viernes, 28 de noviembre de 2014

Hummus con Remolacha - Especial Navidad

¡Hola a todos!

Hoy vengo a traeros una receta de Hummus con Remolacha, pero con un toque gourmet que lo hacen digno de la mesa de cualquier comida o cena de Navidad.

Con la mezcla de ingredientes he logrado un sabor especial, diferente... ¡fresco! y con el topping de trocitos de remolacha y la ralladura de limón ecológico le dan una presencia al plato que habla por si solo. Eso es lo que queremos en nuestras mesas navideñas, ¿no? ;-)

¡Vamos a por la receta! ¡Apta para dieta alcalina!



Ingredientes:

400 gr de garbanzos cocidos
1/2 remolacha cocida (del paquete, coger la más grande)
1/4 remolacha cocida para el topping
1 cucharada de tahin
1 diente de ajo
1 cucharadita de ralladura de limón ecológico
1/2 limón (su zumo)
1 puñado de cilantro fresco (lo que cabe en la palma de la mano)
sal


Elaboración

- Pelar los garbanzos, uno a uno, para evitar las flatulencias (este hummus no lleva comino, por lo que debemos pelarlos sí o sí).

- Trocear la media remolacha y añadir el resto de ingredientes: zumo de limon, ralladura de limón, tahin, cilantro y el ajo.

- Triturar con la miniprimer hasta conseguir textura homogénea.

Presentación:

En un plato hondo, añadir el hummus de tal forma que forme una montañita. Con la ayuda de un tenedor lo rayaremos de forma longitudinal, y añadiremos el topping del cuarto de remolacha cortado a daditos. Espolvorearemos con un pelín de ralladura de limón y rociaremos con aceite de oliva.

¡Y listo para tomar!



¿Qué os ha parecido? Os puedo asegurar que este es de los mejores hummus que tengo en el recetario. El toque de cilantro, combinado con la lima y la remolacha lo hacen realmente un placer sensorial. 

¡Espero que os animéis a probarlo!

Os mando un montonazo de besos a todos los lectores y que disfrutéis mucho del fin de semana ^^

Vero.
@embellecethe.





martes, 25 de noviembre de 2014

Coca de Pinyonets - Dulce Navideño

¡Hola a todos!

¡Mammmma mía! Ya dentro de nada estamos en Navidad... ¡como pasa el tiempo! ¡¡¡2015 a la vuelta de la esquina!!! Ay madre... me hago vieja ^^

Tormentos aparte, hoy vengo a enseñaros uno de los dulces que más me gustan de Navidad. La verdad es que es un dulce que se puede tomar todo el año, pero en mi familia, concretamente mi Tia Clara (mujer todo terreno que ocupa la mitad de mi corazón) suele hacerla para servirla a trocitos pequeños cuando saca los bombones y los dulces en el momento del café/té las comidas de Navidad. 

¿Os apetece ver como se hace esta maravilla?



Ingredientes:

2 masas de hojaldre congeladas veganas
1 bote (520gr) de cabello de ángel en conserva (yo usé de la marca Hida)
1 bote (35 gr) de piñones, si tenéis más, mejor.
1 puñado de nueces troceadas(esto es opcional, normalmente no las lleva pero a mi... ¡es que me chiflan!
2 cucharadas de azúcar moreno
3 cucharadas de agua

Elaboración:

- Descongelar las dos planchas de masa de hojaldre sobre una superficie limpia. Añadir un poco de harina cuando las despleguemos, ya que de la humedad ambiental suelen mojarse y se nos podrían pegar.

- Cuando estén totalmente descongeladas, estirarlas de modo que abarquen el largo de la bandeja del horno: así nos saldrá más grande y repartiremos mejor el cabello de ángel. Os muestro a continuación una foto de como quedó la masa estirada con referencia a la inicial.


- Pinchar la masa para que no infle y repartir el bote de cabello de ángel homogéneamente por toda la superficie de la masa dejando un dedito libre en los bordes.

- Tapar con la otra masa, casándolas perfectamente y con la ayuda de los dedos, marcar los bordes y luego sellarlos dentando la masa con la ayuda de un tenedor.

- Pinchar la tapa con un tenedor para que no suba.

- En un cazo, poner al fuego el azúcar y el agua para que se deshagan y hacer un caramelo ligero. Removeremos constantemente vigilando que no se queme. Cuando esté totalmente deshecho el azúcar, apagaremos el fuego y añadiremos los frutos secos dentro mezclándolos.



