martes, 30 de septiembre de 2014

Hachis Parmentier Vegano

¡Hola a todos!

Ya estamos oficialmente en otoño, con su fresquiviri incluido, y ya apetece cocinar de caliente. Una de las recetas que en mi casa siempre se ha cocinado al llegar estas fechas es el “Hachis Parmentier”, un pastel de carne típico de la gastronomía francesa que mis abuelos aprendieron a hacer cuando emigraron allí por trabajo y que desde entonces, de generación en generación hemos seguido con la tradición de cocinarlo cuando llega esta época del año.

Tenía muchísimas ganas de veganizarlo y aprovechando que, gracias al Granero Integral tenía su soja texturizada instantánea, no me lo pensé dos veces. El resultado no tiene absolutamente nada que envidiar al original: queda suave, compacto, con la capa superior crujiente y muy sabroso.

¿Os animáis a hacerlo?



Ingredientes
 ** 2 raciones**

300 ml de agua
10 cucharadas de soja texturizada instantánea
10 cucharadas de salsa de soja ahumada
1 cebolla pequeña
1 diente de ajo
30 ml de vino blanco
4 patatas medianas
50 ml leche de soja
1 cucharadita de margarina
Nuez moscada, sal y pimienta
  
Preparación

A. Para preparar el puré.

- Pelar las patatas y cortarlas a dados. Disponerlas en vaporera y cocerlas al vapor. Yo uso una vaporera apta para microondas y con 8 minutos las patatas están cocidas. Si no tenéis vaporera, podéis hervir las patatas teniendo en cuenta que quedará el puré más húmedo y habrá que echar menos leche de soja.

- Una vez cocidas, las pondremos en un bol grande y las machacaremos con la ayuda de un tenedor.

-  Cuando estén machacadas, añadiremos la cucharadita de margarina, sal y pimienta al gusto, una pizca de nuez moscada y la leche de soja.

- Con el tenedor de nuevo, mezclaremos bien todos los ingredientes hasta que salga una textura homogénea. ¡Ojo! para esta receta no queremos un puré fluido, se necesita un puré “duro” que sea capaz de absorber la salsita del relleno. Si lo hacemos muy fluido, la receta no compactará y no se podrá servir. Así que es mejor, pecar de poca leche de soja, añadirla poco a poco e ir tanteando la textura.


- Reservar.

B. Para preparar el relleno.

- Calentar los 300 ml de agua en un bol pequeño y añadir la soja texturizada para que se reblandezca durante 10 minutos. Añadimos 4 cucharada de salsa de soja ahumada para darle un toque ahumadito y saladito.

- En una sartén con un poquito de aceite, dorar el diente de ajo que habremos laminado y la cebolla cortadita a daditos.

- Cuando esté dorada, añadiremos la soja texturizada a la que habremos quitado el agua sobrante.

- Cocinar un par de minutos, añadir el vino blanco y el resto de cucharadas de soja ahumada. Ir tanteando el sabor dependiendo de la potencia de vuestra soja. Tapar y dejar cocinar 10 minutos.

C. Montaje


- En un molde de tarta pequeño (20 cm de diámetro) desmontable, cubrir la parte inferior con papel de horno. Esto lo hice porque no tenía más patatas, pero lo ideal es cubrirlo con una capa finita de patata cortada en modo “papa” para que sea más fácil desmoldar.

- Dividir en dos la cantidad de puré que hemos hecho, y poner una mitad como primera capa en el fondo del molde ayudándonos con una cuchara para distribuirlo bien.

- Colocar el relleno de soja texturizada.

- Colocar la última capa de puré de patatas. ¡Ojo! hacerlo con mucho cuidado para que el resultado no sea un empastre. Añadir poco a poco el puré, cucharadita a cucharadita, e ir esparciéndolo con la ayuda de un tenedor sin arrastrar parte del relleno de la capa inferior. Cuando esté todo cubierto, con el tenedor haremos surcos en la superficie para que el gratinado quede bonito.

- Llevar al horno 10 minutos a 200ºC y luego le daremos 5-7 minutos de grill, hasta ver que la superficie esta dorada y las puntitas más marroncitos.

- Sacar. Dejar enfriar un poco, desmoldar con cuidado y servir.


 

Para servirlo, rocié por encima un poquito de aceite de oliva en crudo, y estaba.... ¡mmmmm! ^^ Podéis acompañarlo con una guarnición de verduras o como de segundo después de una ensalada. Aviso que llena bastante, pero su digestión es rápida y nada pesada.

