viernes, 27 de febrero de 2015

Desayunos Veganos Embellecethe - 1

¡Hola a todos!

Hoy  me apetecía plasmar en el blog el desayuno que me hice hace unos días. El resultado me gustó tanto y lo disfruté tanto que no podía dejar que se perdiera en el timeline de las redes sociales.

Desayunar bien desayunado es importantísimo para aguantar toda la mañana, rendir en la jornada laboral o en clase y sobretodo no sufrir la típica ansiedad que nos da el hambre a media mañana y que normalmente saciamos yendo a la máquina de vending o al supermercado a por bollería.

Por ello, soy partidaria de fomentar que los desayunos completos son muy fáciles y rápidos de hacer ¡aunque viendo la foto no lo parezca!. Siempre invierto no llega a 10 minutos y el resultado vale la pena.

A mi también me costó coger el hábito de levantarme un pelín antes para prepararme el desayuno, pero poco a poco se van creando automatismos y al final sale rodado.

En estos post que hablaré sobre desayunos, os describiré como los hago en secuencia de tiempo, para que simultaneéis tareas como yo y veáis que se tarda nada.

DESAYUNO DE HOY
Zumo Natural de Pomelo
Tortitas de Trigo a la Plancha con Tahin y Plátano
Capuccino Vegano


Ingredientes

1 pomelo grande o 2 pequeños
200 ml de leche de soja
Café para cafetera italiana – mi favorito “Cafés Climent”
Sirope de Chocolate
Canela
Cacao desgrasado Bio
1 tortita de trigo
1 plátano pequeño
1 cucharada de tahin

Preparación

- Preparar la cafetera italiana. Llenar el depósito de agua, colocar el café, cerrar bien y al fuego. Fuego medio y en 2-3 minutos está el café.

- En el momento que ponemos al fuego el café, poner la leche de soja en la taza y calentar 1 minuto y medio al microondas (bien caliente). Si no os va el tema del microondas, un cazo al fuego (vigilado, no queremos fiesta de la espuma a las 7am) y listo.

- Durante ese minuto que dura el microondas, cortaremos el pomelo y lo exprimiremos en un exprimidor manual (para un pomelito de nada, yo no saco el eléctrico).

- ¡Clin! ¡Fin del micro! Leche caliente. La dejamos dentro para que no corra peligro de muerte. Recordemos que estamos medio dormidos y la torpeza puede ser habitual.

- Empieza a salir el café. ¡Por la gloria de George Clooney! Apagad el fuego cuando esté y que el café no empiece a hervir porque luego sabe requemado.

- Sacar la tortita de trigo y ponerla sobre un plato. Untar el tahin de forma que quede repartida una finita capa por toda la tortita. Cortar a lonchas el plátano encima y colocarlo de forma que cubra la mitad de la tortita. Doblar por la mitad, tapar, cortar y a la sartén.


- Mientras está la tortita en la sartén, sacamos la leche del micro (o la ponemos en la taza si la hemos hecho al cazo), añadimos el azúcar y removemos bien.

- Damos la vuelta a la tortita ¡bien, no se ha quemado! Doradito perfecto.

- Espumamos la leche con la batidora, servimos la dosis de café que queramos, decoramos con unos hilitos de sirope de chocolate, espolvoreamos cacao y canela.

- Colocamos el zumo y el café en una bandeja. Apagamos el fuego y servimos las tortitas en el plato.

¡Listo! ¡ Y no llega a 10 minutos! ¡Pro-me-ti-do!


Animaros a hacerlo así, secuencialmente,  y veréis que poco se tarda en hacer el desayuno y qué a gusto os lo coméis. ¡Ya me contaréis!

¡Un fuerte abrazo a todos! ¡Feliz fin de semana!

Vero.
@embellecethe

martes, 24 de febrero de 2015

Tagliatelle Finezza Vegana

¡Hola a todos!

