jueves, 8 de noviembre de 2012

Punto de partida, ¿empezamos?

¿Qué es lo que te transmite esta foto cuando la ves? Piénsalo unos segundos antes de seguir leyendo, mírala, observa...

Yo cuando la miro veo: salud, control, agilidad, ligereza, libertad, felicidad.

Siempre me ha gustado el deporte, desde pequeña lo he practicado en muy pequeñas dosis ya que mi madre no me lo podía pagar como extra-escolar y me centraba en el equipo de basket del cole que era gratis. Yo era pivot (por ser de las más altas de la clase) y me encantaba. Más adelante, en el instituto, me metí en un equipo de hockey amateur, entrenábamos un par de veces por semana y los sábados/domingos jugábamos partidos contra otros equipos, en plan callejero. La verdad es que recuerdo esa época como fantástica: adolescente, con mis patines y mi stick, con un control total en mis piernas, agilidad, velocidad... ¡¡me sentía sana!! ¡¡y fuerte!! pero un accidente en un partido me hizo dejar de jugar durante unos años y ya llegó la universidad. 

Desgraciadamente, la carrera que elegí me dejaba más bien poco tiempo libre y además, el tener que trabajar en ese tiempo libre para ayudar a pagar los estudios hicieron que hasta hace casi 3 años (y tengo 29), no me pudiera poner de nuevo enserio con el deporte.

Recuerdo que me había puesto encima más 10kg de más, había sido fumadora durante todo mi periodo de universidad y además, hipermega-sedentaria (culo en silla y codos en mesa). Solo quería volver a tener tiempo libre para practicar deporte otra vez enserio, y al final llegó: acabé la carrera, me titulé y empecé a trabajar a media jonada: ¡¡tardes libres!!

Cuando llegó ese día, lo primero que hice fue buscar aquí en Valencia un gym que me recordara al que yo iba en mi pueblo: que no fuera muy grande pero que tuviera de todo. Cuando llegué a pedir información al que actualmente voy y me lo enseñaron, me enamoré y me apunté sin pensármelo dos veces: aunque fuera caro, sabía que ahí iba a ir sí o sí. Es un gym con luz natural, dos salas de actividades con mucho rodaje, una sala de ciclo indoor con muchas horas, piscina y spa.

Tenía ganas de volver a sentir esa sensación de libertad en mi cuerpo, de poder subir las escaleras de mi casa sin tener la sensación de que me había fumado un paquete de ducados (rubio) al llegar arriba. Quería volver a sentir mi espalda y rodillas fuertes, y sobre todo, volver a lucir mi figura sin complejos.

Cuando llegué al gym, me puse en manos del instructor de sala, al que después de contarle como había sido mi vida en los últimos años me dijo que "me castigaba" a hacer solo cardio: su objetivo era hacer que mi corazón y pulmones vagos volvieran a trabajar. El instructor consideraba que si, después de todo ese sedentarismo me metía en cualquier actividad dirigida, no la podría hacer bien, me agotaría, me desanimaría y dejaría de ir al gym (¿no os a pasado miles de veces?)

Después de estar alrededor de 4 meses "castigada" a cardio (¡¡y mira que es aburrido!!), me dijo que lo que tenía que hacer ahora era nadar. Nadar a tope. Parar cuando me cansara, contar los largos, y cada vez hacer más. El objetivo era fortalecer mi sistema cardio-respiratorio ahora que lo había activado. Estuve casi 6 meses nadando, y entre medias me metía en actividades menos intensivas como el Pilates (cardio-respiratoriamente hablando).
Después de ese año, tan solo haciendo que mi corazón y pulmones se pusieran a-tope-the-power, decidí (con el consentimiento del instructor) entrar a ciclo indoor, step y hacer rutina de pesas.

