miércoles, 24 de agosto de 2011

1 - Introducción - Productos capilares


Hola a tod@s!! como ya avisé en la página del Facebook, esta entrada iría sobre la crítica de los componentes químicos de los productos comerciales de cuidado capilar que tengo en mi potiarmario.

Desde hace mucho tiempo que no encuentro el champú/acondicionador/mascarilla que me vaya bien al pelo. Documentándome, leí que la química actual utilizada en los productos capilares tiene mucho que ver con las irritaciones, la caída del cabello y con la falta de brillo, volumen y “vida” de nuestro pelo.

Ahora bien, ¿cómo podemos elegir bien los productos con la inmensa variedad que existe en el mercado? Pues es una cuestión algo difícil… porque desde mi punto de vista, si una persona, con su tipo de piel, su tipo de pelo y su tolerancia personal a los químicos no prueba el producto, no lo puede saber.

Vale, pensaréis: ¡¡Menudo rollo, estamos vendidos!!, pues un poco sí, pero siempre podemos ser un poquillo avispados y no dejarnos llevar en la compra de un producto por el atractivo envase o el embriagador aroma: debemos leer la etiqueta de los ingredientes.

El apartado del producto donde ponen los ingredientes se llama INCI (International Nomenclature of Cosmetic Ingredience) establecida por la FDA (Food and Drug Administration) obligando al fabricante a enumerar todos y cada uno de los ingredientes que contiene el producto escritos según su cantidad en orden descendiente. Corresponde con la lista de ingredientes que aparece en el transverso de nuestros productos y que cuando la leemos… ¡nos suena todo a chino!

Es importante saber identificar los ingredientes, ya que muchas sustancias empleadas en la industria de la cosmética actual son algo “sospechosas” y dado que en algunos países se prohíben, o que han dado que hablar en cuanto a reacciones alérgicas, dermatitis, acné, riesgo de cáncer, incluso se encuentran residuos no eliminados por nuestro organismo en sangre, leche materna y cordón umbilical, no está de más prestar un poco de atención al INCI antes de efectuar la compra y ser precavidos por el bien de nuestra salud y la de los nuestros.

Dado que es muy difícil que se memoricen los términos considerados como inaceptales por el Biodiccionario, lo que voy a hacer es, copiar el INCI de los productos que tengo y buscar los ingredientes en el Biodiccionario subrayándolos en verde si los catalogan como buenos, en amarillo si los catalogan tolerables pero en pocas cantidades (es decir, en posiciones finales del INCI), en rojo si los catalogan como intolerables y en negro si no aparecen en el biodiccionario. Con este propósito, desde mi punto de vista y opinión personal, y basado en el punto de vista del creador del Biodiccionario, consideraré si volveré a comprar el producto analizado.

Espero que os gusten las cinco entradas relacionada con este tema y os sirva para tener un poco más de juicio de valor.

Un abrazo a tod@s!

2 - Presentación del Biodiccionario.

http://www.biodizionario.it/

Hola a tod@s!! Os presento el Biodiccionario, una guía súper útil al alcance de cualquiera, que valora de una forma muy fácil los componentes más utilizados en la cosmética actual. Es una página que está en italiano, pero usando un traductor web os traduzco su presentación con la finalidad de que tod@s nos enteremos de qué va el tema:

Copiado y pegado tal cual del traductor:

“Queridos ECO NAVEGANTES de PROMISELAND, esto es por fin la tan esperada guía al consumo consciente de los cosméticos o, más simplemente bio-DICCIONARIO. Fue un trabajo poderoso, pero al ser el único soporte de este tipo existente en Italia, creemos que puede ser útil a muchas personas.

Los semáforos que encontrarán en los resultados deben ser interpretados:






Actualmente son conocidas exactamente 6205 sustancias que pueden ser utilizadas en la producción de cosméticos. Yo he clasificadas "solamente" 4947, es decir, las que se utilizan más frecuentemente. Creo que estos números por sí solos demuestren sea la amplitud del tema que el trabajo hecho. Lo que quisiera que quede claro es que:

1 - Lo que encontrarán interrogando la investigación es mi perceptible punto de vista. Hay que decir esto para no cargar la cosa de significados que van más allá precisamente mi visión de las cosas.

2 - Hasta hace pocos años no habría rechazado los derivados animales: hoy sí. Este para decir que también mi visión del sector cambia y se evoluciona por tanto, es posible que yo intervenga cambiando algunos juicios, incorporando otras moléculas.

