lunes, 24 de diciembre de 2012

¡Feliz Navidad a todos los lectores!

Mis mejores deseos para este año, 2013, que tiene un número precioso... ¡mi favorito!. Ojalá pudiéramos pedir deseos y que realmente se cumplieran...

... desearía salud para mi familia.
... desearía un año 2013 sin gritos, ni a los niños, ni a los mayores.
... desearía un año con más amor al prójimo, desinteresado y verdadero.
... desearía un año de cortesía, amabilidad y sonrisas.

y finalmente, 

... deseo que vuestros deseos se hagan realidad.


Gracias de nuevo por acompañarme este año 2012, que haciendo balance, ha sido uno de los peores. Este blog me ayuda a desconectar la mente, compartir con todos vosotros las cosas que me gustan y sobre todo, dejar un pequeño legado de mis palabras.


¡Mil abrazos radiantes, bell@s!



Bizcocho de Plátano y Nueces - Ligero

¡Hola!

Os escribo una entrada rapidita y fácil. Es un bizcocho de plátano hecho igualito que el que mostré en la entrada anterior de "Bizcocho de Manzana - Light Total" . Se ha hecho siguiendo los mismos pasos, pero en lugar de poner compota de manzana, trituré 3 plátanos de Canárias maduritos, piqué unas cuantas nueces (aunque esto es opcional, sin nueces está de muerte también) y no añadí las especias.

El total de la masa me dio para hacer una tarta pequeña que cubrí con un plátano a rodajitas y espolvoreé azúcar y canela; y el resto de la masa la horneé en un molde de bundt cake para cubrirlo de chocolate.

Os dejo las fotos del resultado:







Las fotos del bundt cubierto de chocolate y su corte no las tengo, lo hice muy rápido y me tuve que ir enseguida, pero... os puedo asegurar que los "mmmmmmmmmmmmmm" de quienes lo probaron se oían a distancia! jajajaja
Con esta receta, la última del año 2012, cierro un año más con este maravilloso blog, en el que vuelco y comparto estas pequeñas cosas que me hacen desconectar y estar más feliz.

Gracias a todos los lectores por vuestro tiempo, ¡un fuerte abrazo! 

viernes, 21 de diciembre de 2012

Mermelada de Pimiento ~ Mi primera mermelada

Peeeeeeeeeero qué contenta estoy de haber hecho mi primera mermelada! Madre mía.... ¡¡¡¡hemos despertado a la bestia!!!!

Las mermeladas son uno de los alimentos prohibidos que más me hacen perder la cabeza. Me gustan con todo: con pan y mantequilla, con carne, con foie de pato, con queso, en el yougur, como complemento de un buen bizcocho.... bueno, bueno! que "me-torne-tota-creisi" cuando veo una buena mermelada.

El otro día, gracias a que me dejaron un comentario en el blog conocí el blog de recetas "Juego de Sabores" y en él hacían una crema de queso que acompañaban con una mermelada de pimientos. Mi salivación fue ins-tan-ta-ne-a.

Ellos la hacían solo de pimientos, pero a mi me ha apetecido ponerle un toque de romero y orégano, ya que en algunas ferias medievales había probado algo por el estilo.

Así que nada, sin más preámbulos, os dejo con ¡mi primera aventura!



Ingredientes:

200 gr de pimiento rojo
100gr de azúcar blanco
50 gr de vinagre de vino
50 ml de agua
Toque herbal: una pizca de romero, una pizca de perejil y una pizca de orégano.

**Estas son la mitad de las cantidades que indicaban ellos en su receta. A mi me parecía poca agua y le puse un chorrito más.


Procedimiento:

Cortar el pimiento a finas tiritas y luego partirlas en trozos más pequeños. Yo primero hice las tiras más largas, pero una vez en la cazuela pensé que igual quedaban demasiado largas y las corté un poco más.

Una vez cortadas, echar en una cazuela todos los ingredientes excepto las hierbas. Llevar a ebullición y removiendo con una cuchara de madera hervir hasta llegar a la consistencia deseada.

Cuando estaba más o menos en el punto de la tercera foto, añadí las hierbas.