Hoy estaba recordando un restaurante italiano que abrió en Gandía hace muchos años llamado “Papa Piccolo” en el que había un gran cocinero italiano, Gino, que hacía unos platos de caerse de la silla. El restaurante cerró hace mucho ya, dejando a la ciudad sin uno de los mejores restaurantes de comida auténtica italiana que había por el momento.

Allí, probé por primera vez la combinación de nata y vegetales con unos tortelini rellenos de setas. La salsa era finura pura: suave, de textura ligera y llena de sabor. Haciendo honor a este recuerdo me apetecía mucho recrear una salsa parecida y enseñarosla.

¿Os apetece viajar a la maravillosa Italia conmigo?
¡Vamos a por la receta!



2 PERSONAS

Ingredientes

100 – 120 gramos de Tagliatelle de Sémola de Trigo Duro
100 ml de nata vegetal (soja, avena,…)
1 chorrito de leche vegetal
¼ de pimiento verde
¼ de pimiento rojo
½ calabacín pequeño
4 setas ostra
½ brócoli pequeño
Aceite de Oliva Virgen Extra
Nuez moscada
Pimienta
Sal del Himalaya
Pimentón de la Vera.

Preparación

- Hervir la pasta hasta que quede al dente. Colar y reservar tapada en el mismo cazo que se ha hervido.

- Preparar los ingredientes. Cortar a daditos pequeños los pimientos y el calabacín. Cortar a tiras las setas ostra (yo no uso cuchillo, rasgando la seta con los dedos como si fuera papel se hacen tiras fácilmente). Cortar el brócoli haciendo “mini-arbolitos” desechando los troncos.

- En una sartén antiadherente con un poco de aceite y sal, añadiremos el pimiento a saltear. Cuando esté prácticamente hecho, añadiremos el calabacín. Saltearemos hasta que esté doradito y en ese momento añadiremos las setas y el brócoli. Las setas soltarán mucho agua y ayudará a la cocción del brócoli.

- Cuando esté todo bien salteadito y algo doradito. Apagar el fuego y reservar.

- Volvemos a coger el cazo donde está la pasta, destapamos y espolvoreamos sobre ella sal al gusto, pimienta y una pizca de nuez moscada. Añadimos la nata vegetal y un chorrito de leche. Encendemos el fuego y empezamos a remover.

- Añadimos la verdura salteada, y removeremos constantemente hasta que la salsa coja la textura deseada. A mi me gusta que tire a liquidita, ya que cuando se emplata y templa, tiende a evaporarse y a quedar más densa. Vosotros elegid el punto que más os guste.

- Emplatar, espolvorear un poco de pimentón de la Vera y ¡listo!

Un vino que le va perfecto y que también probé ese día en “Papa Piccolo” por recomendación del chef, fue un lambrusco rosso aromatizado con fresas llamado “Fragolino”, maravilloso, dulce y que entra muuuuy bien. Eso sí, de peleón nada de nada. Es un gran producto ¡mi lambrusco favorito! Si sois de Valencia, lo podéis encontrar en una tienda de delicatessen italianas que hay en calle La Paz y su precio no llega a 9€.


¿Qué os ha parecido la receta? Fácil, ¿verdad?

Espero que os animéis a hacerla y podáis disfrutarla con este maravilloso lambrusco.

¡Un fuerte abrazo a todos!

Vero.
@embellecethe

martes, 17 de febrero de 2015

Tempura de Tofu Marinado y Alga Nori

¡Hola a todos!

Motivada por la semana asiática que lanzó Lidl hace unos días, me he dispuesto a hacer esta receta ideal para sorprender a tus invitados en una cenita rollito oriental y… digamoslo todo… ¡perfecta para dejar la cocina como si hubiera pasado un huracán!

