viernes, 31 de octubre de 2014

Empanadillas de Espelta con Espinacas y Tofu

¡Hola a todos!

Mira que llevo añísimos cocinando para mi y alguno que otro con el blog, y jamás de los jamases se me había ocurrido hacer empanadillas... ¡¡¡con lo fácil que es!!! #notengoperdón #ylosé

La semana pasada empecé un curso que me obliga a estar fuera de casa y tener que llevarme los almuerzos por la mañana. La verdad que es muy cómodo comprarte cualquier cosa en una panadería, hacerte unas tostadas con tomate, o ir al supermercado ecológico más cercano para pillarte unas empanadillas ricas ricas, pero... al cabo de los meses, ves que se va un chorreo de dinero en almuerzos a-lu-ci-nan-te.

Motivada por el ahorro y por estar haciendo la dieta alcalina en este momento, me lancé a hacer estas mini empanadillas con masa de harina de espelta rellenas con espinacas, tofu, cebolla y pipas. En media horita tenía 22 miniempanadillas listas para meterlas en el horno y en 20 minutos de horno las tenía listas para sacar. ¿A que no es mucho? ¿Motiva verdad? ^^

¿Vamos a por el paso a paso?



Ingredientes:

Masa de empanadillas:
250 gr de Harina Integral de Espelta
70 gr de Aceite de Oliva Virgen Extra
70 gr de Agua
pizca de sal
1ch de sésamo tostado (o crudo)

Relleno:
200 gr de espinacas
100 gr de tofu firme
1/2 cebolla
2 ch de semillas de girasol
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
sal y pimienta al gusto
(si no estás haciendo la dieta alcalina te recomiendo que pongas unas poquitas pasas también, el contraste del saladito y el dulce queda ¡mmm...!)


Elaboración:

Para hacer el relleno:

- Escaldar 2 minutos las espinacas en una cazuela con agua hirviendo. Escurrir y reservar.

- En una sartén antiadherente con un poquito de aceite de oliva y sal, saltearemos los dos dientes de ajo que previamente habremos laminado y las semillas de girasol.

- Una vez esté doraditas, añadiremos la cebolla que habremos cortado a juliana muy finita.

- Cuando esté dorada, añadiremos el tofu cortado a dados o desmenuzado (como más os guste que quede dentro de la empanadilla). 

- Después de haber marcado el tofu, añadiremos las espinacas y un poquito más de aceite, removiendo bien para que la espinaca pierda un poco de agua y se acabe de cocer. ¡Ojo! no secar del todo la espinaca, ya que en el horno también perderá humedad y puede que se queden las empanadillas algo secas. Es preferible pegar de "mojadito" que de "secorro" ^^

- Apagar el fuego y reservar para que se enfríe mientras hacemos la masa.

Para hacer la masa:

- En un bol grande añadiremos la harina, el sésamo, el agua, el aceite y la sal, todo a una y amasamos de forma que logremos una masa homogénea y elástica. No necesita reposo.

Nota importante: Que las cantidades de agua y aceite estén ajustadas y queden perfectas depende mucho de la calidad de la harina y su finura. Depende mucho de fabricantes: unas harinas son más finas, otras más gruesas, otras tienen más salvado... esto influye mucho a la hora de amasar y puede que tengas que corregir las cantidades de agua y aceite. Si ves que se queda seca, añade un poquito de agua y un poquito de aceite a partes iguales, y vuelve a amasar. Repite hasta que quede una masa elástica (como se ve en las imágenes), sin que se rompa cuando la amasas.


Para montar las empanadillas, simplemente tomaremos un poco de masa, la alisaremos con el rodillo hasta que quede un grosor de un par de milimetros (ni muy fina ni muy gruesa), usaremos un vaso grande de cortador para que queden todas de la misma forma y rellenaremos con la mezcla de espinacas y tofu.