- Verter la mezcla sobre la tapa y con la ayuda de un pincel de cocina, repartiremos bien los piñones y las nueces por toda la superficie, asegurándonos de que no queda ni un trocito de masa por pintar de caramelo.


- Meter en el horno que estará precalentado a 200ºC durante 20 minutos, a altura media. Si nos gustan los piñones y las nueces tostaditas, los últimos minutitos los haremos en grill.

- Sacar, dejar enfriar y cortar en cuadraditos.



¡Y listo!

¿Fácil verdad? Es un dulce, muuuuuy dulce, pero delicioso. Perfecto para llevar a donde nos inviten a comer o a cenar: quedas genial y apenas has invertido tiempo en hacerla.

Espero que os guste y que si os animáis a hacerlo me mostréis vuestras fotos por las redes sociales ¡me hace tanta ilusión! ^^

¡Un abrazo muy fuerte a todos los lectores!

Vero.
@embellecethe.


lunes, 24 de noviembre de 2014

Brócoli Gratinado con Bechamel y Semillas

¡Sorpresa!

¡Lunes por aquí! Síiiiii ^^ Hoy tengo ganas de compartir con vosotros una de las recetas que publiqué en Instagram esta semana y que tuvo mucho éxito. Son de estas recetas tán fáciles de hacer que me parece un poco chorrada escribirlas en el blog, pero he pensado... ¿y si a alguien sí que le hace papel poderlo leer por aquí? Así que nada, los lunes probablemente se institucionalice como el "DayEasyRecipe" y os vaya volcando por aquí las recetas facilonas que cuelgo en Instagram.

Como veis por el título, hoy le toca coger protagonismo al brócoli ¡mi amado brócoli! Es que no podéis imaginar lo que me gustan estos "arbolitos" riquísimos en vitaminas C, E, B6, ácido fólico, calcio y hierro.

El otro día me dio el punto de gratinarlos con bechamel de fonio, un tipo de mijo que también es rico en hierro, magnesio, zinc y manganeso... ¡y encima le puse semillas! Vamos, que me marqué un platazo catalogado como un ferrari nutricional.

¡Vamos con la receta! ¡Apta para la dieta alcalina! ¡@rebenake, esta va por ti! ^^


Ingredientes:

1 brócoli
1 cucharada de harina de fonio
250-300 ml de leche de soja (si estás en dieta alcalina, sustitúyela por leche de almendra)
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de cebolla seca
pipas, piñones y pipas de calabaza (al gusto)
pimentón de la vera, nuez moscada, sal y pimienta

Elaboración:

- Cortar el brócoli a trocitos, separando los mini-arbolitos y cortando el tallo a lonchas gordas de un dedo. Lavarlo bien bajo del grifo y ponerlo en la vaporera para cocerlo al vapor. Mi vaporera es de microondas y en 7 minutos tengo el brócoli hecho. Si no tenéis vaporera, lo podéis hervir.

- Cuando ya esté hecho el brócoli, escurrirlo bien y marcarlo en una sartén antiadherente. Este paso lo podéis saltar, pero a mi personalmente me encanta el sabor del marcadito en el brocoli.

- Disponer los trocitos de forma ordenada en la fuente de horno o cazuela, espolvorear con sal, pimienta y pimentón de la vera, y reservar.

- Hacer la bechamel: añadir en un cazo las tres cucharadas de aceite de oliva y calentar muy bien. Añadir la harina de fonio, sofreirla y cuando esté frita, añadir la leche de soja sin dejar de remover con la ayuda de una batidora de barillas manual. Añadir la cebolla seca, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta. Remover hasta que espese, de forma que no quede líquida pero que tampoco tenga textura de yogur.


- Apagar el fuego y verter la bechamel sobre el brócoli.

- Espolvorear con las semillas y llevar al horno, 8 minutos a 200ºC y 2 minutos a grill.

¡Y listo!


Fácil, barato y sobre todo muy sano. Parece digno de receta prohibida pero nada más allá de la realidad. Juzgad por vosotros mismos ^^

Espero que os guste y que os animéis a hacerlo. Enseñadme vuestras fotos por las redes sociales ¡me encanta poder cruzar algunas palabras con vosotros! ^^

Un enorme abrazo a todos y... ¡feliz lunes!