No os voy a mentir. Si es la primera vez que hacéis tempura como era mi caso… ¡madre mía como termina la cocina!. Está claro, que con práctica todo se llega a automatizar y al final no se mancha casi, pero quien avisa no es traidor :D

¡Eso sí! el resultado merece muuuuuucho la pena. De hecho os voy a mostrar como lo hice, pero al final de la receta os cuento como lo mejoraría yo, ya que para mi gusto, de la forma que os contaré quedará mejor.

¡Vamos a por ella!



2 PERSONAS

Ingredientes

1 bloque de tofu firme, alrededor de 250-300 gr de peso escurrido.
3 hojas de alga nori para makis

Para el macerado:
25 gr de sirope de ágave
70 gr de salsa de soja
50 ml de agua
2 cucharaditas de aceite de sésamo
1 cucharadita de jengibre fresco rallado
1 pizca de wasabi (si es en polvo, una puntita de la cuchara; si es en pasta, el tamaño de una avellana)

Para la tempura:
5 cucharadas de harina integral de trigo
Agua muy fría
1 hielo (para mantener el agua bien fría hasta que la usemos)
Aceite de girasol para freír

Preparación

1. El macerado:
El macerado del tofu necesitará al menos 5h para que se impregne bien del sabor. Lo ideal es de un día para el otro.
- Escurrir bien el tofu y cortarlo  en seis trozos iguales que colocaremos dentro de un tupper.
- Mezclar en un bol todos los ingredientes del macerado y rociarlo encima del tofu.
- Cerrar bien el tupper, agitar y dejar marinar en la nevera. De vez en cuando acudiremos a removerlo bien e incluso girar de lado los trocitos de tofu para que se impregnen bien por todos los lados.


2. Envolver el tofu.
- Escurrir bien el tofu del marinado. Apretar ligeramente con las manos para sacar de dentro la posible salsa que haya absorbido y no quede “aguado”.
- Cortar el alga nori en dos trozos por su lado más largo, y proceder a “empaquetar” el tofu como si se tratara de envolver un regalo, humedeciendo los tramos finales del alga para que se pegue bien.
Como cuando envolvemos un regalo, si nos sobra alga por los lados se corta para que no quede el cierre muy apelotonado.
- Con ayuda de los sobrantes de alga sellaremos bien los paquetitos, humedeciéndolos y pegándolos a modo de "celo" para asegurarnos que el paquetito no se abra.


- Haremos el mismo proceso con los seis trozos de tofu y los dejaremos reposar unos minutos mientras hacemos la tempura, así el alga se humedecerá y sellará bien.

- Pondremos el aceite a calentar en un cazo mientras hacemos la tempura. ¡Ojo! el cazo debe ser hondo para que lo que echemos dentro pueda “rebolotear”, si no, la tempura no saldrá con textura.

3. Preparación de la tempura y... ¡a freír!
Para la preparación de la tempura no hace falta más que agua bien fria y harina. Como cada harina es un mundo y dependiendo de la finura de su molido absorbe más o menos agua, os voy a indicar que la mezcla de agua y harina se hará hasta encontrar una textura tipo crêpe, ni muy líquida ni muy pesada. Ese es el punto. 
Por tanto:
- Mezclaremos agua bien fría y harina hasta la textura deseada.
- Para comprobar si el aceite está bien caliente para empezar a freír, echaremos una gotita de tempura. Si sube rápidamente a la superficie friéndose, es que ya podemos empezar.
- Pasamos el paquetito de tofu y nori por un poco de harina en crudo, lo embadurnamos en masa de tempura y con la ayuda de un tenedor, lo echaremos en el aceite hirviendo y lo removeremos para que no se pegue en el fondo, ya que la pieza pesa.
- Al mismo tiempo y rápidamente, con la ayuda de unos palillos o de otro tenedor, salpicaremos la pieza con gotitas de masa de tempura para que se vayan pegando y cree así textura en la superficie. Este es un detalle exquisito que marca la diferencia.

Así, freiremos los seis paquetitos y los dejaremos escurrir el aceite en un papel de cocina absorbente.


