martes, 10 de febrero de 2015

Sopa Dahl

¡Hola a todos!

Odio las lentejas. En serio. Las odio a muerte desde que en el colegio me obligaban a comérmelas hasta reventar. Desde entonces, que les tengo tirria y me dan mala vibra... ¡con lo bonitas y redonditas que son!

Con esto de adoptar una dieta vegana la ingesta de hierro debe estar asegurada y... ¿qué mejor que con lentejas? :-)

Sabía que esto de no comer lentejas debía cambiar en mi vida, así que me puse a mirar por la red recetas que las llevaran y que tuvieran tantas especias que no les notara el sabor. Mirando y remirando ¡eureka! topé con la sopa Dahl, una sopa típica de la India con tropecientas especias y Garam Masala + Leche de Coco, una de mi combinaciones favoritas.

Así que sin pensármelo, me lancé a la piscina, haciéndola lo más fácil posible y cruzando los dedos para que me gustara. ¡Y aquí estoy escribiendo! así que podéis deducir que me requetechifló. ¡¡Menudo saborazo y que bien entra!!

Oficialmente, me he reconciliado con las lentejas.

¿Queréis ver como la hice?



4 RACIONES

Ingredientes

300 gr de tomate fresco
100 gr de cebolla
100 gr de lentejas marrones ecológicas en seco
100 ml de leche de coco
1 litro de agua
2 dientes de ajo
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 pastilla de caldo de verduras ecológico
½ cucharadita de semillas de cilantro
1 cucharadita de cúrcuma molida
1 cucharadita de garam masala
1 cucharadita de comino en grano
Sal y pimienta


Preparación

- Moler un poco las semillas de cilantro.
- En una olla, añadir el aceite de oliva y sofreir el comino, las semillas de cilantro, junto con el ajo picadito y la cebolla cortada a daditos muy pequeños.
- Cuando esté a medio hacer, añadir el tomate que habremos cortado a dados, sin pelar ni quitar las semillas. Sofreiremos y si es necesario añadir un poco más de aceite, le añadimos.
- A fuego medio, sofreímos bien la mezcla hasta que veamos que el tomate está cocido. En este momento añadiremos el garam masala y la cúrcuma. Remover y mezclar bien.


- Añadir las lentejas en crudo y sofreirlas unos cinco minutos junto con  el tomate, la cebolla y las especias.
- Añadir el litro de agua y llevarlo a ebullición. Subir el fuego hasta que hierva y luego mantener el hervor sin que sea violento. Un chup-chup de los que no salpican ;-). Añadir la pastilla de caldo, deshacerla y dejar hervir 25 minutos.
- Pasado ese tiempo, añadir la leche de coco, remover bien, y dejar hervir unos 5 o 10 minutos, dependiendo de cómo estén las lentejas. Si están duritas hasta que estén cocidas, y si ya están cocidas lo menos posible para que no se deshagan.


- Apagar el fuego y emplatar.

¿Qué os parece? Es una receta sencilla pero engorrosilla por la espera de la cocción. Si tenéis olla exprés supongo que en 15 minutos o por ahí lo tendréis hecho.

¿Os animáis a hacerla? ¡Mirad! Os propongo un menú sabrosón: Un platito de sopa Dahl de primero con acompañamiento de Baba Ganoushy pan de pita. ¡Comí de lujo! Os recomiento hacerla, de veras.



¡Un abrazo para todos!

Vero.
@embellecethe

1 comentario:

  1. Vero no es en serio que comes lentejas por el hierro verdad¿,... no tiene tanto, ademas sin vitamina C no se asimila. No sufras es solo 1 alimento y hay legumbres que tienen mucho más hierro.
    A mi por el contrario me encantan las lentejas!!!!
    Bien rico tu plato.
    Un saludito
    Un saludito

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!