Vero.
@embellecethe


viernes, 21 de noviembre de 2014

Makis Vegetales (sin arroz)

¡Hola a todos!

Hoy vengo a traeros una receta que soléis verme mucho por mi perfill de Instagram (@embellecethe). ¡Es suuuuuper fácil de hacer! y además: barato, sano y muy, muy ligero.

Se trata de unos makis vegetales sin nada de arroz, por lo que le quitamos al plato ese aporte de hidratos extra y hacemos de él un plato al más puro estilo "fit": bajo en calorías, bajo en grasas y llenito de vitaminas y minerales.

Es ideal para cenar acompañado de una sopa miso o bien para comer, acompañado de una buena ensalada que tenga ese aporte extra de nutrientes y energía

¡Vamos con la receta!


Ingredientes:

2 algas nori
50 gr de tofu duro
1/2 rábano japonés encurtido (supermercados japoneses. En Valencia C/Pelayo, 3)
1 zanahoria
1/2 pepino 
un puñado de hojas de rúcula

Elaboración

- Prepararemos todos los ingredientes: Primero cortaremos el tofu a tiras longitudinales de alrededor de un centímetro de grosor y lo haremos a la plancha.

- Mientras, cortar longitudinalmente el pepino y el rábano, también en tiras de 1 centímetro de espesor.

- Con un espiralizador (rallador especial que saca tiras finas) sacaremos tiras de la zanahoria.

- Dispondremos una hoja de alga nori con la parte rugosa hacia arriba y su borde más estrecho hacia nosotros. Colocaremos todos los ingredientes, uno a uno, de forma que a lo largo de todo el maki estén distribuidos homogéneamente: pondremos las tiras de pepino, luego las tiras del rábano japones, las tiras de tofu, cubriremos de zanahoria espiralizada y pondremos hojas de rúcula distribuidas encima de todos los ingredientes.

- Enrollaremos el alga, ayudándonos con las manos, apretando bien todos los ingredientes cada vez que enrollamos. Cuando llegamos al final, humedeceremos el borde del alga para que pegue mejor.

- Con la ayuda de un cuchillo muy afilado, sin sierra y mojado, cortaremos el rollo de maki en porciones de dedo y medio de grosor.

- Servir con un poco de salsa de soja y... ¡listo para disfrutar!


También os los podéis preparar más larguitos para llevártelos en tupper al trabajo y poderlos comer con los dedos:



Si quieres ver el procedimiento paso a paso de como enrollar y hacer los makis, en las fotos de esta entrada de Sushi Maki que escribí cuando aún no era vegana, lo verás con claridad. En este caso es hacer lo mismo, pero sin arroz :-)

¡Espero que os animéis a hacer esta receta super light-sanota-molona y me enseñéis vuestras fotos!

Un abrazo a todos los lectores... ¡feliz finde!

Ah! os dejo el link de la web del bolso portalimentos que veis en la foto Snailbag, han lanzado nueva colección y son chulísimos ^^

Vero.
@embellecethe.


martes, 18 de noviembre de 2014

Arroz para Makis

¡Hola a todos!

Hoy os traigo parte de una entrada antigua que escribí cuando aún no era vegana y que quiero rescatar para vosotros. 

Como podréis imaginar, lo fundamental de un buen maki es que el arroz esté en su punto exacto: ni duro - ni blando, en su punto exacto. Existen muchos restaurantes que "la-cagan" directamente por servir makis de excelente pinta, ingredientes combinados perfectamente, pero... con un arroz duro o pastoso.

La verdad es que con el método que me enseñaron en un curso de cocina sale siempre clavado.

¿Queréis aprender a hacer un arroz para makis perfecto?



Ingredientes:

175 gr de Arroz de Sushi
250 ml de agua
2 cucharadas soperas de vinagre de arroz.
1 cucharada de postre de sal
1 cucharada de postre de azúcar

**Nota: Los ingredientes se compran en tiendas especializadas de productos japoneses. Aquí en Valencia, en la calle Pelayo,3  está uno de mis súpermercados japoneses favoritos.



Preparación:

1. Lavado del arroz

El primer paso que tenemos que hacer para preparar el arroz es lavarlo tantas veces como sea necesario para eliminarle todo el almidón. 

Para ello, yo me ayudo de un bol y un colador: lleno el bol de agua, echo el arroz, lo remuevo mucho-mucho hasta que el agua se queda blanca y me ayudo del colador para cambiarle el agua. Haré este paso hasta que el agua salga clara.