Para servir, casa a la perfección con salsa agridulce, pero podéis usar la salsa que más os guste o tomarlos tal cual.

Tal como os comentaba al principio, si volviera a hacer la receta cortaría el tofu en trozos más pequeños, haciendo en lugar de seis trozos, doce. Así, son más ligeros y al freír no sería tan difícil de manejar, pudiendo freir más de un trozo a la vez (aunque en realidad, lo ideal de hacerlos uno a uno es que controlas bien la textura que consigues con el salpicado de tempura).

Espero haberme explicado bien ¡ha sido difícil! jejeje Y... ¡que os haya gustado y os animéis a hacerla! :D. Esta receta es muy cocinitas ¡de las de disfrutar cocinando con una cervecita!

¡Un abrazo a todos!

Vero.
@embellecethe

viernes, 13 de febrero de 2015

Apple Peanut Rolls

¡Hola a todos!

El domingo es el cumpleaños de mi sobrina y para su fiesta he querido preparar una opción dulce vegana. Se me ha ocurrido hacer unos rollitos de hojaldre rellenos de manzana y crema de cacahuete. Les gustará ¿verdad? ¡¡yo creo que sí!!

Es muy fácil de hacer y muy socorrido, ya que solo se necesita una manzana, una plancha de hojaldre vegano congelado y crema de cacahuete (si no tienes, puedes usar cacahuetes picados).

¡Os dejo con la receta paso a paso!



16 ROLLITOS

Ingredientes

1 masa de hojaldre vegano congelada
1 manzana Golden
4 cucharaditas de mantequilla de cacahuete
Canela y azúcar moreno

Preparación

- Extender la masa un poco para que no esté tan gruesa y de paso nos salgan más rollitos. No pasarse de hacerla fina, porque si no al enrollar se romperá.

- Descorazonar la manzana, pelarla y cortarla a finísimas lonchas. Distribuirla por encima de la masa intentando cubrirla toda. Con una manzana mediana llega para cubrir toda la masa, pero si te quedas corto, puedes distribuirla más holgadita o cortar más manzana (mejor la segunda opción para que no se pierda el sabor).

- Añadir las tres cucharadas de mantequilla de cacahuete en uno de los bordes largos, formando como un churrito. Con la cuchara, poco a poco iremos depositando el contenido.

- Espolvorear canela y azúcar moreno al gusto (pero sin pasarse, que la canela en exceso amarga y el azúcar puede que haga los rollitos muy pesados).


- Empezar a enrollar por la parte de la crema de cacahuete. Enrollar toda la masa, cortar a trozos de dedo y medio de espesor, y distribuir los rollitos en un molde de 20-22 cm de diámetro cubierto con papel de horno.


- Hornear a 200ºC durante 20 minutos. La manzana suelta agua y moja la masa, por lo que se queda blandita. Si queréis que quede más crujiente, bajar el horno a 180º y seguir horneando unos 10 minutos más.

- Pasado ese tiempo, sacar del horno y dejar templar sobre una rejilla.



¡Listo! Fácil, ¿verdad?

Espero que os haya gustado y que lo pongáis en práctica haciéndolo con vuestros peques. Seguro que les encanta ayudar a sus papis en la cocina y luego comerse lo que ellos han hecho con sus propias manos. ¡Es muy diver!

¡Un abrazo a todos! ¡Feliz fin de semana!

Vero.

@embellecethe

martes, 10 de febrero de 2015

Sopa Dahl

¡Hola a todos!

Odio las lentejas. En serio. Las odio a muerte desde que en el colegio me obligaban a comérmelas hasta reventar. Desde entonces, que les tengo tirria y me dan mala vibra... ¡con lo bonitas y redonditas que son!