Desde ese momento y hasta el día de hoy, asesorándome por profesionales del deporte y documentándome yo misma (aparte de haciendo algún que otro cursito del tema) para entender bien las metodologías, voy al gym 5 veces por semana y hago un par de horas cada vez. Después de todo este tiempo, y con ese proceso lento de adaptación a las nuevas exigencias deportivas de mi cuerpo, ahora puedo hacerme 2-3 horas de ciclo indoor si me apetece, correr 1'5h del tirón sin parar, hacer pesas, estar 5h por ahí con la bici y estar tan feliz. He vuelto a lucir figura sin complejos, me ha dejado de doler la espalda, tengo mucha más fuerza y gracias al deporte he conocido a gente maravillosa.

He de decir que JAMÁS he hecho dieta. Cambié mis hábitos alimentarios centrándome en la verdura, cereales integrales y en la carne menos magra, no tomar bebidas gaseosas azucaradas ni bollería/postres industriales. Simplemente me he alimentado siguiendo la dieta mediterránea y dándome los caprichos que me apetecían cuando quería.

La moraleja de que os haya contado mi historia es sacar algunas conclusiones que considero que son claves para evolucionar deportivamente:

1. Conocer tu punto de partida, asumirlo, respetarlo y tener paciencia.

2. Asesorarte por profesionales, tanto del mundo del deporte como de la nutrición: ni nacemos enseñados ni somos dueños de la verdad absoluta. Dejarse ayudar en este campo es fundamental para la obtención de resultados duraderos.

3. Debemos pensar que somos "Homo Sapiens", y que provenimos de hombres cazadores y nómadas. El sedentarismo va contra natura, y si la sociedad de hoy en día nos "obliga" a este tipo de conducta, debemos contrarrestarlo sí o sí con un poco de deporte diario.

4. A no ser que seas octogenari@, andar no cuenta como deporte. Hay que moverse, hacer batir el corazón, hacer que los pulmones trabajen y sudar. Tómalo como una forma de vida, porque... ¡la vida con deporte es maravillosa!

5. Encuentra el deporte que te guste: si no te gusta nadar, no lo hagas; si no te gusta correr, no lo hagas... Debes encontrar la actividad que te enganche, o en aquella en la que te diviertas más. Si no te gusta el deporte en absoluto, intenta encontrar motivación yendo con amigas, con algún macho-ibérico que te motive, o con un buen mp3-4-ipod, o lo que haya para pasar el rato. Piensa que DEBES moverte, encuentra tu motivación y si no la encuentras, piensa en que tu salud, en un futuro, seguro que se ve afectada.

6. TODOS tenemos momentos en la vida que nos hacen llegar a puntos que no nos gustan. CONSEGUIRSE SE CONSIGUE. Más lento o más rápido. PERO SE CONSIGUE. 

7. Dejar de comer no es la solución. Yo jamás lo he hecho! bueno... ¡¡¡jamás podría!!! ADORO LA COMIDAAAA!:-D



Espero que esta entrada os motive a evaluar vuestro punto de partida y animaros a hacer deporte. Os aconsejo apuntaros a un gym, sea privado, municipal o el de la universidad, pero id a un gym, asesoraros y conoced gente: estoy segura que en el plazo de 3 meses lo consideráis vuestro relax del día, y no dejáis de ir.

Paciencia.... ¡¡¡es la madre de la ciencia!!! :-D (humor ingenieril, jeje)


Muchas gracias por vuestro tiempo. Ojalá os sirva de ayuda. Para mí, mi punto de partida de hace 3 años fue un antes y un después en mi vida.... ¿queréis que sea el vuestro?


Esta entrada va dedicada a ti, María. Sé que lo conseguirás. Estoy muy segura.

