domingo, 7 de octubre de 2012

Judías con atún

Esta receta la hago bastante a menudo y fue también creada en pleno "desarrollo de ingenio para comer con lo que me queda en la despensa" :-D.

En esta ocasión solo me quedaba: un bote de judías, una cebolla y una lata de atún. Sí... soy muy descuidada para hacer la compra y me veo en este tipo de situaciones... jajjaja

Bueno, pues desarrollando un poco el ingenio y haciendo analogía con otras recetas, pensé en hacer un salteadito y ver qué tal quedaba. El resultado fué super rico y la pinta final es esta:

Yo soy muy reacia a comer judías, pero así... ¡¡me encantan!! ¿Queréis saber como lo hice?

Ingredientes:

1 bote de judías verdes cocidas
1 lata de atún al natural
1 cebolla
1 puñado de pasas
2 hojitas pequeñas de laurel
3 dientes de ajo
Aceite, sal y pimienta.


Preparación:

En una sarten grande antiadherente, ponemos un poquito de aceite de oliva y sal, y sofreimos el ajo que habremos laminado previamente. Cuando esté doradito, añadimos la cebolla que habremos cortado en juliana finita, removeremos un poquito para evitar que el ajo que ya está dorado se quede en el fondo y taparemos la sartén con una tapadera del mismo diámetro para rehogar.


Cuando la cebolla se vea un poco cocida se añaden las dos hojas de laurel para que vayan soltando el saborcito: ¡es alucinante como empieza a oler la mezcla en este momento!


Vamos removiendo de vez en cuando controlando la coción de la cebolla, y cuando esté la cebolla un puntito más doradita, añadimos las pasas para que con el calor y el caldito que va soltando la cebolla se vayan hidratando.

Añadimos un poco más de sal y pimienta molida al gusto.

Removeremos y taparemos tantas veces como haga falta para llegar al punto en que la cebolla esté bien cocida y algo doradita antes de poner las judías. Como las judías están cocidas y bastante bladitas, los pasos posteriores tienen que ser rápidos para que no se deshagan.

Cuando añadamos las judías (que previamente habremos enjuagado de su jugo del envase y escurrido) removeremos con movimientos envolventes para intentar no romperlas. Subimos un poco el fuego para que todo el jugo que suelten las judías sea evaporado en el momento y no acabe deshaciendo la cebolla que ya está cocida.

Cuando la cebolla y las judías empiecen a estar doraditas, añadimos el atún, dejándolo repartido encima de la mezcla. Volvemos a subir el fuego y con movimientos envolventes intentaremos darle ese puntito tostado a todo el salteado... ¡¡como me gusta sabor que le da!!. Esto será rápido, ya lo veréis.

Et voilá! salteadito genial y maravilloso como plato único. ¡Rico en fibra y omega 3!


Muchas gracias por vuestro tiempo. Espero que os resulte apetitosa (aunque cuando se habla de judías... :-D) y la pongáis en práctica. Estoy segura que os encantará el contraste de sabores.

¡Un saludo a todos los lectores!

3 comentarios:

  1. Estupenda receta, rica, sana y barata... ideal para estos tiempos, yo suelo hacerla igual pero sin pasas y sustituyendo el atún por jamón york/pavo/serrano... dependiendo de los que quede por la nevera. Buen provecho!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que sí! son súper socorridas las judías salteadas, pero especialmente con pasas y el laurel... buaaaahhhh! me flipan! jejejeje Si te cuento un secreto: es de la única forma que las como, porque... ¡¡¡las odio!!! jajajajaja trauma infantil en el comedor escolar! jejejej
      Un besote!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!