3 - Todo es relativo. En absoluto el Bitrex (Capsaicinato Benzoate) es una mala molécula, sintética, obtenida exclusivamente en laboratorio, pues bien su función de uso es tan importante (impide la ingestión de productos por parte de niños, ciegos, etcétera) que yo lo considero como una sustancia absolutamente por aconsejar.

4 - Todo es relativo (dos): la composición INCI (es decir, las palabras extrañas en código que encontrado en cada envase de cosmético) debe ser escrita partiendo del producto presente en mayor cantidad hasta el menor. Por lo tanto si encontrado un ingrediente aparece con el color rojo al comienzo de la lista es grave, mucho menos si se encuentra en el fondo a la lista”

NOTA1: Las faltas de putuación y expresión en el texto en cursiva son producto del traductor. No he querido corregir nada por no alterar el original.
NOTA2: Después de leer la presentación lo considero un modo de orientarnos e identificar sustancias que no queremos en nuestros productos. No por esto vamos a decir que un producto es malo o bueno, cada uno es libre de comprar y someter su piel a lo que quiera. Yo lo utilizaré para seleccionar los productos que, desde mi opinión personal y libertad de elección, volveré a comprar.

3 - Mis productos capilares de Deliplús (Mercadona)


CHAMPÚ CUERO CABELLUDO SENSIBLE

INCI: Aqua, Sorbitol, Sodium Laureth Sulfate, Sodium Lauroamphoacetate, Sodium Chloride, Peg-120 Methyl glucose Diolate, Di-PPG-2 Myreth-10 Adipate, Polyquaternium-10, Tetrasodium EDTA, PEG-8, Tocopherol, Ascorbyl Palmitate, Sodium Ascorbyl Palmitate, Citric Adid, Propilene Glycol, Diazolidinyl Urea, Iodopropynyl butylcarbamate, Bisabolol, PEG-40 Hydrogenated Castor Oil, Parfum, Pantenol.


CREMA SUAVIZANTE – Cabello rebelde y seco – Bambú y proteínas de seda

INCI: Aqua, Cetearyl Alcohol, Adodimethicone, Behentrimonium Chloride, Hydroxyethylcellulose, Cetrimonium Clhoride, Trideceth-12, Cetyl Esters, Tetrasodium EDTA, PEG-8, Tocopherol, Ascorbyl Palmitate, Sodium Ascorbyl Palmitate, Citric Acid, Propylene Glycol, Diazolidinyl Urea, Iodopropynyl Butylcarbamate, Bambusa Arundinacea leaf Estract, Glycerin, Hidrolyced Pearl, Xanthan Gum, CI 19140, CI 42090, Parfum, Alpha Isomethyl Ionone, Citronellol, Linalool.


MASCARILLA EXFOLIANTE – Efecto frescor con mentol.

INCI: Aqua, Cetearyl Alcohol, Behentrimonium Chloride, Hydroxyethylcellulose, Menthol, Canphor, Dipalmitoylethyl hidroxythylmonium Methosulfate, Ceteareth-20, Cyclopentasiloxane, Phenyl Trimeticone, Tetrasodium EDTA, PEG-8, Tocopherol, Ascorbyl Palmitate, Sodium Ascorbyl Palmitate, Propilene Glycol, Diazolidinyl Urea, Lodopropynyl Butylcarbamate.

*nota: Ingredientes destacados según los colores que indica el Biodiccionario.

Opinión personal:
Demasiados componentes no aceptables según el Biodiccionario en los tres productos. Es verdad que el champú me va bien al cuero cabelludo, que la crema suavizante hace perfectamente su papel y me deja un aroma genial en el pelo, y la mascarilla exfoliante, cuando tengo dermatitis, me lo soluciona genial, pero… que mi cuero cabelludo esté día tras día absorbiendo estos componentes no me gusta nada. Ya no los compraré más.


4 - Mis productos capilares de L'Occitane



CHAMPÚ 5 ACEITES ESENCIALES - REPARADOR
INCI: Aqua, Tea-Lauryl Sulfate, Disodium Laureth Sulfosuccinate, Angelica  Archangelica Extract / Angelica Archangelica Root Oil, Pelargonium Graveolens Flower Oil, Lavandula Angustifolia Oil, Cananga Odorata Flower Oil, Citrus Aurantium Dulcis Peel Oil, Tocopherol, Sodium Chloride, Sodium Benzoate, Coco-Glucoside, Glyceryl Oleate, Ethylhexilglycerin, Panthenol, PEG-120 Methyl Glucose Dioleate, Laurodimonium Hidroxipropyl Hidrolyzed Wheat Protein, Parfum, Fragrance, PEG/PPG 14/4 Dimeticone, PEG-40 Hidrogenated Castor Oil, Polycuaternium-7, Polyquaternium-10, Cocamidopropyl Bataine, Potassium Sorbate, Linalool, Limonene.