Una vez rellenas, cerraremos elastificando la masa al mismo tiempo, de tal forma que se adapte al relleno y sellaremos los bordes con la ayuda de un tenedor.


Las distribuimos sobre un papel de horno y horneamos a 180º unos 15-20 minutos hasta que la masa esté doradita.

Cuando las saquemos es preferible dejarlas enfriar sobre una rejilla para que no se humedezcan y rezar en mantra: "nomelascomerétodas-nomelascomerétodas-nomelascomerétodas" jajajaja

¿Fácil no?

Ni qué decir que las podéis rellenar de lo que más os guste. Como siempre digo.... "dad rienda suelta a vuestra creatividad"

Espero que os haya gustado el paso a paso y que lo pongáis en práctica. Ahorras mucho dinero en almuerzos (de esta receta que no llegará a los 3 euros en materia prima salen 4-5 almuerzos) y encima comes sanísimamente.

Os mando un abrazo a todos los lectores y os recuerdo que podéis enviarme vuestras fotos si hacéis las recetas... ¡yo las colgaré al final de cada una de ellas!

¡Feliz martes!

Vero.
@embellecethe

martes, 28 de octubre de 2014

Guacamole estilo "Malmö"

¡Hola a todos!

Por petición popular aquí está la receta del super guacamole más bueno del mundo mundial jajajjajaja 

Hace unas semanas fui con las chicas a cenar al restaurante vegano/vegetariano Mälmo en el barrio de Ruzafa aquí en Valencia y me quedé prendada del guacamole que nos sacaron. Era absolutamente delicioso, con un toque oriental y cítrico buenísimo... en ese momento ya sabía que lo acabaría clonando. 

Este viernes pasado hice en casa una cena vegana para ellas y decidí hacer el guacamole para que me dijeran si estaba como el del restaurante y todas me dijeron que estaba muy acertado, así queeeee.... ¡aquí tenéis la receta!

Aviso importante: si no quieres tener ansia viva por hacer este guacamole cada vez que te venga a la cabeza ¡no sigas leyendo! Una vez lo pruebas, quieres repetir, y repetir, y repetiiiiiirrrr jejejje

¡Vamos allá!



Ingredientes:

3 aguacates
2 cucharaditas de cebolla en polvo
14 tomates secos rehidratados
3 cucharadas de zumo de limón
1 cucharadita de Curry Madras
Aceite de oliva virgen extra
Ralladura de limón (ecológico)
sal y pimienta

Elaboración:

- Pelar y deshuesar los aguacates. Ponerlos en un bol donde con un tenedor los trituraremos dejando trocitos más gordos y otros más pequeños con el objetivo de crear textura.

- Rehidratar los tomates secos en agua caliente. Colarlos y ponerlos en un vaso, donde con unas tijeras los picotearemos para picarlos bien picaditos.

- En el bol donde está el aguacate, añadir el tomate seco picado, la cebolla en polvo, el zumo de limón, un poco de su ralladura y el curry. Remover hasta mezclar bien. Probar y añadir la sal y la pimienta que lo deje en el punto que sea de vuestro gusto. 

Nota: hay currys que son más fuertes que otros, va mucho según el sitio donde lo compréis por lo que yo recomiendo poner media cucharadita primero, probar, y luego otra media si se ha quedado suave.


- Para emplatar, poner el guacamole en un plato plano formando una montaña, rociar con aceite de oliva y espolvorear con un poco de curry.


¿Qué os parece? ¿Os animáis? Sí. Sí. Curry en el guacamole... muuuuuyyyy raro, pero he de deciros que le da un puntazo buenísimo. Digno de probarlo ^^

Lo genial de esta receta es que, además de ser digna de la frase de #placeradulto, está hecha totalmente con ingredientes alcalinos. Un placer para nuestro paladar y para nuestra salud ^^

Espero que lo probéis, de veras ¡vale mucho la pena! y seguro que en futuras cenas que hagáis en casa os quedáis con todos los comensales.