14 comentarios:

  1. MUCHAS GRACIAS GUAPÍSIMA, veo que confias más en mí que yo misma.
    Me ha encantado conocer un poco más de tí, y sobre todo ver que lo que funciona de verdad y a largo plazo es lo sano, lo divertido y lo natural... nada de dietas milagro, buscar una actividad/deporte que nos guste, ponerle una sonrisa a la vida y acercarnos a personas "guapas" como tú.
    Gracias por creer en mí. UN BESOTE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes alma de deportista y eso es lo que me hace estar segura que conseguirás tu objetivo.
      Esta tarde Body Pump + Ciclo Indoor. Así que ya sabes!! Muuuuakkkk

      Eliminar
  2. Odio los comentarios de gente que te enlazan a sus blogs, pero en este caso creo que la mejor respuesta a tu entrada (que me ha encantado) es ponerte un enlace a mi vida deportista:
    http://de-patitoacisne.blogspot.com.es/2010/08/mi-curriculum-deportista.html

    Perdóname, pero me daba mucho perezón enrollarme tanto, y teniéndolo escrito y hasta ilustrado... (si no te apetece no entres, eh).

    Aunque pase etapas de poco ejercitarme, la verdad es que soy muy actiova. Tengo muchos más años que tú (mi hija es casi de tu edad), así que tengo un poco de excusa. Mucha no, sólo un poco :-P

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario!! ahora mismo voy a leerme tu entrada! :-D

      Las etapas de poco ejercicio son muy normales ya que si no le damos recuperación al cuerpo, se la toma él solito!! lo que debemos intentar es que esos periodos no se prolonguen de forma que perdamos nuestras adaptaciones.

      La edad no es un límite!! aunque la salud sí lo es. Voy a leer tu entrada! :-D Un besazo.

      Eliminar
    2. Que la edad no es un límite lo sé. También hice otra entrada sobre las abuelas deportistas. Mujeres ochenteras, noventeras y más que hacen equilibrios sobre las barras o nadan, o corren... y no son leyendas urbanas, no, que tienen nombre y apellidos.

      Y en ellas me inspiro para cuando sea viejuna... ja ja ja. Una iaieta que no para en casa, eso seré *^_^*


      Eliminar
    3. olé!! yo también quiero llegar a ser de esas!! :-D Muy bien, Amelia! de veras!

      Eliminar
  3. Aunque esta entrada sea antigua quier que sepas que leyéndote me he motivado muchísimo!! Quiero volver a hacer deporte ahora cuando se vaya el calorcillo ^^

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Si se que no hago deporte,pero hago 7 horas de baile a la semana y aveces mas,y como bastante sano.....me ha encantado leerte,un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me dedico a la sanidad y no estoy para nada de acuerdo con la afirmación de que caminar no cuenta como deporte...si todos caminasemos una hora al dia a buen ritmo, vaya que sí cuenta como deporte!

    ResponderEliminar
  6. Pues yo soy de las que tiene que dejar de comer....😢 tengo una lesión en la cadera y no puedo hacer deporte así que a cerrar el pico. ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento mucho... La verdad es que es difícil mantener la línea cuando una lesión te limita la movilidad y sí que tienes razón en que hay que vigilar lo que se come. Yo recientemente he pasado por una situación similar y se nota mucho, pero tampoco es cuestión de no comer, sino vigilar más lo que comemos. Espero que te recuperes pronto

      Eliminar
  7. Me parece muy bien tu entrada, pero no estoy de acuerdo con de andar. Para mi es el deporte que practico (y no soy una vieja) desde hace unos 8 años, no pasear, caminar a buen ritmo y te puedo asegurar que los beneficios son múltiples. A mi es algo que me encanta hacer, me relaja y me da la vida. Mi experiencia en el gym ha sido nefasta. No puedo pagarme uno en condiciones y al que podía ir, al del ayuntamiento, el "profesional" que estaba allí pasaba de nosotros ampliamente. Por otra parte llevo una alimentación saludable, evitando todo tipo de grasas y sustancias que no aportan nada a nuestro organismo, que es muy importante también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! la verdad es que es un fastidio que el personal de sala en algunos gimnasios (municipales como privados) estén más de postureo que trabajando. Siento la confusión, pero esta entrada está dedicada a la gente que quiere o tiene que perder mucho peso, y claro, la energía que se consume en una hora de caminar no es comparable a la que se consume en una hora de step (por ejemplo). Aún así tienes toda la razón, caminar aporta múltiples beneficios y mejor eso que nada. Un cordial saludo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!