ACONDICIONADOR 5 ACEITES ESENCIALES - REPARADOR
INCI: Aqua, Dimeticone, Cyclopentasiloxane, Cetearyl Alcohol, Cyclohexasiloxane, Prunus Amygdauls Dulcis Oil, Tilia Platyphyllos extract, Parfum, Angelica Archangelica Extract, Pelargonium Graveolens Flower Oil, Lavandula Angustifolia oil, Canaga Odorata Flower Oil, Citrus Aurantium dulcis peel oil, Rosmarinus Oficinalis Leaf Extract, Helianthus Annuus Seed Oil, Tocopheryl Acetate, Panthenol, Glycerine, Ethylhexylglycerin, Behentrimonium Chloride, Pheoxeyethaol, Limonene, Linalool

SERUM 5 ACEITES ESENCIALES – REPARADOR
INCI: Aqua, PPG-3 Benzyl Ether Myristate, Hidroxipropyl Starch Phosphate, Butyrospermum Parkii (Shea Butter), Ricinos Communis (Castor) Seed Oil, Parfum, Pelargonium Graveolens Flower Oil, Angelica Archangelica Estract, Lavandula Angustifolia Oil, Cananga Odorata Flower Oil, Citrus Aurantium Dulces, Cetearyl Alcohol, Behentrimonium Chloride, Panthenol, Phenoxyethanol, Benzoic Acid, Dehidroacetic Acid, Limonene, Linalool, Citronellol, Geraniol, Bencyl Alcohol, Benzyl Benzoate.


*nota1: Ingredientes destacados segun los colores indicados en el Biodiccionario.
*nota 2: Algunos aceites esenciales están catalogados por el Biodiccionario como no aceptables, pero desconozco la razón. Cada uno es libre de darle interpretación.


Opinión personal:
Me he quedado alucinada. Cada producto vale más de 15€ y tienen una cantidad de componentes no aceptables según el Biodiccionario que me ha dejado sin palabras. La línea entera tiene un aroma muy especial para mi, me recuerda mucho a mi niñez en Francia y además me deja el pelo alucinante y super perfumado hasta que me lo vuelvo a lavar, pero… que te gastes ese dinero pensando que es natural o por lo menos lo más natural posible, y que te des cuenta que no, a mi personalmente me ha puesto de muy mala leche. Ya no los comparé más.

5 - Varios productos capilares sueltos


GODIVA – CHAMPÚ/ACONDICIONADOR- LUSH


INCI: Sodium Lauryl Sulfate, Theobroma cacao, Cetearyl Alcohol (&) Sodium Lauryl Sulfate, Glyceryl Stearate (&) PEG-100 Stearate, Propylene Glycol, Perfume, Hibiscus sabdariffa, Ácido Esteárico, Butyrospermum parkii, Cetearyl Alcohol, Cetrimide, Camellia japoica, Simmondsia chilensis, Macadamia ternifolia, Cocos nuficera, Jasminum oficinale, Cananga odorata, Cupresssus sempervirens, Cymbopogon martini, Jasminum officinale, Lanolin, Cocamide DEA, Gardenia jasminoides, Benzyl alcohol, geraniol, limoneno, linalool.
*nota 1: Ingredientes destacados según los colores que indica el Biodiccionario.
*nota 2: Algunos aceites esenciales están catalogados por el Biodiccionario como no aceptables, pero desconozco la razón. Cada uno es libre de darle interpretación.

¡¡Me gusta!! Los primeros componentes de la lista así como el porcentaje general de la fórmula, son considerados por el Biodiccionario como aceptables. Una lástima los 4 componentes rojos que hay, pero haciendo balance y por comparativa con los otros que tengo, aprueba por goleada. Lo he probado y es una maravilla: deja el pelo limpio a rabiar, hace muchísima espuma y según las opiniones de consumidoras reales, dura bastante. Vale 8.95€ y huele a jazmín a tope. Lo volveré a comprar.