Consejo: No pasarse hirviendo, mejor a fuego lento y removiendo bien. Cuando empiece a espesar, no espesar más... cuando se enfría el azúcar endurece y prácticamente no se puede manejar. Dejarla mejor más caldosita y que cuando espese tenga consistencia de mermelada.

Y así quedó:



Y como siempre, la sugerencia del montadito: puse unos panecitos tostados integrales con una cortadita de brie y un poco de mermelada, les di un toque de grill y .... ¡¡¡buahhhh!!! mmmmmmmmm



Espero que os haya gustado! yo estos los haré para Noche Buena seguro!

Gracias por vuestro tiempo.

Un saludo a todos los lectores
<3

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Bizcocho de Manzana ~ Light Total

Hola bell@s!

¡Qué contenta estoy! He respetado los 21 días solidarios sin dulce de mi querida María de "Tengounblogquiereseguirme" y voy a romper este "ayunaco" con una deliciosa tarta/bizcocho/coca de manzana ultra-mega-light, que se la dedico a todos los amantes de la coca de manzana y a mi también queridísima compañera de trabajo, María (que sé que te gustó mucho y esperas la receta).

¿Os apetece saber como aligerar una belleza como esta?



Ingredientes:

3 huevos
1 yougur natural
1 dedito de la medida del yougur de aceite de oliva virgen extra
1 dedito de la medida del yougur de azúcar blanco (moreno le iría más aún)
2 porciones de Postre de Manzana (Mercadona, al lado de donde está el membrillo).
1 cucharadita de jengibre en polvo
1 cucharadita de canela en polvo
1/2 cucharadita de nuez moscada
1 medida de yougur de harina integral
2 medidas de yougur de harina bizcochona o de repostería.
1 sobre de levadura química.
4 manzanas pequeñas Royal Gala.

Procedimiento:

Batir los huevos con la ayuda del tenedor y mezclar el yougur. Añadir las medidas de aceite y azúcar y batir bien para que quede una mezcla homogénea.


Cuando esté todo batido, añadiremos el postre de manzana. Con la ayuda de un tenedor lo deshacemos para que quede con consistencia de puré y lo echamos a la mezcla. Batimos y añadimos las especias, removiendo para que quede homogéneo.


En este punto, antes de añadir la harina y la levadura, corto las manzanas en gajitos para dejarlas preparadas y también unto de mantequilla (o aceite, más light) uno de los moldes y forro con papel albal el otro. Lo hago de esta manera, por que así evito ponerle limón a la manzana para que no se oxide.



Ahora, con todo esto preparado, añado la harina y el sobre de levadura a la mezcla y con la batidora de varillas remuevo siempre desde el centro, con movimientos siempre en el mismo sentido, haciendo que poco a poco la mezcla vaya cogiendo la harina que quiera: de este modo, jamás me han salido grumos.

Cuando la masa está bien mezclada, la vertemos en los moldes de tal forma que quede un dedito más o menos hasta el borde para evitar que cuando suba se desparrame.

Cuando tenemos la mezcla en los molde es hora de cubrirla de manzana: en la redonda he empezado por el borde y poco a poco he llegado al cento. Me ha encantado como ha quedado! parece una rosa de manzana! :-D


Espolvoreamos un poquito de azúcar con canela por encima antes de meterla en el horno, y ¡listo!



Horneado:

Con esta masa que es bastante pesada, he horneado con la bandeja arriba a 200º con el calor por arriba y por debajo unos 15 minutos. Luego lo he bajado a 175º y le he dado calor solo por debajo unos 10 minutos, y para finalizar, un toque de grill de 2 minutos para tostar la manzana.

El resultado ha sido este:





Aquí os dejo el corte y la sugerencia de presentación: yo he decidido ponerle un poco de caramelo por encima (pa' ponerle to' lo que le hemos quitao) jajajaja




¿¡A que tiene buena pinta!?

Gracias María por la inspiracíon. Ella me comentó que leyó en un blog que una manera de aligerar los bizcochos era sustituir el aceite por compota de manzana, y la verdad es que apenas lleva azúcar extra y está dulce-dulce!


¡Un abrazo para todos!