Esta receta siempre está más buena de un día para otro: se queda más compacta y el puré adquiere mucho más saborcito del relleno. Además, está igual de bueno frío, por lo que lo hace una receta ideal para llevar en tupper al trabajo y no padecer si no tienes donde calentarlo.

¿Qué os parece? ¿Os animáis? ¡Espero que sí! ^^

Os mando un abrazo a todos los lectores y... ¡qué viva el otoño!

Vero.
@embellecethe.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Hummus de Alubias Rojas con Pu Erh

¡Hola a todos!

Hoy os traigo otra ida de olla culinaria… ¡¿A que es raro esto de ponerle té al hummus!? ^^ La verdad es que yo no las tenía todas conmigo, pero es que me apetecía mucho romper con la dinámica del procedimiento normal de hacer hummus.

Como ya sabéis, soy una fanática de los tés a granel… ¡he llegado a tener en casa hasta 20 variedades distintas! jajaja purita locura es lo que tengo con ellos. Ahora, ya mi locura cierra el círculo a unos 10 (jajjaja) y entre ellos tenía el Té Pu Erh puro que tanto me gusta. A sido abrir el saquito y olerlo y venirme a la cabeza la idea de integrarlo en esta receta.

¡Ha sido súper divertido elegir la combinación de ingredientes! ¡Te me veías oliéndolos todos juntos muy rápido para que las notas se juntaran y pudiera intuir el sabor! En fin… estaba para grabarme y llevarme  a terapia.

El resultado ha sido un hummus fino, delicioso, con ese fondo de té rojo y canela que combinado con la cebolla, le da un toque muy otoñal, cálido… sorprendente.

¿Os apetece saber como lo he hecho?



Ingredientes

400 gr de alubias rojas cocidas
1 cucharada bien colmada de tahin tostado
2 cucharaditas de cebolla en polvo
80 ml de agua filtrada o embotellada
1’5 cucharaditas de te rojo “Pu Erh”
Dos deditos de canela en rama
Sal del Himalaya al gusto
Aceite de oliva
Canela en polvo

Preparación

- Si las alubias rojas cocidas son de bote, enjuagarlas bien hasta que el agua salga clara. Escurrir.

- En un bol grande, poner las alubias, la cebolla en polvo, el tahin y la sal al gusto (ojo, no pasarse con la sal, es mejor pecar de poco y luego rectificar)

- Llevaremos los 80 ml de agua a hervir e infusionaremos el té con la canela en rama, que podemos romper para que dé más sabor. El tiempo de infusión del té rojo es de 4 minutos. Pasados estos cuatro minutos, veremos que el té adquiere un color negruzco: es normal por tratarse de una infusión muy concentrada.



- Echar la infusión colada en el bol y triturarlo todo con la ayuda de un “miniprimer” hasta conseguir una textura homogénea.

- Probar. Si está falto de sal, añadir un poquito más y volver a batir.

- Para servir, pondremos una cantidad de hummus en la parte central del plato y con una cuchara haremos surcos en la superficie. Añadiremos aceite de oliva al gusto, espolvorearemos canela y daremos un toquecito de sal.


Y ya está ^^ ¿Os animáis a hacerla? Lo sé. Parece rara… ¡es rara! ¿¡té rojo y canela en un hummus!? jajjaja De veras, si hubiera salido malo no subiría la receta al blog. De veras que vale la pena intentarlo y darle ese gusto distinto al paladar.

Os recuerdo que podéis compartir conmigo vuestras imágenes… ¡en instagram lo hacen mucho y me encanta! y de paso, charlamos un poquito^^

Un abrazo a todos los lectores y… ¡feliz fin de semana!

Vero.
@embellecethe

martes, 23 de septiembre de 2014

Maki Sandwich - Ideal para tupper

¡Hola a todos!

Este fin de semana me ha venido a la cabeza la idea de hacer makis con pan de sandwich. Me apetecía un montón comer makis veganos pero eso de tener que hervir el arroz o la quinoa con este calor se me hacía un mundo. ¡¿Pero qué calor de mil demonios ha hecho este verano!? Enserio... es preocupante.

Esta receta es muy fácil de preparar, barata y sobretodo ¡rápida!. Es tan fácil como hacer un sandwich y seguro que te lo comes con más ilusión ^^

Os traigo mi propuesta, pero como ya sabéis, podéis hacer las combinaciones de sabores que más os gusten, con los ingredientes que queráis. 