BANANE CONDITIONER – The Body Shop


INCI: Aqua, Musa Paradisica, Cetearyl Alcohol, Centrimonium Cloryde, Phenoxyethanol, Hidroxyethylcellulose, Lecithin, Propylene glycol, Panthenol, Fragance, Benzyl Alcohol, Sodium hydroxide, Arcorbic Acid, CI 15985, CI 19140.
 *nota: Ingredientes destacados según los colores que indica el Biodiccionario.

Lo que me gusta de este producto es que tiene muy pocos componentes y eso siempre es bueno, pero que a partir del tercer ingrediente los componentes sean cuestionables, no me gusta nada. El precio es de 5€ y cuando lo uso un día me va bien, pero al usarlo seguido me da reacción. No lo volveré a comprar.


JOHNSON’S BABY SHAMPOO CAMOMILA


INCI: Aqua, Coco-glucoside, Sodium Lauroamphoacetate, Sodium Laureth Sulfate, Citric Adid, Chamomilla Recutita, Bisabolol, Polysorbate 20, PEG-80 Sorbitan Laurate, Peg-150 Distearate, Polyquaternium-10, Propylene Glycol, Butylene glycol, Lactic Acid, Glucose, Sodium Benzoate, Potassium Sorbate, Parfum, CI 47005, CI 15985.
*nota: Ingredientes destacados según los colores que indica el Biodiccionario.

Un champú para bebés donde el tercer ingrediente debería estar en las últimas posiciones, y el resto de ingredientes “no aceptables” no deberían de estar. Pero qué decir de esta marca, donde el aceite de baño es ¡¡¡parafina liquida!!!. Lo tengo por que me lo encontré en el gym y se vino a casa conmigo, pero ni por asomo usaría estos productos en mi bebé o niños, y por supuesto para mi tampoco. No lo tendré más.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Degustación 1 - Té verde con frambuesa y melón

¡Hola a tod@s!

Para no tener el blog parado muchos días, he decidido hacer esta entrada: mi primera cata.

En una de mis tiendas preferidas de venta de té y accesorios, La Petite Planèthé, siempre ¡¡¡siempre!!! que realizas una compra, te obsequian con una muestra de té a elegir el que tu quieras de los que tienen preparados o bien, si estás realmente interesado en alguno en especial, te lo preparan en el momento. ¡Son súper agradables! A ver si pronto me vuelvo a pasar y les pido permiso para escribir sobre la tienda y mostrarla.

En mi última compra, me dieron la siguiente muestra:


Lo realmente importante de esta muestra, a parte de que viene cantidad como para hacerte dos tazas de té, es que indican el tiempo de infusión, importantísimo para el té verde, ya que pasarnos hace que amargue y sea imbebible.

Sus ingredientes son:

Té verde
Como su proceso de elaboración no contempla fermentación, se conservan niveles de flavonoides denominados catequinas, que aportan sus acciones antioxidantes, anticancerígenas y antibióticas a nuestro organismo.
Llamado por los Taotistas “el Te de la Inmortalidad” por ayudar a frenar el envejecimiento y el avance de algunas enfermedades degenerativas, además de  reducir los niveles de LDL (colesterol malo), triglicéridos, los niveles de grasa corporal y los niveles de azúcar en sangre, y, simultáneamente, eleva los niveles de HDL (colesterol bueno). Contiene flúor, aminoácidos, vitamina C, vitaminas B, minerales como el azufre, calcio, cobre, hierro, magnesio, fósforo y potasio.

Melón
Rico en vitamina A en forma de betacarotenos, vitaminas B3, B6 y vitamina C.

Frambuesa
La medicina tradicional china utiliza sus frutos como depurativos de hígado, sangre y riñones. Ricas en hierro y vitamina C, con alto poder antioxidante.

Flor de Malva
Contiene vitaminas A, C y mucílagos que le aportan un ligero efecto laxante.

Una vez infusionado:


El te verde absorbe muchísima cantidad de agua y la hoja llega a duplicar su volumen. El resultado es una infusión de color dorado, con sabor dulce, agradable, suave y por la combinación de las propiedades de los ingredientes que lleva podríamos considerarlo como un súper antioxidante.

Se nota muchísimo el sabor de la fruta, sobretodo el melón. Yo no soy una gran aficionada a los tés verdes porque no me termina de gustar su sabor y pocos “verdes” me convencen, pero este será una futura compra seguro. ¡Le doy un 10!

Espero que os haya gustado la entrada y os animéis a probar este té que es delicioso y además aporta muchísimas vitaminas.

¡Hasta pronto!

martes, 9 de agosto de 2011

Salud en la piel

Desde la antigüedad hasta mediados de nuestro siglo las personas cuidaban la salud de su piel con medios estrictamente naturales: agua y jabón, sustancias producidas por la tierra, elementos y aceites vegetales y grasas animales.