Gracias por vuestro tiempo.


lunes, 10 de diciembre de 2012

Perder grasa corporal ~ Mi experiencia

¿Pedazo de titular, ehhhh? Con este post vengo a contaros mi experiencia en la pérdida de grasa corporal. 

Antes de comenzar a contaros todo el proceso, he de decir que cada persona y cada metabolismo es un mundo. Lo que os voy a contar en esta entrada esta basado en mi propia experiencia y siempre asesorada por profesionales del deporte y de la nutrición (aparte de que mi constante inquietud por aprender cosas nuevas hicieran que estudiara sobre el tema para entender mejor todos los procesos). 

Espero de veras que os sirva de ayuda.

Como comenté en mi anterior post, el de Punto de Partida, me había puesto más de 10 kg de más encima por el "obligado" sedentarismo y llegué a tallar la talla 44, que a veces me venía apretadita. Para mi era HO-RRI-BLE... con complejos propios y adquiridos por críticas de familiares y amigos (que muchas veces lo dicen por bien, para que no sigas engordando, pero lo que hacen es hundirte en la miseria).

Cuando por fín terminé la carrera y me puse a tope con el deporte (tal como os comenté), tuve que hacer una adaptación y fortalecimiento de mi sistema cardio-respiratorio a las nuevas solicitaciones deportivas. Durante ese tiempo, el ejercicio realizado era totalmente aeróbico, pero he de decir, que no perdí grasa. Me sentía cada vez más fuerte, mi corazón ya no se disparaba como un loco ni me faltaba tanto el aire, pero... mi grasa seguía en el mismo sitio.

Cuando ya empecé con el Ciclo Indoor, actividad en la que... ¡¡¡se suda como un cochino!!! empecé a notarme menos hinchada por la cantidad de líquido que perdía, pero no notaba que quemaba grasa: mis "mollas" seguían donde estaban, mi culo igual, y la talla prácticamente la misma. ¡¡¡No lo podía entender!!! si hasta Paco León lo dice en el anuncio de los Pelochos "con el spinning se me está poniendo un cuerpining" :-D, pero en realidad, por la forma que tiene de trabajar el Ciclo Indoor, lo que se consigue es un gasto calórico muy elevado, pero no la quema de grasa...  En realidad yo me fijaba en las chicas que solamente practicaban Ciclo Indoor en el gym, y eran todas culonas: algo falla.

A base de ir a Ciclo y conocer a su instructor (que se acabó sacando el título de entrenador personal) y preguntarle sobre el tema, me comentó que lo IDEAL es combinar el Ciclo Indoor con ejercicios de pesas (sala o Body Pump) y cardio en zona aeróbica. Además, me dijo que el kit de la cuestión era hacer el cardio de una forma determinada:

10 min. de calentamiento - corazón batiendo en zona sub-aeróbica (al 50%).
10 min. de potencia - corazón en potencia aeróbica rozando umbral anaeróbico (75-80%) - quema previa de glucógeno que favorece la futura descomposición de las grasas almacenadas para usarlas como recurso energético.
40 min. de aeróbico - corazón batiendo en aeróbico (60%) - descomposición de las grasas.
10 min de de-calentamiento - corazón en zona sub-aeróbica (50%)- vuelta a la calma.

Total: 1h 10 min de cardio en cinta, elíptica o bicicleta estática.

Periodicidad: 3 veces por semana.



Lo de ejercicios de pesas todos lo entendemos, pero... ¿que es el cardio en zona sub-aeróbica, aeróbica, potencia...? y... ¿esos porcentajes qué quieren decir?

En realidad existen muchas interpretaciones de las zonas de entrenamiento, cada maestrillo tiene su librillo y las llaman de una forma o de otra -vamos, un lío si buscas por internet-. Yo os voy a enseñar la que me enseñaron a mi en el curso de monitora de ciclo indoor y la que a mi me ha funcionado en la quema de grasa.


¡Vamos a ello!

Las zonas de entrenamiento no son más que una división del valor de la intensidad a la que podemos estar trabajando en nuestros ejercicios. También están relacionadas con el volumen de oxígeno consumido vs el que usan nuestras células para realizar sus reacciones, además de la aparición de la sensación de la fatiga.