¡Un abrazo a todos los lectores! ¡Recordad enseñarme las fotos si lo hacéis!

Vero.
@embellecethe


viernes, 24 de octubre de 2014

Semifrío de Galleta y Chia - Ideal para niños

¡Hola a todos!

Hoy os traigo una receta suuuuuper fácil, deliciosa e ideal para que los nenes se alimenten maravillosamente bien.

¿Conocéis las propiedades de las semillas de chía? Os dejo esta web de aquí para que las consultéis vosotros mismos y saquéis vuestras conclusiones (por respeto a los autores no me gusta escribir nada que no venga de mi cabecita). Yo desde luego, pienso tenerlas siempre en la despensa :-)

Hay infinidad de recetas de pudding de chia por la red, y había probado un par de ellas sin que me hiciera demasiada gracia... pero desde que fui a cenar al restaurante vegetariano/vegano Malmö (calle Sueca, 46, Valencia) y pedimos el postre "semifrío de galleta" que pensé: a esto le pongo chía y me reconcilio con los puddings estos, jajaja.

¡Vamos a ello!




Ingredientes:

190 vaso de leche vegetal (yo uso de soja)
6 galletas estilo "María" (veganas, of course)
2 cucharadas soperas de semillas de chía.
canela (opcional)

Elaboración:

- En un vaso de batidora añadir la leche en frío, la canela y las galletas. Batir hasta que quede la leche cremosa.

- Añadir las semillas de chía. Remover para que se distribuyan homogéneamente. Si la receta la hacéis para nenes, optaría por triturar las semillas de chía (hay veces que los nenes rechazan los postres por ver "esas cositas negras").

- En el bote donde vayamos a servir el postre, poner una galleta al fondo con un pequeño chorrito de leche para que se pegue. Esperar unos minutos y añadir la mezcla.

- Llevar a la nevera y dejarlo reposar durante al menos 5h.



Lo ideal es hacerlos de la noche para la mañana en el caso que se quiera desayunar. Está realmente bueno y es una forma de lo más fácil de incluir las semillas de chía en nuestra dieta.

¿Te animas? Muchos de mis seguidores de instagram ya lo han hecho y les ha encantado ^^

Un abrazo a todos los lectores y... ¡¡¡Feliz fin de semana!!!

Vero.
@embellecethe.

martes, 21 de octubre de 2014

Crema de Calabaza Ecológica

¡Hola a todos!

Hoy vengo a mostraros mi receta "de toda la vida" de la crema de calabaza. Para mi, esta receta es un must en cuanto llega octubre y las calabazas están de temporada... ¡qué sabor más rico tienen! y si son ecológicas... ¡menuda diferencia!

Esta receta está hecha toda con verduras ecológicas compradas en el supermercado ecológico Ecorganic. Llevo comprando años en este supermercado, y por muchos supermercados nuevos de la índole que abran en Valencia, este siempre-siempre tiene los precios más ajustados.

Espero que os animéis a hacer esta receta y disfrutéis de esta crema de calabaza, deliciosa, sanísima y sobre todo... ¡alcalina total! Si no conocéis lo que es la Dieta Alcalina, os remito al post en el que cuento mi experiencia con ella. Tan solo decir que estoy tan contenta que es la tercera vez que la hago ^^

¡Vamos allá con la receta!



Ingredientes:

350 gr de Calabaza
3 zanahorias grandes
1/2 cebolla grande
1 patata pequeña
750 ml de agua embotellada
sal
canela
semillas de calabaza
aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

- Cortaremos la calabaza, zanahoria, cebolla y patata de tal forma que se consiga que se cuezan todas a la vez. Como tienen distintos tiempos de coción, cortaremos más pequeño lo que cuesta más de cocer y más grande lo que cuesta menos. Os dejo la foto:


- En un cazo, añadir la verdura y el agua embotellada y llevar a ebullición. En cuanto hierba, en 13-15 minutos estará listo.