A parte de ser genial y maravilloso para comer de tupper, es fantástico para "quedarte con la peña" en una comida o cena, o... ¿no me digáis que no queda bien en el centro de la mesa un platito como este?



Ingredientes (para este platito que veis)

2 rebanadas de pan de molde
1/2 pepino
1 zanahoria pequeña
1/4 de aguacate
5 tomates secos hidratados
1/2 alga nori
semillas de sésamo negro

Preparación:

- Con un cuchillo cortaremos la corteza del pan de molde y con la ayuda de un rodillo o un vaso grande, lo aplastaremos hasta que quede muy finito.

- Espolvorearemos sésamo negro encima de la rebanada y volveremos a aplastarlo para que las semillas entren en el pan.


- Prepararemos los ingredientes: cortaremos el pepino en tiras, espiralizaremos la zanahoria, cortaremos el aguacate a tiras gruesas y picaremos el tomate seco.

- Dispondremos los ingredientes con la cantidad justa para que el pan pueda cerrar bien al enrollarlo (debe quedar más de un dedo de pan de margen).

- Enrollar y humedecer la parte final del pan para que "pegue". Después de enrollarlos, dejarlos con la parte del cierre boca abajo. Así ya los podríamos consumir si queremos.

- Cortar en tiras a lo largo la mitad del alga nori, y poner tres tiras en cada rollito. Con cada tira envolveremos el rollo y pegaremos el final humdeciéndola un poco.


- Ahora solo falta cortar con la ayuda de un cuchillo sin sierra muy afilado y... ¡listooooo!.


Esta seguro que la hacéis, ¿verdad? Es taaaaaaaaan fácil. Yo estos rollitos los acompañé de salsa veganesa para mojarlos, pero también podéis poner la salsa dentro del rollito, ¡Ojo! que la salsa no moje los bordes que si no, no os pegará ^^

Dejad volar vuestra imaginación y cread deliciosos makisandwich #wiiiiiiiii Animaros a dejar las fotos en las redes sociales y etiquetadme para que las vea ¡me hace taaaaannnta ilusión!

Un abrazo a todos los lectores.

Vero.
@embellecethe.



viernes, 19 de septiembre de 2014

Pizza de Aceitunas Negras y Tomate Natural

¡Hola a todos!

Hoy vengo a traeros una pizza súper fácil, socorrida, barata y como no... ¡de chuparse los dedos!.

Si os gusta la clásica combinación aceituna negra - tomate - albahaca, no podéis pasar sin hacer esta pizza vegana. Con apenas nada de ingredientes puedes comer una deliciosa pizza, servirla como entrante en cualquier cena o preparártela el día de antes para llevártela en el almuerzo o merienda del día después.

Es super sencillo, pero me apetecía escribiros esta receta para que podáis acceder a ella siempre que queráis.

¡Vamos a ello!


Ingredientes:

1 masa de pizza finísima (o a vuestro gusto), casera o congelada (también a vuestro gusto)
1 tomate natural
1 cucharada de paté de aceitunas --> Receta del paté de aceitunas por Mostaza y Media
1/2 diente de ajo
5-6 hojas de albahaca fresca
2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal al gusto

Preparación:

- En una bandeja de horno, colocar la masa sobre papel (en mi caso se me terminó y usé albal) espolvoreado con un poco de harina para evitar que se pegue.

- Untar la masa con una cucharada de paté de aceitunas, llegando bien hasta los bordes.

- Cortar a rodajas el tomate, con un espesor de menos de medio centímetro. Distribuirlas en toda la masa.


- Hornear a 200º durante 10  minutos.

- Al sacarla, colocarla sobre una rejilla y distribuir por encima el majado que prepararemos machacando en un mortero, el ajo, las hojas de albahaca previamente cortaditas, el aceite y la sal.




¡Et voilà! Fácil y sencillo ^^ Como veis en la imagen, laminé un diente de ajo y lo puse como parte de la pizza. Le da un toque genial, aunque es un paso totalmente opcional ;-)

¿Os ha gustado? ¡¡¡Espero que síiiii!!!

Ya sabéis que si hacéis mis recetas me encanta que compartáis vuestras fotos en mis redes sociales: Instagram, Facebook o Twitter :-) me hace muchísima ilusión verlas y charlar con vosotros.

¡Qué tengáis un genial finde!