Una forma de valorar la intensidad a la que estamos trabajando es mediante el número de veces que late nuestro corazón por minuto. Por ello, una de las fórmulas más aceptadas para calcular las Frecuencias Cardíacas de Entrenamiento es la fórmula de Karvonen:

FCe = [(FCmáx - FCb) x Fact] + FCb

Primero unos conceptos para entender la fórmula:

Frecuencia Cardíaca Basal (FCb): es la mínima que puede registrar tu corazón y es la que tenemos nada más despertar.


Frecuencia Cardíaca Máxima (FCmáx): es la máxima que tu corazón puede registrar, y es función del sexo y de la edad. Se puede hallar de forma directa mediante una prueba de esfuerzo o de forma indirecta mediante esta sencilla fórmula: 220-edad si eres hombre, y 226-edad si eres mujer.

Frecuencia Cardíaca de Entrenamiento (FCe): a la que queremos entrenar.

Fact: factor de entrenamiento. Este factor se define por las siguientes consideraciones:

Zona de Recuperación: 50% ~  fact: 0.5
Zona Aeróbica: 60% ~  fact: 0.6 
Potencia Aeróbica: 70% ~  fact: 0.7 
Umbral Anaeróbico: 80%  ~  fact: 0.8
Zona Anaeróbica: mayor del 90% (no recomendado)

Basado en mi propia experiencia he de decir que, el uso del pulsómetro y la metodología de ejercicio ha sido CRUCIAL en la pérdida de grasa acumulada (dos tallas menos de pantalón y casi sin pancheta). Es un proceso lento, pero no se pierden los ánimos si vas viendo resultados.

¿Os apetece compararos un pulsómetro y probar? 


Mi primer pulsómetro: Kalenji - Decathlon - 22€ - Muy recomendable para comenzar - buena lectura pero no está codificado y la banda es un poco incómoda.


Mi segundo pulsómetro - Kalenji 300 - Decathlon - 25-30€ - buena lectura, codificado, con medición de calorías consumidas y gramos de grasa quemados (fórumlas internas en función de la edad, peso y altura... no muy exactas).

Mi tercer pulsómetro: Polar FT2 - Corte Inglés - 60€ apróx (fue un regalo) - buenas lecturas, registro de zonas de entrenamiento, codificado y banda cómoda.


Como calcular vuestras Frecuencias Cardíacas de Entrenamiento:

Con el pulsómetro ya comprado, lo primero será obtener vuestra FCbasal, poniéndoos el pulsómetro nada más os despertéis, sin levantaros, acostados en la cama, de forma que el corazón se altere lo menos posible. 

Os colocáis el pulsómetro y os tomáis el pulso y cuando se estabilice lo apuntáis en un papel. Esto se realizará durante toda una semana, y tu FCbasal será la más pequeña de todas tus anotaciones (algunos quieren hacer la media, pero creo que no es del todo indicativo). La normalidad de un corazón sano no deportista es de registrar una FCbasal de entre 60-70 pulsaciones por minuto (ppm).

Para hacer los cálculos, imaginemos que por ejemplo sale una FCbasal de 67ppm.

Acto seguido se calculará la FCmax. Si tenemos por ejemplo 32 años:

Si eres hombre: FCmax = 220 - 32 = 188 ppm
Si eres mujer: FCmax = 226 - 32 = 194 ppm

Y ahora es montar la ecuación, en este caso escogiendo el dato de hombre:

FCe = [(FCmáx - FCb) x Fact] + FCb

FCe(50%) = [(188 - 67) x 0.5] + 67 = 128 ppm

FCe (60%) = [(188 - 67) x 0.6] + 67 =  140 ppm

FCe (70%) = [(188 - 67) x 0.7] + 67 =  152 ppm

FCe (80%) = [(188 - 67) x 0.8] + 67 =  164 ppm

FCe (90%) = [(188 - 67) x 0.9] + 67 =  176 ppm

Y así obtendríamos nuestros númeritos, que podremos registrar en nuestro pulsómetro o recordarlos de memoria para entrenar bien.