- Cuando pase ese tiempo y pinchemos la verdura con un cuchillo y esté cocida, cerraremos el fuego y dejaremos templar.

- Cuando esté tibio podremos triturar con la ayuda de una miniprimer "de toda la vida". A mi personalmente me gusta quitar unos tres cazos de caldo, triturar e ir añadiendo caldo poco a poco hasta conseguir la textura perfecta. Haced vosotros lo mismo, y buscad la textura que más os guste.


- Triturar durante unos 5-8 minutos hasta conseguir una crema muy muy fina.

¡Y listo!

Ahora solo queda emplatar y como habéis visto en la foto de presentación, yo le espolvoreo canela a go-go, hecho un chorrete de aceite de oliva en crudo y unas pipas de calabaza.



Os animo a probarla... es taaaaaaan fácil y está tannnnnn buena ¡ay madre! si es que hago la crema y no dura ni dos días. 

Os mando un abrazo enorme a todos los lectores y recordad que si os animáis a hacer la receta, hacedme llegar vuestras fotos como han hecho @rebenake y @rivas_cris #wiiiiiiiii A las dos les encantó la crema!! Cris le puso pipas de girasol y Rebe de sésamo ¡dos nuevos toppings para vuestra crema! Muchas gracias chicas!

 

¡Feliz martes!

Vero.
@embellecethe.

viernes, 17 de octubre de 2014

My Perfect Chai Tea Latte

¡Hola a todos!

Soy amante del Té Chai desde hace mucho tiempo. Ese sabor especiado, cálido, picante, fuerte... ¡es que me vuelve loca!. Mucha gente es de tomarlo solo, infusionado con agua, pero a mi como más me gusta es infusionarlo directamente con la leche. Sí. Directamente. Nada de hacer el té y tocarlo con leche... ¡eso es un aguachirli! jajajja

Desde hace relativamente poco que soy vegana (no llega aún a un año), antes lo hacía con leche de vaca y ¿sabéis qué? jajaja mi mayor temor en usar leche vegetal era que no espumara como la animal!  y sí, espuma y divinamente ^^.

Sois libres de usar el tipo de leche que queráis. Yo soy partidaria de usar leche vegetal, por mi amor a los animales y por mi odio al efecto que tienen los lácteos sobre mi salud. Yo uso la leche de soja y la de almendra para hacer "My Perfect Chai Tea Latte" y os puedo asegurar que está delicioso total.

¿Os apetece probarlo?




Ingredientes:

2 medidas de Té Chai Ayurveda Puro. Yo compro el que venden en Yersana.
1 medida de Té Negro Puro.
1/2 cucharadita de azúcar vainillado
1 taza de leche vegetal 
1 batidora manual de varillas "para hacer capuccinos" (de venta en tiendas multiprecio)

**medida de té equivale a una cucharadita de postre rasa

Elaboración:

- En un cazo calentar a fuego medio la leche vegetal junto a las dos medidas de Té Chai. Remover constantemente y cuando rompa a hervir, apagar el fuego.

- Añadir la medida de Té Negro y dejar infusionar 3 minutos. Remover poco a poco mientras la leche va adquiriendo esta tonalidad color caramelo.



- Colar la mitad de la leche en una taza y batir con la batidora de varillas.



- Añadir la otra mitad de la leche (colándola también) y espolvorear canela sobre la espuma.



¡Voilà!  Facilísimo, ¿verdad?

Esta forma de hacerme el Té Chai para mi es la best-best-best total #amorincondicional. ¿Te animas a prepararlo así? 

¡Os mando un abrazo enorme a todos!

¡Qué tengáis un maravilloso y picante día! ^^

Vero.
@embellecethe

martes, 14 de octubre de 2014

Croquetas de Escalivada - Receta de aprovechamiento

¡Hola a todos!