Vero.
@embellecethe.


martes, 16 de septiembre de 2014

Burguer de Avena y Lentejas

¡Hola a todos!

¡Me encantan las hamburguesas veganas! Disfruto muchísimo cuando las hago y sobretodo... ¡¡¡cuando las devoro!!! ^^

Cada vez uso una combinación distinta de sabores en su relleno para hacerlas más divertidas (diferentes hojas verdes, tomate, pepino, pepinillos agridulces, distintos untables, setas...) y si ya, pones en el centro de la mesa un pedazo de plato de Nachos Veganos, ya te mueres y resucitas tres veces... ¡¡¡mamma mía qué festín!!!

Dentro del mundillo vegano, es sabido que la combinación de cereales y legumbres nos aportan los aminoácidos esenciales que comúnmente juntos lo llaman "la proteína de alto valor biológico" o antiguamente lo llamaban "la proteína del pobre". Estas mini burguers que os presento a continuación, a parte de estar suuuuuper buenas os garantiza la ingesta de proteínas.

Bueno... ¿vamos allá?


Ingredientes para las mini-burguers:

Esto va a depender de la cantidad de hamburguesas que queráis hacer. Yo suelo hacer bastantes para congelarlas y tener siempre disponibles para posibles visitas (es muy socorrido y quedas de lujo), pero  si queréis hacer menos, es mantener la proporción 50%  del peso de lentejas cocidas y 50% del peso de avena en copos.

200 gr de avena en copos
200 gr de lentejas ya cocidas
Agua
Especias: 1 chta comino,  1chta ajo en polvo, 1 chta cebolla en polvo, sal y pimienta al gusto.
Harina para espolvorear la superficie de trabajo

**Nota: Las especias son a vuestra elección. Jugad con las combinaciones y haced sabores nuevos ¡es muy diver!


Preparación.

- En un bol, añadimos la avena y la cubrimos de agua hasta el enrase, es decir, sin que el agua sobrepase la avena, solo la justa.

- Llevar al microondas 4 minutos a máxima potencia. Sacar, remover  y dejar enfriar.

- Antes de añadir las lentejas, le daremos un par de toque de miniprimer para triturar al menos la mitad.

- Cuando la avena esté tibia, añadiremos las lentejas y las especias. Mezclaremos bien con una lengua de gato hasta que quede una masa homogénea.


- En el banco de cocina bien limpito espolvorearemos harina (cualquiera que tengáis en casa) y amasaremos parte de la masa hasta conseguir el grosor con el que queramos que se queden las miniburguers. Con la ayuda de una taza que tenga el diámetro del pan de hamburguesa que vamos a utilizar, presionaremos levemente sin llegar al final (para que no se quede la masa dentro de la taza).

- Así así, iremos haciendo todas las hamburguesas que nos permita la masa (a mi me salieron 26 ud) y reservaremos las que queramos usar en el momento. El resto lo podemos envolver en papel film y congelar directamente.


- El siguiente paso es dorar las burguers hasta el punto que nos guste en  una sartén antiadherente con un poquito de aceite. A más aceite pongamos, más crujientes quedarán (eso ya según vuestros gustos y... ¡lo que os permita la dieta! jejeje)


¡Y ahora viene la parte más diver! ¡¡Crear nuestras happy-burguers!! ^^

Yo en este caso les puse rúcula, una rodaja super gorda de tomate, setas salteadas y veganesa de ajo. He de decir que estaban de muerte lenta... y esto, queridos amigos, es como las patatas fritas estas tan buenas, que.... ¡cuando haces pop, no hay stop! jejeje

Espero que os haya gustado y os resulte facilito hacer. Es un poquito engorroso porque ensucias un poco la cocina, pero... el resultado vale mucho la pena. En media horita te haces todas esas hamburguersas y tienes el congelador listo para el suministro de un mes. Es barato, rápido y muy-muy-muy sano.

Si tenéis nenes, estoy segura que será superdivertido hacerlas con ellos. Compartiréis un momento mágico, les transmitiréis el valor de cocinar y seguro que conseguís que así coman lentejas XD

Os mando un abrazo muy fuerte a todos los lectores.

¡Feliz día!

Vero.
@embellecethe.




lunes, 8 de septiembre de 2014

Lunchbag de Snailbag - Opinión

¡Hola a todos!