Por tanto, según lo que he indicado antes, este hombre debería estar 10 minutos a 128 ppm, luego subir a 164 ppm durante 10 minutos más, y después de estos, mantenerse 40 minutos entre 140 y 145 ppm como mucho (ya que es difícil mantener el corazón en un solo valor). 

La variación de las pulsaciones se consigue variando la intensidad del ejercicio modificando el rozamiento/resistencia o velocidad.

Esto es lo que a mi me ha funcionado, además de seguir una dieta equilibrada y el rollito explicado en mi entrada de Operación Bikini.

Espero que lo hayáis entendido todo genial y que os animéis a hacer cardio a tope. Es aburrido, pero con un buen mp3 o buena compañía, se pasa volado.

Si es la primera vez que hacéis esto, veréis que es muuuuuuyyyyy suave. Sí. Es así.


Muchas gracias por vuestro tiempo, espero que mi experiencia os sirva.

Un saludo a todos los lectores.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Sushi Maki ~ Arroz para sushi

¡Por fin puedo escribir esta entrada! mi tarjeta SD se mudó al bote de los lápices de colores por iniciativa propia y no había manera de encontrarla! aiiisss qué poco lógica soy!! jajajjaa :-D

La entrada de hoy está dedicada a todos los amantes del sushi y que no tienen la oportunidad de darse un gustazo restaurantero cuando les viene en gana. Aquí, en esta humilde entada, os enseñaré como hacerlo en casa, de forma fácil, tal como me enseñaron a mi en el Curso de Sushi que hice hace un tiempecito.

¿Os apetece aprender a hacer esto?



Ok. ¡Vamos al lio!

Como podréis imaginar, lo fundamental de un buen sushi es que el arroz esté en su punto exacto: ni duro - ni blando, en su punto exacto. Existen muchos restaurantes que "la-cagan" directamente por servir un sushi de excelente pinta, ingredientes combinados perfectamente, pero... con un arroz duro o pastoso.

La verdad es que con el método que me enseñaron en el curso, sale siempre CLAVAO, cosa que me sorprende, por que hay veces que la he liado con los tiempos...

ARROZ PARA SUSHI

Ingredientes:

~ 175 gr de Arroz de Sushi
~ 250 ml de agua
~ 2 cucharadas soperas de vinagre de arroz.
~ 1 cucharada de postre de sal
~ 1 cucharada de postre de azúcar

* El arroz de sushi y el vinagre de arroz, así como los demás ingredientes como las algas y la salsa de soja, se compran en tiendas especializadas de productos japoneses. Aquí en Valencia, por la calle Pelayo está uno de mis súper japoneses favoritos.



Preparación:

El primer paso que tenemos que hacer para preparar el arroz es lavarlo tantas veces como sea necesario para eliminarle todo el almidón. Para ello, yo me ayudo de un bol y un colador: lleno el bol de agua, echo el arroz, lo remuevo mucho-mucho hasta que el agua se queda blanca y me ayudo del colador para cambiarle el agua. Haré este paso hasta que el agua salga clara.





Como os muestro en la última imagen, ese es el punto en que comienza el arroz a estar listo para cocinarlo. Yo ahí lo doy por bueno, pero si sois muy puristas, en ese punto darle un par de lavaditas más.

Cuando ya lo tengáis, lo coláis y lo dejáis escurrir durante un momento, para que no tenga exceso de agua.

Cogemos un cazo-cacerola de alrededor de 22cm de diámetro y echamos los 250 ml de agua, el arroz escurrido y un par de trocitos de alga nori. 



Cuando lo tengamos todo preparado, encendemos el fuego (ni muy fuerte, ni flojito) y tapamos inmediatamente la cacerola. Debemos evitar que salga el vapor de la ebullición, así que si os pasa como a mi que tenéis las tapas de la cazuela con un pequeño agujerillo, tapadlo con lo que se os ocurra: yo siempre echo mano de un palito de cangrejo! :-D



Vale, ahora va el momento en que tenéis que estar súuuuper atent@s: en el momento en que empiece a hervir (ni removemos el arroz, ni abrimos la tapa, ¿ok?), es decir, empezamos a oir el blup-blup-blup y la tapa de la cacerola hace como que quiere moverse, entonces en ese instante, contamos DOS MINUTOS. Sí, solo dos minutos de hervor sin que salga nada de vapor. Cuando pasen esos dos minutos, cerramos el fuego y dejamos reposar tapado DIEZ MINUTOS, y cuando pasen estos diez, destapamos y dejamos reposar, sin haber removido, otros DIEZ MINUTOS.