El viernes pasado, con el motivo del concurso #tiraunafotonoalcubo del perfil @noalcubo de Instagram (www.noalcubo.orgque promueven el "¡aquí no se tira nah!", hice estas croquetas con la escalivada que tenía en la nevera y que ya estaba harta de comer tal cual.

La escalivada me en-can-ta y por eso cuando la hago... ¡¡¡me paso tres pueblos!!! Hago escalivada para un regimiento y si no la reparto, acaba saliéndome hasta por las orejas. Total, que me quedaba un poquito de escalivada y pensé... ¿porqué no hacer unas croquetillas? ^^

La avena está siendo una gran aliada para hacer miniburguers y escalopines, ¿porqué no probar a hacer croquetas con ellas? ya sé que las croquetas son con bechamel, pero la avena al hidratarla, en función de la cantidad de agua que pongas puede quedar muy cremosa, así que me animé.

¡El resultado es el siguiente! ¿Os apetece ver el paso a paso?


Ingredientes:

Para la masa:
1 vasito de avena
agua
un puñado de garbanzos
3-4 cucharadas de escalivada que sobra en la nevera
1 ch de cebolla en polvo
1/2 pastilla de caldo de verduras
sal y pimienta al gusto

Para el rebozado:
3 ch de harina de fonio (sirve cualquiera que sea muy finita)
8 ch de agua
pan rallado
romero, sal y pimienta.

Acompañamiento: ajonesa vegana y pimentón de la vera para espolvorear.

Elaboración:

- Poner en un bol la avena, la media pastilla de caldo de verduras desmenuzada, la cebolla en polvo y los garbanzos. Cubrir con el agua justa (que tape las hojuelas pero que no las haga flotar) y llevar el bol al microondas para calentar 1'5 minutos a potencia máxima. Si no quieres usar el microondas, puedes cocer la avena en un cazo removiendo bien hasta textura deseada.


- Triturar con la ayuda de un tenedor la  escalivada restante en el tupper, de forma que no quede muy deshecho, en esta receta... ¡también queremos trocitos! ^^

- Mezclarlo todo en el bol con la ayuda de un tenedor (así de paso trituramos también los garbanzos) hasta crear una masa homogénea. Salpimentar al gusto y dejar enfriar. Os recomiendo probar la masa, ya que la avena es muy dulce y puede que la sal que hayamos puesto no sea suficiente.


- Mientras enfría preparamos el rebozado. En un bol, ponemos las 3 cucharadas de la harína finita que tengamos (yo usé fonio, pero valdría la de garbanzo, maiz...) y las 8 cucharadas de agua. Removemos bien con una batidoras de varillas para que no salgan grumos y este será nuestro equivalente al huevo.

- En otro bol prepararemos la mezcla de pan rallado, romero, sal y pimienta. A ojímetro. Tal cual ^^

- Para hacer las croquetas y no superpringarme las manos, yo lo hago con la ayuda de dos cucharitas de postre. Cogo masa con una cuchara y con la otra le voy dando forma hasta tener una bola.

- Esa bola la echo en el "no-huevo" y con la ayuda de un tenedor el voy dando vueltas hasta que quede bien impregnada. La recojo haciendo que se escurra el exceso de líquido y la llevo al bol del pan rallado, donde con un tenedor distinto le voy dando vueltas hasta que se pega pan por toda la bolita.

.- Cuando ya está toda empanada, la cojo con las manos y le doy la forma de croqueta.


- Cuando están todas hechas solo queda freír con aceite caliente. También podéis hacerlas al horno, pero... yo no soy de comer muchas croquetas, y cuando las hago... ¡las hago como Dios manda! jajaja

¡Y ya está! Por menos de un euro en materia prima han salido 15 croquetas divinas y deliciosas. Para emplatarlas opté por espolvorearlas con pimentón de la Vera y acompañarlas con un poquito de ajoaceite vegano (o veganesa de ajo, como queráis llamarle). La combinación estaba de rechupetearse los dedos... ¡tuve que hacer ejercicios de contención para no zamparme las 15! ¡¡¡Qué bestia!!! jajaja

Espero que os animéis a hacer esta receta, ya sea con escalivada, con restos de verdurita, de champis o con lo que os quede en la nevera que visualicéis en unas croquetillas ;-)

¡Un abrazo a todos los lectores!