Como os muestro en la última imagen, ese es el punto en que comienza el arroz a estar listo para cocinarlo. Yo ahí lo doy por bueno, pero si sois muy puristas, en ese punto darle un par de lavaditas más.

Cuando ya lo tengáis, lo coláis y lo dejáis escurrir durante un momento, para que no tenga exceso de agua.

2. Método de Cocción

Cogemos un cazo-cacerola de alrededor de 22cm de diámetro y echamos en frío los 250 ml de agua, el arroz escurrido y un par de trocitos de alga wakame. 



Cuando lo tengamos todo preparado, encendemos el fuego (ni muy fuerte, ni flojito) y tapamos inmediatamente la cacerola. Debemos evitar que salga el vapor de la ebullición, así que si os pasa como a mi que tenéis las tapas de la cazuela con un pequeño agujerillo, tapadlo con lo que se os ocurra.



Vale, ahora va el momento en que tenéis que estar súuuuper atent@s: 

- En el momento en que empiece a hervir (ni removemos el arroz, ni abrimos la tapa, ¿ok?), es decir, empezamos a oir el blup-blup-blup y la tapa de la cacerola hace como que quiere moverse, entonces en ese instante, contamos 2 MINUTOS. Sí, solo dos minutos de hervor sin que salga nada de vapor. 
- Cuando pasen esos dos minutos, cerramos el fuego y dejamos reposar tapado 10 MINUTOS.
- Cuando pasen esos diez, destapamos y dejamos reposar, sin haber removido, otros 10 MINUTOS.

Así se queda al destapar:




3. Preparación del "pegamento" 

Ahora haremos la mezcla que ayudará a amalgamar el arroz. Existen dos formas de hacerlo: la rápida y la más cocinitas.

La rápida es colocar las dos cucharadas de vinagre de arroz en un vaso y darle un toque de micro para calentarlo. Una vez caliente se añade la sal y el azúcar y se diluye removiendo con una cuchara. Esta versión la hago normalmente, y he de decir que no queda nada mal.

La versión más cocinitas es colocar todos los ingredientes en un cacito pequeño y a fuego lento ir deshaciendo la sal y el azúcar en el vinagre.

4. Fase final y enfriado.

Una vez tengamos la mezcla de vinagre-azúcar-sal preparada, y los últimos 10 min de reposo del arroz pasados, vertemos la mezcla sobre el arroz y lo removemos envolventemente para que se reparta bien.



Removemos una y otra vez, haciendo que el arroz se enfríe. Para acelerar el enfriado lo que se suele hacer es "ventar" el arroz mientras lo removemos. Sí, sí, abanicarlo!! es realmente efectivo.



Cuando lo notemos ya frío, podemos reservarlo ya para para hacer nuestros makis.


¡Et voilà!

¡¡ya tenemos el arroz!! ahora toca hacerse unos rollitos maki, ¿no? :-D

Espero que este método os ayude si no llegáis a pillarle el punto al arroz para makis.


Un abrazo a todos los lectores... ¡Feliz martes!

Vero.
@embellecethe

viernes, 14 de noviembre de 2014

Cous-Cous de Cebada Estilo Árabe - Receta Rápida

¡Hola a todos!

Hoy os traigo una receta muuuuuuy sencilla de hacer y que hace que se te quite el "cuquito" de comer un buen Cous-Cous de verduras marroquí. Este que os traigo a continuación es el sustituto perfecto que se hace en 20 minutos.

Esta fue la primera receta que escribí para mi colaboración con el Granero Integral y la verdad es que tuvo muy buena aceptación.

Está hecho con Cous-Cous de cebada del Granero Integral: un cous-cous fino, de un sabor muy suave y textura delicada... ¡nunca lo había probado y me encantó! para mi queda el sabor del cous-cous mil veces potenciado gracias a hacerlo con cebada, pero si no tenéis acceso a esta marca en vuestro supermercado ecológico, podéis hacer la receta con el típico cous-cous de trigo (si es integral, mejor).

¿Os apetece saber como lo hice?



