viernes, 16 de enero de 2015

Tarta Sacher Vegana

¡Hola a todos!

hace ya tiempo que no os enseñaba una receta dulce y aprovecho para subir al blog esta delicia chocolateada que hice para la web de El Granero Integral.

¿Conocéis la Tarta Sacher? Si os soy sincera, hasta hace un par de años que no la conocía. Nunca me han llamado la atención las tartas muy chocolateadas pero gracias a un amigo la probé y me encantó. A quien le pase como a mi que el sabor del chocolate intenso no le gusta, que la pruebe. El toque de la mermelada de albaricoque le da un punto afrutado, distinguido, delicado... ¡la hace sublime!

Sé que la tarta Sacher se considera una de las tartas más pesadas, decadentes y deliciosas del mundo, pero os presento una receta aligerada al máximo, sin huevo ni leche, sin alcohol y con productos de origen ecológico ¿qué más se puede pedir? ¡Mucho más saludable!

¿Te animas a hacerla? ¡Espero que sí!  Pero ¡ojo! haz por quedar con amigos para compartirla o terminarás cachito a cachito con ella.

Vamos a ello.



6 RACIONES

Ingredientes

Para el bizcocho:
1 Yogur de soja ecológico
80 gr de harina de espelta de cultivo ecológico
135 gr de harina integral de trigo de cultivo ecológico
70 gr de aceite de oliva bio
150 gr de leche de soja eco
2 cucharadas de azúcar de caña sin refinar eco
2 cucharadas de cacao puro en polvo desgrasado bio
1 sobre de levadura química (impulsor)
pizca de sal

Para el relleno:
3 cucharadas de Mermelada de albaricoque de cultivo ecológico de El Granero Integral (la mejor que he probado)

Para la cobertura:
200gr de chocolate de postres (cualquiera que sea vegano)
5 cucharadas de leche de soja ecológica
1 cucharada de margarina

Preparación

- Precalentar el horno a 200ºC

- Mezclar el yogur de soja, el aceite, la leche y el azúcar en un bol y con la ayuda de una batidora de varillas manual, emulsionar bien.

- En otro bol mezclar los ingredientes secos: las dos harinas, la levadura química, el cacao y la pizca de sal.

- Con la ayuda de la batidora de varillas manual mezclamos bien todos los ingredientes removiendo enérgicamente para que no se formen grumos. La textura de la masa de este bizcocho tiende a ser menos fluida que uno normal, ya que la Tarta Sacher tiene un bizcocho de miga compacta y así tiene que quedar.

- Poner la masa en un molde de tarta de 20 centímetros de diámetro, previamente engrasado y enharinado, y hornear a 180ºC con el calor por arriba y por abajo durante 20 minutos o hasta que al hincarle un palillo, salga completamente limpio.

- Sacar del horno y dejar enfriar encima de una rejilla.

- Cuando esté frío, ayudándonos de un cuchillo bien afilado SIN SIERRA, cortaremos el bizcocho en dos capas, lo separaremos con cuidado de que no se nos parta la capa de arriba y untaremos la capa inferior con la mermelada de albaricoque. Volver a poner la tapa superior y reservar.

- Para hacer la cobertura, en un cazo añadiremos el chocolate para postres partido en trocitos pequeños, la leche de soja y la margarina. Removeremos constantemente los ingredientes a fuego bajo para que no se quemen hasta lograr una crema homogénea.

- Colocaremos el bizcocho de nuevo encima de la rejilla que dispondremos sobre una superficie limpia cubierta con papel de aluminio o papel film. Pondremos el cazo con la cobertura recién hecha en el centro del bizcocho y dejaremos caer todo el contenido, que se deslizará homogéneamente por el bizcocho cubriéndolo. Si se endurece pronto porque hace mucho frío, ayúdate de una espátula o lengua de gato para distribuir bien la cobertura.

- Llevar al frigorífico para que endurezca y… ¡rechupetear los restos de chocolate que han caído de la rejilla!

- En 10 minutos la cobertura estará más durita, pero es recomendable que se haga esta tarta de un día para otro, ya que así se le da tiempo al bizcocho para que absorba bien la mermelada y quede más compacto.

¡Y listo! 

Solo quedará servir. Tradicionalmente se sirve una porción acompañada con un poquito de nata (vegetal) montada y un vaso de agua. A mi me gusta mucho tomarla sola acompañada de un capuccino.

Consejo: sacar la tarta del frigorífico unos 20 minutos antes de servir para que la cobertura se pueda cortar sin problemas.

Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerla.


¡Un abrazo a todos los lectores!

Vero.

@embellecethe

4 comentarios:

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!