Con esto de adoptar una dieta vegana la ingesta de hierro debe estar asegurada y... ¿qué mejor que con lentejas? :-)

Sabía que esto de no comer lentejas debía cambiar en mi vida, así que me puse a mirar por la red recetas que las llevaran y que tuvieran tantas especias que no les notara el sabor. Mirando y remirando ¡eureka! topé con la sopa Dahl, una sopa típica de la India con tropecientas especias y Garam Masala + Leche de Coco, una de mi combinaciones favoritas.

Así que sin pensármelo, me lancé a la piscina, haciéndola lo más fácil posible y cruzando los dedos para que me gustara. ¡Y aquí estoy escribiendo! así que podéis deducir que me requetechifló. ¡¡Menudo saborazo y que bien entra!!

Oficialmente, me he reconciliado con las lentejas.

¿Queréis ver como la hice?



4 RACIONES

Ingredientes

300 gr de tomate fresco
100 gr de cebolla
100 gr de lentejas marrones ecológicas en seco
100 ml de leche de coco
1 litro de agua
2 dientes de ajo
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 pastilla de caldo de verduras ecológico
½ cucharadita de semillas de cilantro
1 cucharadita de cúrcuma molida
1 cucharadita de garam masala
1 cucharadita de comino en grano
Sal y pimienta


Preparación

- Moler un poco las semillas de cilantro.
- En una olla, añadir el aceite de oliva y sofreir el comino, las semillas de cilantro, junto con el ajo picadito y la cebolla cortada a daditos muy pequeños.
- Cuando esté a medio hacer, añadir el tomate que habremos cortado a dados, sin pelar ni quitar las semillas. Sofreiremos y si es necesario añadir un poco más de aceite, le añadimos.
- A fuego medio, sofreímos bien la mezcla hasta que veamos que el tomate está cocido. En este momento añadiremos el garam masala y la cúrcuma. Remover y mezclar bien.


- Añadir las lentejas en crudo y sofreirlas unos cinco minutos junto con  el tomate, la cebolla y las especias.
- Añadir el litro de agua y llevarlo a ebullición. Subir el fuego hasta que hierva y luego mantener el hervor sin que sea violento. Un chup-chup de los que no salpican ;-). Añadir la pastilla de caldo, deshacerla y dejar hervir 25 minutos.
- Pasado ese tiempo, añadir la leche de coco, remover bien, y dejar hervir unos 5 o 10 minutos, dependiendo de cómo estén las lentejas. Si están duritas hasta que estén cocidas, y si ya están cocidas lo menos posible para que no se deshagan.


- Apagar el fuego y emplatar.

¿Qué os parece? Es una receta sencilla pero engorrosilla por la espera de la cocción. Si tenéis olla exprés supongo que en 15 minutos o por ahí lo tendréis hecho.

¿Os animáis a hacerla? ¡Mirad! Os propongo un menú sabrosón: Un platito de sopa Dahl de primero con acompañamiento de Baba Ganoushy pan de pita. ¡Comí de lujo! Os recomiento hacerla, de veras.



¡Un abrazo para todos!

Vero.
@embellecethe

viernes, 6 de febrero de 2015

Baba Ganoush a mi estilo

¡Hola a todos!

Hoy vengo a enseñaros como hago yo el Baba Ganoush. Se trata de  un puré de berenjena típico de la cocina árabe, mediterránea e israelí que se suele comer con pan de pita como entrante en las comidas.

Yo siempre lo he hecho como marca la tradición, haciéndolo puré, pero un día que mi miniprimer se puso en huelga después de maltratarla haciendo crema de cacahuete, pensé… ¿y si lo picoteo con tijera?

El resultado fue muy sorprendente, ya que para mi, el sabor se dispara el doble y está mucho más rico. Desde entonces, siempre lo hago así, picoteándolo y solo mezclando, sin nada de triturar.

Os dejo con el paso a paso de este manjar, que además de ser ligero y nutritivo, es todo un placer para los sentidos.

¡Ahí va!