Vero.
@embellecethe.



viernes, 10 de octubre de 2014

Lasañitas de Calabacín, Tofu y Champiñones

¡Holaaaaaa!

Hoy ya es.... ¡¡¡¡vierneeeeessss!!! y qué mejor que traeros esta receta suuuuuper ligera, fácil, barata y realmente deliciosa para sorprender a quien quiera que se os siente en la mesa.

Sí. Con esta receta no tengo abuela. Pero es que está taaaaaaaaaaaaaaaaan buena que quiero transmitiros todo lo que siento por estas minilasañitas.

He de deciros que la idea original era hacer "raviolis" pero al final nacieron estas pequeñas bellezas, bonitas por fuera y bonitas por dentro. Y yo como buena madre... ¡orgullosa de ellas! jajajaja

Venga, ¡os dejo con la receta! Qué por cierto, es perfecta para llevar en tupper (con el tomatito aparte) ;-)



Ingredientes:

1 Calabacín de diámetro ancho (no lo necesitamos todo)
100 gr de tofu
1/2 cucharadita de mostaza antigua
150 gr de champiñones
1 tomate pera
Aceite de oliva, sal, pimienta, ajo en polvo y orégano.

Elaboración

- Cortar 18 lonchas de calabacín con la ayuda de una mandolina o un cuchillo sin sierra muy fino. Esta receta da para tres minilasañitas, pero depende del diámetro de vuestro calabacín y de como las rellenéis, así que... ¡tened la mandolina cerca por si hace falta cortar más! :-)

- Cortar a daditos el tofu y hacerlo a la plancha en una sartén antiadherente con un poquito de aceite para que no se pegue.

- Añadir los champiñones y rehogar hasta que suelten su agüita. Destapar y acabar de hacer a la plancha.

- Apagar el fuego, añadir la cucharadita de mostaza y remover. Poner todo el contenido en un bol y con una miniprimer triturar hasta formar una pasta homogénea.


- Por otra parte, rallar el tomate, quitarle el exceso de agua con la ayuda de un colador fino y ponerlo en un vaso. Añadir una pizca de orégano, una pizca de ajo en polvo, sal, pimienta y  un chorro de aceite de oliva.

- Ahora toca montar la lasaña: untar cada loncha de calabacín con un poco de la crema de tofu y champiñones. Ponerlas una encima de otra hasta untar las 6 lonchas de cada minilasaña.

- Añadir por encima una cucharada de tomate rallado y listo.



¿Os ha gustado? Fácil, ¿verdad? Espero que os animéis a hacerla ^^ Es muy fácil y no necesita que se calienten, por lo que es genial para llevárselas a comer por ahí.

@realy_bitess se animó a hacerlo en el momento que las vio en Instagram y no me pudo hacer más feliz verlo ^^ os dejo aquí la captura de como le quedaron... ¿¡a que quedan geniales!? os animo a hacer lo mismo que ella! enseñarme vuestras recetas con el hastag #recetasembellecethe y las pondré en este post.



Os mando un abrazo a todos los lectores y que tengáis un genial fin de semana.

Vero.
@embellecethe.

martes, 7 de octubre de 2014

Hojaldrados "Pumpkin Pie"

¡Hola a todos!

Hoy os traigo la receta que hice este "Domingo Dulce". Los que me seguís por Instagram y Facebook ya sabéis que durante toda la semana cuido bastante la dieta desayunando, comiendo y cenando muy sano, pero... llega el domingo y me permito darle dulce al cuerpo. ¡Claro que sí! ¿Qué mejor forma de pasar el domingo que con un poco de dulce? 