Así se queda al destapar:




Durante el transcurso de los últimos diez minutos de reposo, preparamos lo que será "el pegamento" del arroz. Existen dos formas de hacerlo: la rápida y la más cocinitas.

La rápida es colocar las dos cucharadas de vinagre de arroz en un vaso y darle un toque de micro para calentarlo. Una vez caliente se añade la sal y el azúcar y se diluye removiendo con una cuchara. Esta versión la hago normalmente, y he de decir que no queda nada mal.

La versión más cocinitas es colocar todos los ingredientes en un cacito pequeño y a fuego lento ir deshaciendo la sal y el azúcar en el vinagre.

Bueno, una vez tengamos la mezcla de vinagre-azúcar-sal preparada, y los últimos 10 min de reposo del arroz pasados, vertemos la mezcla sobre el arroz y lo removemos envolventemente para que se reparta bien.



Removemos una y otra vez, haciendo que el arroz se enfríe. Para acelerar el enfriado lo que se suele hacer es "ventar" el arroz mientras lo removemos. Sí, sí, abanicarlo!! es realmente efectivo.



Cuando lo notemos ya frío, podemos reservarlo ya para para hacer nuestro sushi.

Os muestro a continuación la pinta que tiene que tener el arroz: entero y brillante.



Bueno, ¡¡ya tenemos el arroz!! ahora toca hacerse unos rollitos maki, ¿no? :-D

Con la cantidad de arroz de la receta, a mi me da para hacer: dos rollitos mini de maki sushi, uno grande y uno grande de maki sushi invertido (California Roll, el que tiene arroz por fuera).


Preparación de los ingredientes de relleno:

Lo primero que tenemos que tener preparado antes de ponernos a enrollar, son los ingredientes. Cualquier ingrediente que queramos ponerle al sushi maki debe estar cortado a tiras, con el grosor que queráis, de tal forma que al rellenar el maki, pueda quedar la misma proporcion de ingrediente a lo largo de todo el rollo (no se si me he explicado bien...). ¡os dejo foto! Esto es lo que tenía ese día por la nevera: sí... era fin de semana y no había ido al súper! jejeje




En esta ocasión tenía pepino, zanahoria, surimi de cangrejo, pavo en lonchas que enrollé con philadelphia, atún (que al final no usé) y unas gambitas congeladas que piqué.

Como veis en la foto, también uso para hacerlos pasta de wasabi, ese tubito que veis en la esquina inferior izquierda. Mucha gente prefiere ponerlo en la salsa de soja, pero yo lo pongo directamente dentro del rollito ya que tiene la virtud de realzar los sabores de los ingredientes que pongamos. ¡Para mí está mucho más bueno! .-D


Preparación de la esterilla:

En cualquier bazar chino encontraréis esterillas de "cañitas" o de bambú. Suelen costar de 0,75 a 1€. Cualquier esterilla os sirve, no es necesario que sea expresamente para hacer sushi.

Para hacer el sushi es recomendable forrar la esterilla de papel film para evitar el pringue y que así sea mucho más higiénico.



MAKI SUSHI

Para elaborar los maki pondremos encima de la esterilla un alga nori completa, con la cara rugosa hacia arriba y las "rallitas" que tiene el propio alga en vertical.

Con las manos mojadas, tomamos arroz y lo distribuimos con la ayuda de las yemas de los dedos por toda el alga, dejando arriba un poquito libre para poder luego sellar el rollo.



Cuando lo tengamos, ponemos los ingredientes que deseemos unos encima de otros. En este caso yo puse pepino, surimi, zanahoria y rollito de pavo con philadelphia. Cuando lo tengamos, cogemos la esterilla con el pulgar y el índice y apretamos los ingredientes con el resto de los dedos, de tal forma que veamo que están apretujaditos unos contra otros.