Como sabéis los que me seguís en las redes sociales, Snailbag y yo hemos lanzado este mes de agosto la "Operación Tupper" con el objetivo de motivaros a todos a comer super sanote fuera de casa. Un lema que me ha encantado que ha surgido espontáneamente durante la colaboración ha sido "Comer fuera de casa no tiene porqué ser aburrido", y... ¡así es! Con la motivación de comer sano, controlar lo que comes y de ahorrar dinerito se pueden hacer auténticas maravillas.

Desde que conocí por casualidad la firma Snailbag que estaba enamoradita perdida. Me pareció un concepto maravilloso: bolso porta alimentos con aislamiento térmico de diseño. ¡Fuera esas bolsas verdes, rojas, amarillas con tiras negras y plasticosas! ¡Fuera esos bolsos cutres que son, más que un bolso, un bulto que llevamos con nosotros y que no pega con nada!

Me puse a investigar sobre la marca y me quedé aún más enamorada si cabía. Yo soy una gran amante de las pequeñas empresas que se lanzan en esta dura época de crisis, que ponen todas las cartas sobre la mesa, creen en su producto y luchan por hacerse un hueco en el mercado. Son una empresa española, concretamente tienen su sede en Alicante y trabajan sobre pedido porque todos, absolutamente todos sus bolsos están hechos a mano.

"SnailBag se fabrica íntegramente en España con materias primas adquididas en nuestro pais, y mano de obra 100% nacional. Una apuesta clara por el made in spain, la tradición manufacturera de Alicante y el savoir-faire artesanal de su mano de obra experta"

¡¡¡Un olé por SnailBag!!!


Viendo los diseños en su web... ¡no sabía cual me gustaba más! hay de todos los estilos, con diferentes materiales, estampados... ¡seguro que cualquier persona encuentra uno que le encante!


Una cosa que me encantó es que llevaran incluidos dos tupper de un litro, aptos para microondas, congelador y lavavajillas. Es genial tenerlos, porque así ya estamos seguros de que tenemos tupper que caben en la Lunchbag, y además os digo que cierran de lujo... ¡¡¡de ahí no se escapa nada!!! 

Seguí investigando en la web, y viendo las características técnicas del producto me quedé realmente impresionada. Cada Lunchbag lleva 4 capas de material que los hacen realmente unos buenos aislantes térmicos. Durante la "Operación Tupper" hice la prueba de llevarme la comida fría de la nevera  y caliente recién hecha (otro día distinto) y ver como llegaba a la hora de comer. Pues bien: la fría seguía fría y la caliente llegaba tibia, perfecta para comer. ¡Prueba suuuuperada! Sinceramente, pensaba que al no ir cerrado con cremallera no aguantaría bien la temperatura, pero nada más lejos de la realidad.

¡¡¡Otro olé para Snailbag!!!


Estas fueron las principales características que me enamoraron: 

Producto español hecho a mano con productos españoles
Diseños divinos 
Buena calidad

¿Os apetece que os enseñe los míos con detalle? Tengo el modelo Sailor Yelow y el Amaia Limón.


Me parecen unos Lunchbags muy bien terminados: bien cosidos, sin hilos ni pliegues, se ven estables, rígidos y no se aplastan con facilidad.

En la parte superior del asa se esconde la correa que servirá de bandolera. Me parece un genial sistema para poderlo usar como tú quieras o más cómodo te sea: lunchbag de mano o colgado como un bolso. Una pega que le pongo a la correa es que considero que el material es muy fino y resbala por la hebilla haciendo que no se mantenga la medida que le has puesto inicialmente y tengas que ir regulándolo de vez en cuando.


En la última imagen, con el lunchbag abierto, se ve que caben perfectamente los dos tupper y deja aún un poco de espacio por si necesitas añadir más cosas, como el almuerzo o la merienda. También hay un bolsillito con cremallera en la parte frontal en la que caben los cubiertos, servilletas, llaves, móvil... ¡está genial!

Para mi gusto, si fuera un poquito más grande sería genial, ya que yo cuando me llevo la comida fuera de casa es porque voy a pasar toooodo el día fuera y eso implica llevarme: almuerzo, comida, merienda, agua, bolsitas de té o botellitas con té frío... y claro, necesitaba una bolsa de plástico aparte para llevar lo que no cabía. Con medio palmo más, sería perfecto... ¿habrá tamaño XL en la web y no lo he visto?


En definitiva, y como opinión personal, os puedo decir que me han encantado. Me parece un muy buen producto, que cumple perfectamente su función.