Ingredientes:

150 gr de cous-cous de cebada (el equivalente en volumen a un vaso)
350 ml de agua
½ pastilla de caldo vegetal
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
15 gr de pasas sultanas
6 ciruelas pasas sin hueso
6 nueces
1 cucharadita de curry
sal y aceite de oliva


Preparación:

- Cortar la cebolla a juliana y laminar el ajo. Saltear con una sartén antiadherente con un poquito de aceite de oliva y sal hasta que la cebolla y el ajo estén hechos.

- En ese momento, añadir un chorrito de agua, las pasas, las nueces y las ciruelas. Remover de vez en cuando para que no se pegue. Volver a añadir un poquito de aceite de oliva si es necesario para que no se queme y dore mejor.

- Cuando la cebolla esté doradita con la puntitas marrones, ya estará. Apartamos del fuego, reservamos la mezcla en un plato y en la misma sartén añadiremos los 350 ml de agua, la media pastilla de caldo vegetal y la cucharadita de curry.

- Removeremos bien para que se integre el caldo con el resto de sabores que había en la sartén y llevar a ebullición.

- Cuando esté hirviendo, apagar el fuego y con un cazo reservar medio vaso de caldito, dejando unos 250 ml en la sartén.

- Añadir el cous-cous de cebada y tapar la sartén durante 5-10 min para que el cous-cous se hidrate bien.

- Pasado ese tiempo, con la ayuda de una espátula, remover el cous-cous para soltarlo. Solo faltará juntar la mezcla con el cereal y tendremos nuestro plato.

- Podemos servirlo en timbal del cereal y encima la mezcla, regándolo con un poquito del caldo que hemos reservado; o bien, podemos juntar todos los ingredientes en la sartén y servir, acompañado del caldito.


Es una receta muy socorrida que va perfecta para llevar en tupper al trabajo: con un tupper pequeñito te llenas un montón ^^

Espero que os haya gustado la receta (si no la habíais visto antes en la web del Granero Integral) y que os animéis a probarla... ¡seguro que os encanta!

Un abrazo a todos los lectores, y... ¡feliz fin de semana!

Vero.
@embellecethe.

martes, 11 de noviembre de 2014

Bizcocho de Plátano Vegano

¡Hola a todos!

Hoy por fin he hecho lo que me llevaba tanto de cabeza que era conseguir hacer un bizcocho vegano decente, con miga decente, sin que tuviera que tirarlo porque me había pasado con el bicarbonato, que no tuviera el sabor que yo quería... vamos... ¡que se pudiera comer! jajaja

Llevaba tiempo haciendo intentos y es que nunca acertaba bien con las cantidades ¡era desesperante! Así que pensé en visitar el blog de Candela, MewCakes, donde esta maravillosa repostera vegana cuelga sus recetas que con solo ver las fotos las glándulas salivares se ponen a trabajar como locas... ¡se me hace la boca agua!

Mezclando dos recetas de su blog y variando un poco las cantidades por mi super obsesión en reducir el contenido de azúcar y aceite en las recetas, conseguí hacer este bizcocho vegano de plátano y canela, usando harina integral de trigo y de espelta. ¡Un bizcocho 100% integral que sabe bueno! jajajaja de verdad, no tenía esperanzas ningunas... pensaba que iba a ser otro chasco ¡pero no! aquí me tenéis escribiéndola rapidito para que la podáis disfrutar tanto como yo.

¿Os apetece saber como hacerlo?



Ingredientes:

130 gr de harina de trigo integral
170 gr de harina de espelta integral
90 gr de azúcar moreno
90 gr de aceite de oliva virgen
150 gr de leche de soja
150 gr de plátano machacado
1 cucharadita de canela
2 cucharaditas de impulsor (levadura química estilo "Royal")
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
1 plátano entero

Elaboración:

- Precalentar el horno a 185ºC.

- En un bol, mezclar todos los ingredientes secos: las harinas, la levadura, el bicarbonato, el azúcar y la canela.

- En otro bol, machacar con la ayuda de un tenedor los 150 gr de plátano machacado y mezclar con la leche de soja y el aceite. Con la ayuda de una batidora de varillas mezclar todo para emulsionar y que quede integrado.

- Añadir la mezcla líquida al bol de los ingredientes secos, y con la batidora de varillas y movimientos circulares, integrar bien todos los ingredientes hasta que quede una textura homogénea.

** Nota: dado que usamos harinas integrales, dependiendo de la casa que las elabore, puede que tengan más o menos salvado y esto influirá en la cantidad de "humedad" que necesiten para hidratarse. Con esto quiero decir que, si durante el amasado ves que la mezcla está muy seca y no queda textura de "masa de bizcocho" añadar un poco más de leche de soja (poquito a poco) hasta que consigas la textura deseada.