No es que me pase tooooodo el día comiendo dulce cual monstruo de las galletas... ¡aunque me encantaría! jajaja Simplemente me encanta crear tradiciones y esta de relacionar el Domingo Dulce con cocinar repostería y comérmela para desayunar o merendar con un buen té, me hace realmente feliz.

Estos hojaldrados surgen de mi amor incondicional por el pastel de calabaza. El famoso Pumpkin Pie me vuelve loca y quería poder tener una alternativa que me recordara a su sabor y que fuese muy fácil y rápida de hacer.

¿Os apetece ver como los hice?




Ingredientes:

250 gr de calabaza
1 zanahoria grande (80gr)
2 clavos de olor
1/2 ramita de canela
1/2 cucharadita (tamaño café) de jengibre molido
200 ml de agua
80 gr de azúcar (mitad blanco, mitad moreno)
1 plancha de masa de hojaldre (vegana)

Elaboración:

- Sacar la plancha de hojaldre para que vaya descongelando mientras hacemos el relleno. Colocarla sobre un papel encerado con harina espolvoreada: la masa al descongelarse suelta humedad y si no ponemos la harina, se nos pegará al papel y no podremos hacer nada.

- Pelar la calabaza y la zanahoria, cortarlas a daditos y ponerlas en la vaporera o lekué, y cocerlas al vapor durante 8 minutos. Si no tenéis vaporera, las podéis hervir pero deberéis poner un poquito menos de agua luego.

- En un bol con la ayuda de un tenedor, triturar la calabaza y la zanahoria hasta que quede un puré homogéneo pero no super triturado: en esta receta queremos trocitos jejeje.



- En un cazo, poner a hervir el agua con las especias y el azúcar.

- Cuando rompa a hervir, echar el puré de calabaza/zanahoria y remover constantemente hasta reducir al máximo el agua.

- Cuando ya no reduzca más, cerrar el fuego, colar y dejar enfriar. 

**Nota: Este relleno puede servir también de "mermelada" para tostadas y he de adelantaros que está realmente buena ^^. Y el caldito que colamos, es un sirope ideal helados incluso para especiar nuestro Chai Latte ;-)




- Precalentar el horno a 200ºC con calor por arriba y por abajo.

- Abrir la plancha de hojaldre que estará ya descongelada y cortarla en 8 trozos (16 si queréis hacer los hojaldrados mini). La mitad de esos trozos los dejaremos tal cual, y a la otra mitad, que serán las tapas, les cortaremos unos surcos horizontales en la masa.

- Colocar en las bases la cantidad de relleno que permita que es pueda cerrar el hojaldrado al taparlo. Si las hacéis grandes un par de cucharaditas, y si son pequeñas, una.

- Tapar y con la ayuda de un tenedor, sellar los bordes apretando con la punta hasta traspasar la masa.




- Meterlos en el horno y hornear durante 15-20 minutos, hasta que el hojaldre esté doradito.

- Sacar. Dejar templar sobre una rejilla y... ¡a disfrutarlos!


 

¿Qué os parecen? 

Estos hojaldres son geniales para merendar acompañados de un té negro especiado o un café con leche. ¿Pero no me digáis que no os lo imagináis caliente con una bola de helado de vainilla derritiéndose encima? jajjaja ¡¡¡Eso lo tengo que probar!!! pero ya para otro Domingo Dulce :P

Espero que os animéis a hacer esta receta y que os encante tanto como a mi. Recordad que podéis compartir vuestras fotos en mis redes sociales, mencionándome directamente o usando el hastag #recetasembellecethe... ¡me hace muchísima ilusión verlas y charlar un ratito con vosotros!

Un abrazo muy fuerte a todos los lectores <3

Vero.
@embellecethe










viernes, 3 de octubre de 2014

Horchata Ecológica Casera

¡Hola a todos!

