lunes, 8 de agosto de 2011

El Té: comienzos y preferidos.

En la actualidad, tomar té (Camelia Sinensis) de manera habitual aquí en España, no es aún una costumbre extendida.

Desde tiempos inmemoriales, aproximadamente desde el año 2700 a.C, el té era consumido por la realeza China, no llegando su consumo al pueblo hasta el 618 d.C. Un siglo después, cruzó las fronteras de China introduciéndose en Japón y en el Tíbet. La llegada a Occidente de esta maravillosa bebida no tuvo lugar hasta el año 815, y entre parones, luchas por monopolios y compra-ventas, hoy en día podemos disfrutar de todas sus variedades a un precio más o menos asequible (dependiendo del sitio donde se realice la compra, claro).

El té me acompaña cada día desde los 15 años. Empecé con las típicas bolsitas de Pompadour, o las que vendían en los supermercados al lado de las especias, ya que antes si no ibas al herbolario sólo conocías la manzanilla, poleo, tila y té. Poco a poco, mi interés por la nutrición, las dietas vegetarianas y la herbodietética hizo que me fuera comprando revistas y libros de los que aprendía conceptos nuevos y me despertaban las ganas de probar productos que se vendían solo en herbolarios: dejé las bolsitas y descubrí todas las variedades del té vendido al granel, que por que no decirlo… ¡¡¡está mil veces mejor!!!

El mundo del té es muy especial y el asesoramiento es fundamental, tanto para el conocimiento de las propiedades de cada uno de ellos como para recibir información de los tiempos y temperaturas de infusión, conceptos muy importantes para obtener una buena calidad, ya que pasarnos de ambas dos hace que el té amargue y sepa fatal, y por eso probablemente, a la gente no le suele gustar.

Existen varias formas de procesar/fermentar el té dando lugar a los distintos tipos de té: Blanco, Rojo, Negro, Oolong y Verde. Siendo estas las variedades puras, a las que se le añaden frutas deshidratadas, flores, hojas de otras plantas y aromas naturales, con la finalidad de complementar las propiedades y crear sabores diferentes.

A día de hoy he perdido la cuenta de todos los tes que he probado, pero, tal como me dijo el dueño de una de mis tiendas favoritas: “Probarás cientos de tes, pero siempre acabarás teniendo en tu dispensa los mismos, tus imprescindibles”, y… ¡¡¡así es!!!

A continuación os dejo los tes que me han conquistado a lo largo de estos años y que repongo cada vez que se terminan, con la finalidad de que os animéis a probarlos, ya que aparte de ser una bebida muy agradable, estamos constantemente aportando propiedades depurativas, digestivas, relajantes/estimulantes a nuestro organismo… ¡una dosis de salud diaria!


Vamos allá:
Sueños de Melocotón: infusión sin teína compuesta por trozos de manzana, piña, melocotón, pétalos de girasol, manzanilla inglesa, escaramujo y limón mirto. Comprado en La Petite Planèthé (Valencia). ¡Imprescindible para mis infusiones fresquitas!


Fresa y Kiwi: infusión de frutas deshidratadas compuesta por hibisco, manzana, escaramujo, trozos de fresa y trozos de kiwi. Tienda: “La Petite Planèthé”  en Valencia. ¡¡Increíble con hielo!!
King of Pu Erh: Té rojo puro. Este es de los tes rojos más ricos que he probado. Tienda: “Descubre el Mundo del Té” en Gandía.
Delicias de Ponche: Puntas doradas de te chino, China OP, Té de Nieve, pétalos de crisantemo, de granadina y malva, con aroma cremoso. Este té es un imprescindible en mis desayunos de invierno. Es alucinante el sabor que tiene… ¡¡¡buenísimo!!! Tienda: “Descubre el Mundo del Té” en Gandía.
Trufa-Naranja: Roibush, perlas de chocolate, flor de azahar y naranja deshidratada. Este roibush es muy especial para mi: aparte de que está buenísimo, está cargado de muy buenos recuerdos. Tienda: “Descubre el Mundo del Té” en Gandía.
Earl Grey: Té negro aromatizado con aceite de Bergamota. Está buenísimo… ¡súper aromático!, y la espumita que crea al infusionar es digna de ver. De comercio justo, comprado en “Ecomercat” en Valencia. Precio 1’85€.


De todos estos sitios mencionados espero pronto poder, previo permiso de los establecimientos, hacer una entrada en el blog. Son sitios especiales, con dueños y dependientes súper atentos, educados, cordiales y próximos.

¡Espero que os haya gustado la entrada y que os animéis a probarlos!

¡Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por dejar tu comentario!