- Untar con margarina el molde (el mio era de 22 cm de diámetro) y espolvorear un poquito de harina. Añadir la mezcla.

- Cortar el plátano en rodajas muy finas y disponerlas por encima de forma que se solapen y simulen las escamas de un pescadito (así cuando infle se separarán y quedará toda la superficie cubierta de plátano).

- Espolvorear con un poco de canela y azúcar, y llevar al horno.

- Hornear a 185ºC con calor por arriba y por abajo, a media altura durante 30 minutos. En ese punto, cambiar el calor solo por arriba y hornear 15 minutos más o hasta que el palillo salga seco.

**Prueba del palillo: Sabremos si un bizcocho está realmente cocido cuando con un palillo pinchamos la masa y éste sale totalmente seco, sin nada de masa pegada.

- Sacar del horno y dejar enfriar encima de una rejilla.

¡Et voilà!

Queda un bizcocho muy alto, de unos 4 dedos de ancho, con una miga densa pero no apegotonada.


Con muy pocos ingredientes tenemos un bizcochazo maravilloso para acompañar en desayunos y meriendas, tomándolo sólo o bien rociado con un poquito de sirope de ágave. Casa perfectamente con un té negro especiado, con un Perfect Chai Tea Latte o con un capuccino ^^. ¡Yo lo tomé con Chai Tea Latte y no veas que bueno! <3 <3 <3


Normalmente mi bizcocho No Vegano llevaba nueces y a este no se me ha ocurrido ponerle, pero la verdad es que no variaría nada en tiempos si añadimos a la masa un puñadito de nueces picadas o en la superficie como topping.

Espero que os animéis a hacerlo y me mostréis vuestras fotos ¡estoy encantada con todas las personas que me las mostráis por instagram! Miles de gracias ¡me encanta conoceros!

¡Un abrazo enorme a todos los lectores!

Vero.
@embellecethe

martes, 4 de noviembre de 2014

Ensalada estilo "Zaalouk" con patata

¡Hola a todos!

Hoy os traigo otra receta apta para la Dieta Alcalina que para mi gusto es una maravilla.

Hace mucho tiempo probé en un restaurante árabe una ensalada templada de berenjena, tomate y aceitunas, que se tomaba con pan de pita. ¡Era absolutamente deliciosa! me enamoré de ese contraste de sabores y me gustó tanto que empecé a buscar por internet a ver qué llevaba. Una vez sabidos sus ingredientes, quise hacer una receta más sencilla sin perder su esencia y salió esta propuesta.

El resultado es una "ensalada" templada de berenjena y patata, con un toque delicioso de pimentón y limón, que es perfecta como guarnición o para ponerla en el centro de la mesa y que todos los comensales piquen. 

Está buena tanto fría como caliente, por lo que es ideal para llevar en tupper al trabajo y no necesitar microondas para calentar.

¡Os dejo con el paso a paso!



Ingredientes:

1 berenjena al horno
1 patata mediana al horno
1 diente de ajo (si os gusta mucho, podéis ponerle un poco más)
1 cucharadita de pimentón de la vera
2 cucharadas de zumo de limón
3 cucharadas de aceite de oliva
3 cucharadas de agua
sal y pimienta al gusto

Elaboración

- Trocear a daditos la patata y la berenjena, que ya tenemos horneadas.

- En una sartén antiadherente con un pelín de aceite marcar la mezcla.

- Cuando esté marcadito, añadir el majado que haremos en un mortero machacando el ajo y añadiendo el pimentón de la vera, el aceite, la sal, la pimienta, el limón y el agua.

- Remover bien a fuego medio para que no se queme el pimentón y cuando veamos que ya no queda liquidito, apagar el fuego.



¡Emplatar y listo!

Así de fácil. 

Yo no tenía perejil, pero picar un poquito de perejil y espolvorearlo por encima al emplatar le dará un sabor delicioso y aporte extra de vitamina C y clorofila ^^.

Espero que os haya gustado y que la pongáis en práctica. Como siempre, podéis enseñarme vuestras fotos en mis redes sociales ¡estaré encantada de verlas!

¡Un fuerte abrazo a todos los lectores!

Vero.
@embellecethe