Y ahora..... (redoblamos tamboreeessss)... ¡¡¡Snailbag quiere tener un detalle con vosotros!!!

Si queréis adquirir un Lunchbag, Snailbag os ofrece introducir el código promocional EMBELLECETHE al realizar la compra en la shop online y con él se aplicará un 10% de descuento adicional en todos los lunchbags de la shop online salvo los modelos de 47'95 euros que llevan los gastos de envío gratis. El descuento sería aplicable fundamentalmente a la colección Anytime, línea Sailor y Amaia, y estas dos últimas... ¡¡¡ya están ahora rebajaditas¡¡¡ Es un 10% aplicado al precio de rebaja... ¡¡¡está genial!!!

El código promocional EMBELLECETHE será válido durante 10 días a partir del momento de la publicación de este post. Es decir, hoy es lunes 8 de septiembre y será válido hasta el 18 de septiembre (ambos incluidos).



¡Yo no me lo pensaba, chic@s!

Espero que os haya gustado el post y que, si teníais ganas de tener una lunchbag aprovechéis esta promo.

Un abrazo enorme a todos los lectores.

Vero
@embellecethe.









martes, 2 de septiembre de 2014

Noodles Udon con Verduras Salteadas y Soja

¡Hola a todos!

Aprovechando que esta semana está la semana asiática en Lidl y que todas nos estamos volviendo soberánamente locas comprando salsas, noodles, aperitivos... os traigo esta receta tan demandada por la redes sociales.

Se trata de unos Noodles llamados "Udon" que son más gordotes que los habituales, hechos a base de harina y agua, de venta en supermercados especializados, orientales o asiáticos. Suelen estar en el apartado de los refrigerados y no llega al euro el paquete. Aquí en Valencia, yo los consigo en un supermercado japonés que está en la calle Pelayo, 3.

Desde que descubrí el restaurante Miss Sushi y probé los Udon que sirven allí que tenía muchíiiiisimas ganas de versionarlos en casa (se pueden pedir sin carne y te los preparan encantados). Como ya sabéis, los restaurantes siiiiemmmmpre añaden a sus platos un ingrediente extra que no está en la lista de ingredientes y que le da ese toque distinto, que te hace siempre preferir el plato del restaurante, pero... en este caso, al versionarlos se quedaron bastante parecidos.

¿Os apetece saber como los hice?


Ingredientes:

1 paquete de Noodles Udon
6 setas shitake
1 puñado de setas variadas laminadas
1 arbolito de brócoli (al gusto)
1 zanahoria
1/3 calabacín
1 trozo de jengibre fresco (aprox 1,5 cm)
40 ml salsa de soja
50 ml de agua (para cocer) + 50 ml de agua (para la salsa)
2 chdas de aceite de sésamo
Aceite de oliva



Preparación:

En una sartén antiadherente, añadir un chorrito de aceite de oliva y echar la zanahoria laminadita fina y el brócoli cortado a árbolitos pequeños de bocado. Saltear un poquito y cuando esté la sartén bien caliente, añadir los 50 ml de agua para cocer la verdura simulando un "wok".

Taparemos con una tapa y dejaremos que la verdura se cueza hasta que presente textura al dente.


Destaparemos y añadiremos las setas laminada (las shitake y las otras) acompañadas de las 2 cucharadas de aceite de sésamo. Saltearemos hasta que las setas estén medianamente hechas.

Añadiremos el calabacín laminado gruesecito (se cuece enseguida y puede deshacerse) y el jengibre rallado. Saltearemos un poco y retiraremos la verdura de la sartén.


En la misma sartén caliente añadiremos la salsa de soja y el resto del agua, y llevaremos a ebullición. Añadiremos los noodles udon y coceremos a fuego fuerte hasta que la salsa se haya reducido a la mitad. 

En ese momento, añadir las verduras y reducir un poquito más y apagar el fuejo. ¡Ojo! no reducir mucho la salsa, ya que los noodles siguen "absorbiendo" caldito una vez servidos. Nos podrían quedar sequitos y nos gusta con salsita ^^ ejjeje




¡Y ya está! ¡Un rico plato que vale 12€ en restaurante hechos en 20 min por menos de 4€!

Es una receta ideal para sorprender a los invitados o como plato principal en una cena/comida de temática oriental.

¿Os animáis? ¡Espero que sí! Si lo hacéis, podéis compartir vuestras fotos en mis redes sociales ^^

Un abrazo grandísimo a todos los lectores.

Vero.
@embellecethe.