Sí. Octubre y aquí la menda os trae como hacer horchata casera. Todo muy acorde, pero... ¿no dicen que nunca es tarde si la dicha es buena? :-)

Este es un amor del bueno. Del que no te falla. Nuestro amor comenzó cuando yo era un retaco y rechazaba la leche de vaca. Mi madre se llevaba las manos a la cabeza pensando que no crecería y me daba horchata a go-gó (casi 1'80 señores, la mujer se lo curró). ¡La tomaba incluso en invierno! Recuerdo llevarla al cole en una botellita pequeña de agua rellenada, y  a todos los niños mirarme raro al decirles que era horchata. ¡Aaaaaayyy! ¡¡Pero qué a gusto me la bebía!! Desde entonces hasta hoy dura nuestro amor: fiel, correspondido y muy, muy dulce ^^.

Jamás había hecho horchata casera porque pensaba que se necesitaría una trituradora muy potente rollo termomix o algún robot supersónico pulverizador para sacarle realmente todo su jugo. Dado que esta semana recibí mi pedido de verdura eco de www.lafaneca.net y había pedido chufas... ¿qué perdía por intentarlo? ¿lo mucho que podía pasar era que me cargara mi caca-miniprimer? Por el amor de mi vida... ¡¡corría el riesgo!! jajaja

En fin, chorradas aparte: con una picadora corriente se puede hacer horchata y vale muchísimo la pena hacerla casera. Su sabor es in-com-pa-ra-ble.

¿Queréis ver como lo hice?


Ingredientes:

La regla de oro es: multiplicar por cuatro la cantidad de chufas que le vamos a poner para obtener la cantidad de agua a añadir. Es decir:

- 250 gr de chufas
- 1 litro de agua bien fría (250x4)

La adición de azúcar como siempre es opcional, pero la verdad es que potencia muchísimo el sabor de la horchata. Recomiendo que vayáis añadiendo y probando hasta encontrar el punto de azúcar que os guste :-)

Procedimiento:

- Activar las chufas 24 h antes poniendo la cantidad deseada en remojo con agua filtrada o embotellada. Las chufas empezarán a absorber agua y aumentarán su tamaño. Se cambiará un par de veces el agua durante el tiempo que estén a remojo, enjuagando bien las chufas en cada cambio.


- Escurrir las chufas y ponerlas en la picadora. Yo usé el accesorio picador de una miniprimer "de toda la vida" y pudo con ellas. No pica tan fino como otros aparatos pero consigue hacer una horchatita bien rica.

- Picar hasta que esté finamente molido. Cuando ya vemos que la picadora no muele más, añadiremos un poco del agua que le corresponde y seguiremos batiendo. Se forma una pastita que poco a poco parece que se va haciendo más fina.

- Añadiremos lo que queda del litro de agua poco a poco y seguiremos batiendo a tandas. 

-  Cuando la hayamos añadido toda, batiremos a máxima potencia durante un par de minutos y listo.

- Con la ayuda de un colador chino, un colador de tela o una tela de algodón (ojo, lavada sin suavizante) colaremos la mezcla para quitarle toda la pulpa. Apretar bien el resto que queda para que salga toda la horchata... ¡no queremos desperdiciar ni una gotita! ^^

- Añadir azúcar si se desea y meter en la nevera para que se enfríe mucho.



¡Y ya está! Horchatita ecológica natural casera rica-rica para tomar cuando queramos. Dado que es natural total, aunque lleve azúcar que es un buen conservante, yo no me esperaría más de tres días para tomarla. 

¿Vosotros sois de tomar horchata todo el año? La verdad es que apetece muchísimo más en veranito, pero... ¡No podía esperar tanto tiempo para subir la entrada! jajaja

Un abrazo enorme a todos los lectores y que paséis un gran fin de semana!!

Vero.
@embellecethe.