2 RACIONES

Ingredientes

1 berenjena asada (o al microondas)
1 cucharadita de tahin
½ diente de ajo
½ cucharadita de comino en grano
4 ramitas de perejil fresco, sin los tallos (y una ramita más para decorar)
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal y pimienta


Preparación

- En un mortero, añadir la sal, la pimienta, los cominos, el ajo y las ramitas de perejil picoteadas a tijera. Majarlo todo con la ayuda de la maza hasta obtener una pastita como se ve en la foto.

- Con una cuchara vaciaremos la berenjena en un bol y la picotearemos con las tijeras hasta hacer trocitos pequeños.

- Añadiremos en el bol el majado y la cucharada de tahin. Remover bien para que se mezcle todo y listo.


- Para emplatar, dejar caer todo el contenido del bol en el plato, rociar con aceite de oliva vigen extra y decorar con perejil picadito.

Lo ideal es tomarlo con pan de pica caliente y crujiente, pero… ¡incluso a cucharadas está bueno! jajaja Cualquier pan para mojar le va bien, no es necesario que sea pan de pita, pero si tenéis ¡mucho mejor!


Fácil, ¿verdad?

Espero que os animéis a hacerla porque está realmente deliciosa. Recordad que podéis compartir vuestras fotos en vuestras redes sociales mencionándome y etiquetándome para que no me las pierda! me encanta verlas!!

¡Un abrazo para todos!

Vero.

@embellecethe

martes, 3 de febrero de 2015

Tarta Fácil de Manzana

¡Hola a todos!

Hoy os traigo la tarta de manzana más fácil del mundo mundial. Siempre que uso masa quebrada en alguna receta y sobra un poco, acabo juntando los trozos como si de un puzzle se tratara y hago estas mini tartitas de manzana, ideales para desayunar o tomar por la tarde con el café o el té.

Os muestro en el post como lo hago con los restos de una masa que uso para otra cosa, pero… ¡por supuesto que se puede coger una masa entera y volverse loco a hacer tartitas de manzana! Duran unos 3-4 días en un tupper y lo ideal es darles un toque de horno o tostadora antes de servir.

Si no sois amantes de la masa quebrada, podéis hacer masa de empanadilla y dejarla igual de gordita para hacerlas. Es una opción mucho más sana y perfectamente viable. Os dejo la receta de la masa de empanadillas de espelta en este post que colgué hace unos meses: Empanadillas de Espelta con Espinacas y Tofu.

Bueno… vamos al lio, ¿no?


Ingredientes

Restos de masa quebrada
½ manzana Golden por cada minitarta
Sirope de agave
Canela molida
Mermelada de Melocotón ecológica (base sirope de agave)

Preparación

- Cortar la masa quebrada en rectángulos de 12 x 8 cm (dimensiones aproximads). Si hay restos que quedan sueltos, juntarlos y con la ayuda de los dedos sellar los bordes y hacer una nueva base. Como veis en la foto, hay dos bases cortadas limpias y una que es el resultado de haber juntado trocitos que sobraban.


- Por cada ración necesitaremos media manzana Golden, que descorazonaremos, pelaremos y cortaremos a finas rodajas, que sin separarlas las pondremos encima de cada base y empujándolas como si fueran fichas de dominó haremos que se distribuyan a lo largo de toda la superficie.


- Rociar las manzanas con un poco de sirope de agave y llevarlas al horno, a 200º C con calor arriba y abajo durante 15 minutos. Los siguientes 5 minutos pondremos el horno con la función de grill y doraremos por encima las manzanas, con cuidado de que la masa no se queme.

- Sacarlas del horno, dejar templar, espolvorear canela y con la ayuda de una cucharita (esto es totalmente opcional), untaremos un poco de mermelada de melocotón antes de servir.

           


Fácil, ¿verdad?

Espero que os animéis a hacer estos pequeños pedacitos de cielo y os deis el gustazo de merendar o desayunar como reyes y reinas.

¡Un fuerte abrazo a todos!

Vero.

@embellecethe