Cuando ya notemos que los ingredientes están bien apretaditos, entonces rulamos la esterilla enrollando el rollo y haciendo que toque la parte superior con la base de arroz. Cuando lo tengamos así, presionamos el rollo y levantamos ligeramente la esterilla para seguir enrollando:



Cuando hayamos levantado la esterilla y asegurándonos que el borde superior del alga está tocando el arroz, apretamos un poquito y lo rulamos hasta el final. Para sellar el rollito, humedecemos un poco la parte de alga que ha quedado sin arroz y así se pega sin problemas.



Así queda el rollito, y así queda el corte:



**Para cortar el rollito de sushi necesitaréis un cuchillo hiper-mega-ultra afilado y mojarlo siempre antes de dar el corte: así, el corte sale limpio y no se ensucian los ingredientes.

MAKI SUSHI MINI

Para elaborar rollitos de maki pequeñitos, parto una hoja de alga nori en dos, y la pongo encima de la esterilla. En este caso os enseño como le pongo el wasabi al rollito: cojo una pequeña cantidad con la yema del dedo y lo reparto a lo largo:





Del mismo modo que el anterior, se colocan los ingredientes y se enrolla. En este caso a mi personalmente me gusta poner como máximo dos ingredientes.




MAKI SUSHI INVERTIDO - CALIFORNIA ROLL

¡Este siempre es el que más me gusta! da mucho juego por que tienes que combinar los ingredientes que van dentro del rollo y el que utilizas de "topping". ¡Ahora veréis!

En este caso procedemos de la misma forma: esterilla, alga nori con la cara rugosa hacia arriba y arroz por toda la superficie dejando un poquito arriba libre.

Cuando tengamos este paso, simplemente cogemos el alga y le damos la vuelta en la esterilla, dejando la parte del arroz en contacto con el papel film con el trocito que dejamos libre en la parte inferior:



Ahora es turno de untar el wasabi y colocar los ingredientes. A mi en este rollito me gusta especialmente rellenarlo de gambas troceadas, surimi deshecho, pepino, philadelphia y zanahoria.



Y del mismo modo que los anteriores enrollamos nuestro maki, quedando de esta forma:



Ahora es el momento de ponerle el "topping". El "topping" es el ingrediente que queramos que se pegue al arroz. A mi me gusta mucho usar huevas negras, láminas de aguacate (que en esta ocasión no tenía) o sésamo.

Como iba de marisco decidí ponerle huevas. Con una cucharita las ponía poco a poco sobre el rollito y luego con un trozo de papel film lo cubro y aprieto con la esterilla:



Una vez lo hayamos apretado muy-mucho, dejando el papel del film encima y con el cuchillo bien humedecido, lo cortamos en porciones. Cuando terminemos de cortar, retiramos el papel film y servimos:






¡Et voilá!

Podéis combinar los ingredientes que os apetezcan. Yo prefiero no usar salmón, más que nada por que debe estar mínimo 72h congelado para matar el anisakis, y por que está ¡¡¡súper caro!!!. Cuando lo uso,  lo compro en porciones ultracongelado en el super, y lo uso para rellenar ya que el corte en láminas se me da FATAL.

Con estas cantidades comen dos personas y se quedan fenomenalmente llenas! :-D

Os recomiendo servirlo con salsa de soja y un poco de jengibre encurtido que ayuda a limpiar el paladar después de cada pieza, además de que dicen que es un potente afrodisíaco! ahí lo dejoooooo! jejeje

¡Así quedo mi comida de domingo!





Espero que os haya gustado y que lo pongáis en práctica. ¡Esta es la entrada que más me ha costado escribir desde que he abierto el blog! Quizás debería haberla dividido, pero... bueno, aquí esta todo juntito!

Gracias a todos los lectores y si os animáis a hacerlo, podéis dejarme una fotito en facebook.

Seguro que me dejo muchas cositas y os salen dudas: ya sabéis, tenéis los comentarios para preguntar lo que queráis.

¡Un fuerte abrazo!