En la actualidad, para el cuidado de la piel aún se siguen utilizando extractos, aceites y ceras vegetales, minerales reducidos a polvo y otras sustancias naturales. Todos estos productos fortalecen y mejoran las funciones dérmicas desplegando efectos tonificantes.

El avance de la química y las ganas de ganar más por menos, ha hecho que las marcas de cosmética incluyan en sus fórmulas materias capaces de provocar reacciones alérgicas, dermatitis, así como no permitir la respiración y transpiración de nuestra piel obstruyendo los poros. Estas sustancias son principalmente excipientes, parafinas líquidas, siliconas, parabenos, colorantes y conservantes de origen no natural (mayormente derivados del petróleo), que solo se usan de relleno para producir más cantidad y no tienen ningún efecto positivo para nuestra piel, y en medida de lo posible se deberían evitar.

Muchos de nosotros tenemos las funciones esenciales de la piel perturbadas por influencias externas (sol, productos inadecuados, contaminación atmosférica, estrés…) y a menudo también por internas (mala hidratación, incorrecta alimentación, cambios hormonales por ciclos menstruales o por menopausia, tabaquismo, abuso de bebidas alcohólicas, sedentarismo…). Desde mi punto de vista, ambas dos tienen solución, aunque la más importante y la primera a tratar es la de cuidar nuestra piel desde dentro.

“Mens sana in corpore sano”, “Somos lo que comemos”… ¡¡¡y lo que bebemos!!!: frases que deberíamos cada uno de nosotros tener grabadas a fuego. Una alimentación correcta mejora el aspecto y la salud, estimula el metabolismo y consigue que el organismo sea capaz de eliminar más fácilmente, con mayor rapidez y regularidad, toxinas y productos de desecho, que al fin y al cabo son los que nos “envenenan” por dentro y hacen que luzcamos peor por fuera.

Hacer deporte que nos haga sudar y movernos, llenar nuestros pulmones de aire, hacer que nuestro corazón bombee la sangre con fuerza, que oxigene nuestros músculos; paseos al aire libre preferiblemente respirando aire de campo o mar, con todos sus olores y sonidos que llenan el alma; una alimentación con base vegetariana, sin excesos de grasas saturadas, animales o refinadas (todos “pecamos” de vez en cuando, pero que no sean hábitos), con preferencia por los integrales y evitando salsas industriales; y como no, un hábito de toma de té o infusión que creará un momento de paz y serenidad, ayudará a nuestras digestiones o simplemente nos proporciona un momento “nuestro”; todos estos detalles harán que a la larga, con este modo de vida, nos sintamos sanos, radiantes y llenos de energía, y como no ¡nuestra piel estará preciosa!.

Con buenos hábitos y productos adecuados, conseguiremos embellecernos saludablemente y transmitir esa sensación de equilibrio que tanto envidiamos.

Próximamente, escribiré sobre los componentes de la cosmética y como debemos identificar sustancias a evitar.

¡Un fuerte abrazo para todos! Espero que os haya gustado la entrada y sigáis mis consejos… al principio cuesta el cambio de modo de vida, pero a la larga, es tan satisfactorio que ni te acuerdas de esos “pecados prohibidos” ;-)

lunes, 8 de agosto de 2011

El Té: comienzos y preferidos.

En la actualidad, tomar té (Camelia Sinensis) de manera habitual aquí en España, no es aún una costumbre extendida.

Desde tiempos inmemoriales, aproximadamente desde el año 2700 a.C, el té era consumido por la realeza China, no llegando su consumo al pueblo hasta el 618 d.C. Un siglo después, cruzó las fronteras de China introduciéndose en Japón y en el Tíbet. La llegada a Occidente de esta maravillosa bebida no tuvo lugar hasta el año 815, y entre parones, luchas por monopolios y compra-ventas, hoy en día podemos disfrutar de todas sus variedades a un precio más o menos asequible (dependiendo del sitio donde se realice la compra, claro).

El té me acompaña cada día desde los 15 años. Empecé con las típicas bolsitas de Pompadour, o las que vendían en los supermercados al lado de las especias, ya que antes si no ibas al herbolario sólo conocías la manzanilla, poleo, tila y té. Poco a poco, mi interés por la nutrición, las dietas vegetarianas y la herbodietética hizo que me fuera comprando revistas y libros de los que aprendía conceptos nuevos y me despertaban las ganas de probar productos que se vendían solo en herbolarios: dejé las bolsitas y descubrí todas las variedades del té vendido al granel, que por que no decirlo… ¡¡¡está mil veces mejor!!!

