estaba muy buena! ¡La materia prima era muy sabrosa! Nos comentaron que el verdeo es de recolección diaria de una huerta de unos conocidos suyos.



Carpaccio de Champiñón y Aceite de Trufa: Champiñón laminado muy fino, con aceite de trufa, una especie de pesto y taquitos de tofu. ¡Estaba realmente delicioso! el contraste de sabores me encantó y que nos lo versionaran con tofu en lugar de parmesano fue un puntazo. Se me quedó algo corta la ración ¡me habría comido dos!


Lasaña de Seitán Casera: ¡Brutal! pero brutal es brutal. Como la lasaña de nuestras madres de cuando éramos pequeños. Tal cual. ¡Un sabor espectacular! A pesar de que nos sirvieran una lasaña bien hermosa no se nos hizo nada pesada ¡un hurra para el cocinero!




Rollitos del Emperador: Rollitos con masa filo rellenos de tofu y verduritas acompañado de una especie de reducido de salsa de soja. IN-CRE-I-BLES. No puedo decir más que esto. Alucinaba con el sabor: fino, elquilibrado, suave, con toque oriental... ¡una auténtica maravilla! Los sirven fritos, pero nada aceitosos. Un 10.


Helados veganos de Coco y Lima, y Manzana y Apio: ¡Qué buenos! Probé ambos y esto hay que ir a comerlo. Un perfecto equilibrio entre los ingredientes que hacen que ninguno sea el total protagonista, sino que combinan sinérgicamente haciendo de cada bocado un placer sensorial. Los helados están elaborados por el fabuloso cocinero Jordi Bresó ¡Un 10 Jordi! ¡Te sales!


En cuanto a postres, tienen poca variedad apta para veganos, pero me dijeron que en breve iban a traer tartas veganas para poder dar también esa opción.

¡Sobra decir que me encantó la comida! Qué maravilla de sitio y yo sin conocerlo ¡ay madre!

Pero es que esto no es todo. Si os ha gustado la comida que habéis visto, ahora os voy a enseñar el local ¡qué precioso! Tiene una decoración con un estilo muy personalizado, una fusión de estilos rústico, industrial, chic, con solores vivos y pasteles perfectamente combinados. ¡Es una pasada! 

Lo que más me gustó sin ningún lugar a duda es que han creado ambientes distintos dentro de la misma sala. No es un restaurante llano y plano donde todas las mesas y rincones son iguales, sino que han querido hacer especial cada momento y han creado decoraciones preciosas en cada rincón del local.


El precio medio es de 20-25€ por persona y considero que vale muy mucho la pena. Sin duda es un restaurante perfecto para reuniones de amigos, cenas románticas de pareja o comidas de negocios.

Muchas gracias Margot por atender tan bien todas mis dudas acerca del local ¡soy una preguntona! jejeje y os deseo mucha suerte a todo el equipo ¡es un gran restaurante!



Espero que os haya gustado el post y que si sois de Valencia (o pasáis por aquí) os animéis a probarlo. ¡Vale mucho la pena!

¡Un abrazo a todos los lectores! Gracias por pasaros.

Vero. 
@embellecethe.