El mundo del té es muy especial y el asesoramiento es fundamental, tanto para el conocimiento de las propiedades de cada uno de ellos como para recibir información de los tiempos y temperaturas de infusión, conceptos muy importantes para obtener una buena calidad, ya que pasarnos de ambas dos hace que el té amargue y sepa fatal, y por eso probablemente, a la gente no le suele gustar.

Existen varias formas de procesar/fermentar el té dando lugar a los distintos tipos de té: Blanco, Rojo, Negro, Oolong y Verde. Siendo estas las variedades puras, a las que se le añaden frutas deshidratadas, flores, hojas de otras plantas y aromas naturales, con la finalidad de complementar las propiedades y crear sabores diferentes.

A día de hoy he perdido la cuenta de todos los tes que he probado, pero, tal como me dijo el dueño de una de mis tiendas favoritas: “Probarás cientos de tes, pero siempre acabarás teniendo en tu dispensa los mismos, tus imprescindibles”, y… ¡¡¡así es!!!

A continuación os dejo los tes que me han conquistado a lo largo de estos años y que repongo cada vez que se terminan, con la finalidad de que os animéis a probarlos, ya que aparte de ser una bebida muy agradable, estamos constantemente aportando propiedades depurativas, digestivas, relajantes/estimulantes a nuestro organismo… ¡una dosis de salud diaria!


Vamos allá:
Sueños de Melocotón: infusión sin teína compuesta por trozos de manzana, piña, melocotón, pétalos de girasol, manzanilla inglesa, escaramujo y limón mirto. Comprado en La Petite Planèthé (Valencia). ¡Imprescindible para mis infusiones fresquitas!


Fresa y Kiwi: infusión de frutas deshidratadas compuesta por hibisco, manzana, escaramujo, trozos de fresa y trozos de kiwi. Tienda: “La Petite Planèthé”  en Valencia. ¡¡Increíble con hielo!!
King of Pu Erh: Té rojo puro. Este es de los tes rojos más ricos que he probado. Tienda: “Descubre el Mundo del Té” en Gandía.
Delicias de Ponche: Puntas doradas de te chino, China OP, Té de Nieve, pétalos de crisantemo, de granadina y malva, con aroma cremoso. Este té es un imprescindible en mis desayunos de invierno. Es alucinante el sabor que tiene… ¡¡¡buenísimo!!! Tienda: “Descubre el Mundo del Té” en Gandía.
Trufa-Naranja: Roibush, perlas de chocolate, flor de azahar y naranja deshidratada. Este roibush es muy especial para mi: aparte de que está buenísimo, está cargado de muy buenos recuerdos. Tienda: “Descubre el Mundo del Té” en Gandía.
Earl Grey: Té negro aromatizado con aceite de Bergamota. Está buenísimo… ¡súper aromático!, y la espumita que crea al infusionar es digna de ver. De comercio justo, comprado en “Ecomercat” en Valencia. Precio 1’85€.


De todos estos sitios mencionados espero pronto poder, previo permiso de los establecimientos, hacer una entrada en el blog. Son sitios especiales, con dueños y dependientes súper atentos, educados, cordiales y próximos.

¡Espero que os haya gustado la entrada y que os animéis a probarlos!

¡Un saludo!

Comienza la nueva aventura

Hola a tod@s! La verdad es que llevo mucho tiempo con esta idea en mi mente y por fin me he decidido a llevarla a cabo. Después de muchos años de lecturas, experiencias, prueba de productos e impresiones, me creo capaz de poder transmitir mis conocimientos con el fin de poder aportar mi granito de arena a quien le sea de utilidad.

Este blog tiene principalmente la función de transmitir un concepto fundamental: la belleza saludable. Muchos de nosotros nos cegamos con el objetivo y nos olvidamos de que el camino hasta él es lo que cuenta, lo que realmente importa y lo que al fin y al cabo nos hará sentir bien, en el presente y en un futuro.

Mi intención es escribir, entre otras cosas, de mis aficiones, ¡por no llamarles vicios!: el deporte, la nutrición, los tés, la decoración y la cosmética. Intentaré transmitir lo mejor posible lo que me gusta y mis impresiones a modo de diario existencial.

¡Empieza mi nueva aventura! En breve, prepararé una nueva entrada.
¡Un saludo!